Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2008.

La crisis

20081002171731-02.10.08.jpg
02/10/2008 17:17 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Premonición

20081006165747-ino18.jpg

 

Sueño que estoy en la plaza de los Sitios, ante la Escuela de Artes. Un tipo se me acerca vendiendo apuntes de las asignaturas de Diseño. Cuando los estoy mirando, un pájaro se me caga encima. El tipo de los apuntes saca un folio con instrucciones para limpiar manchas de cagarruta.

Al mediodía, me llama María José Moreno para decirme que la presentación del librico de las heroínas será en la Escuela de Artes.

06/10/2008 16:57 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.

Un jovencito con móvil


– Hola
– ...
– Bien ¿y tú? Liao como siempre, presupongo.
– ...
– En el bus, camino de Cristo Rey.
– ...
– Que digo que si os viene bien que pase mañana, que tengo que llevar unas escopetas que he vendido y el rifle...
– ...
– Ya. Porque las pistolas...
– ...
– Vale, vale.
07/10/2008 17:55 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Desinterés personal

20081007183025-x.jpg

Hace años escribí este artículo que sigue siendo válido.

 

He de reconocer que cuando el gobierno declara que el fútbol es tema de interés general se queda corto. Aunque a mí no me interese en absoluto. No me interesa el fútbol, qué le vamos a hacer. Ni me interesa ahora ni me ha interesado nunca, aunque muchas veces la presión ambiente me haya obligado a simularlo.

Recuerdo que, de niño, algunos domingos iba a jugar a casa de mi amigo Aparicio. Al atardecer, entraba su padre sin decir una palabra, y cubría con un paño morado el banderín del Arenas que presidía el comedor. Mi amigo me empujaba hasta la escalera y cerraba la puerta con un nudo en la garganta.

Recuerdo que, algunas veces, los Hermanos Maristas nos obligaban a jugar al fútbol en el recreo. Mi participación en los partidos se limitaba a buscar una estratégica posición de defensa cerca de la portería y a departir en animada charla con Peropadre y Heredero. Si la pelota pasaba cerca, intentábamos despejar provocando auténticas crisis de nervios en nuestro propio portero.

Recuerdo que la neurótica retransmisión de Carrusel Deportivo era, para mí, un sonsonete indescifrable.

Recuerdo que algunos compañeros te llamaban marica por coleccionar cromos de “Los Diez Mandamientos”, con Anne Baxter, Yvonne de Carlo y Debra Paget, mientras ellos coleccionaban cromos de futbolistas.

Recuerdo, también, mi entusiasta participación en algunos partidos que organizábamos los boy scouts en pleno monte, todos contra todos, sin reglas, ni campo, ni porterías y, a veces, sin pelota.

Tardé años en saber lo que era un corner o un fuera de juego, y eso que ponía interés y que siempre había algún amigo preocupado por mi educación. Hubo poetas líricos que intentaron iniciarme en la sutil geometría de las jugadas; anarco-sindicalistas que intentaban contagiarme su ardor por los colores del equipo; respetados intelectuales que me explicaron las bondades psíquicas, políticas y sociológicas del juego; incluso el gran Mariano Gistain, con la agudeza y el ingenio que le caracterizan, llegó a argumentarme: “El fútbol es así”. Ni por esas.

La única vez que estuve en la Romareda actuaba Tina Turner.

Mi congénita incapacidad me ha procurado todo tipo de complejos y frustraciones y, sin embargo, se me tilda constantemente de arrogante y soberbio elitista.

Pero, se acabó. Como dice Lorca, “el día en que deja uno de luchar contra sus instintos, ese día se ha aprendido a vivir”. Me niego a seguir contemporizando.

No me interesa el fútbol. No me interesa la belleza de un regate, la emoción de un gol, la alegría de la victoria. No me interesa quién gane y quién pierda, ni los campeones, ni los otros; no me interesan los millones, los meniscos, ni la gastroenteritis  mental y física de algunos jugadores; ni la cantera, ni los extranjeros; no me interesan ni Clemente, ni García, ni Gil; ni la programación de televisión; no me interesa este común anhelo de las masas proletarias, ni la violencia fascista de los ultras; ni el destino incierto de los entrenadores; ni el linchamiento de los árbitros; ni los cientos de heridos de la Cibeles, ni la Cibeles. Ni la Fuente de Canaletas, ni la de la Plaza de España. No me interesa nada.

Ahora, eso sí: si vosotros quereis fútbol, que os den.

 

07/10/2008 18:30 José Luis Cano #. Textos Hay 1 comentario.

Oveja

20081008202819-cabra.png

Veo en el Blog de Tausiet una especie de diccionario de términos ovinos. Intento mandarle esta definición que escribí para un libro de la DPZ pero el sistema no me deja. Lo cuelgo aquí, por si acaso.

OVEJA. (Del lat. ovicula.) f. Femenino* de carnero, mamífero rumiante y doméstico con cuernos arrollados en espiral y pezuña hendida, el muy cabrón.

La oveja es pequeña, peluda, suave: tan blanda por fuera, que se diría toda de algodón, que no lleva huesos… Del lobo con piel de oveja, se diría prácticamente lo mismo. Se ha llegado a decir, incluso, de algún burro, lo que no deja de ser una exageración y una cursilada.

 La oveja puede ser blanca, negra o rojiza. La oveja blanca forma manadas numerosísimas. La oveja negra es aquella que, según el diccionario de la lengua española, difiere desfavorablemente de las demás. Como se usa en sentido figurado, la oveja negra puede ser blanca y viceversa. La oveja rojiza, también. De todas formas, se puede reconocer a la oveja negra por su sentido del humor negro. Abunda tan poco que no se sabe de nadie que se haya dormido contando ovejas negras. Tal escasez se debe a que las ovejas numerosísimas tienen la costumbre de fusilar a las negras para poder ejercitarse en el arte de la escultura. (Véase La Oveja negra, de A. Monterroso).

En algunos casos, la oveja blanca es propiedad del pastor. ¿Y la negra? La negra, también.

La oveja renil es la machorra o castrada. No nos extrañaría que la pobre, encima, fuese negra. Aunque la oveja negra se hace notar muchísimo y nadie parece haber oído hablar últimamente de la pobre renil. Incluso el Word me la subraya, con una línea quebrada de color rojo, cada vez que la cito.

La oveja bala. Sobre todo, perdida. Su balido cautiva a las almas sensibles que se esfuerzan por remedarlo con más voluntad que acierto: ¡Beeeeeeeeee! Otros, en cambio, opinan que como mejor está la oveja es callada: “Calladica estás más guapa”, dicen. Hay quién piensa que está mejor con patatas. Para gustos están los colores.

 

*En su forma irregular; la forma regular podría inducirnos a confusión con aquel Primo, campeón mundial de los pesos pesados.

08/10/2008 20:28 José Luis Cano #. Textos Hay 4 comentarios.

Más crisis

20081010174850-09.10.08.jpg

Los analistas económicos ya no son capaces de acertar ni de un día para otro.

10/10/2008 17:48 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Una jovencita

¡Yo, por lo menos, no digo que las cosas bajan de Internet por la Ley de la Gravedad, que es lo que dijo ella!

10/10/2008 17:50 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

La amenaza

20081011121324-10.10.08.jpg
11/10/2008 12:13 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

noticias

20081011121626-victima-pecadora.jpg

 

Exposición de Rembrandt en el Prado. ¡Zaragozanos: otra oportunidad para hacer cola!

11/10/2008 12:16 José Luis Cano #. noticias No hay comentarios. Comentar.

Valor terapéutico del humor

20081012100724-admigalas.jpg

Escribí esto para presentar un libro sobre el mismo tema coordinado por Carlos Alemany. Había un prólogo que les evito.

 

Reflexiones sobre el valor terapéutico del humor.

Precisamente, una de las cosas en las que más insiste el libro que tendría que haberles presentado hoy, es en la necesidad de que el humor, para ser terapéutico, sea “sano”. Dicho así, parece obvio. Pero luego, la detenida lectura del mismo, me ha creado mucha confusión. También me causa mucha confusión la cantidad de Rodríguez que lo firman. Incluso yo soy Rodríguez, Cano Rodríguez. Quizás esté aquí por eso.

El doctor Rodríguez, por ejemplo, hace una minuciosa descripción de la fisiología de la risa y de su beneficioso efecto sobre el organismo. Me pregunto si, a nivel fisiológico, y subrayo lo de fisiológico, reírse de algo políticamente incorrecto es menos sano que reírse con algo políticamente correcto. Veamos un ejemplo:

En una de las cenas más hilarantes que recuerdo haber tenido con mis amigos escritores, nos dedicamos a glosar la isquemia de Marichalar, el pobre, como dijo él de su hijo por parecerse a la madre. Entre otras muchas ocurrencias, cantábamos cancioncillas de María Ostiz, cambiando algunas palabras por la palabra isquemia: “Isquemia es, isquemia es, isquemia es, abrir una ventana en la mañana y respirar…” En fin, tontadas así. Sería el vino, quizás, pero el caso es que nos reímos como locos y que no siento ningún remordimiento. ¿Es patológico? ¿Fue sana tanta risa perversa? Quiero decir, ¿puede ser distinta la transmisión de acetilcolina, dopamina, serotonina y noradrenalina en el caso de la risa sana y en el otro? Por no hablar del aumento de ventilación pulmonar, de la participación de masas musculares o del incremento del ritmo cardiaco.

A nivel psíquico, en cambio, las respuestas pueden ser más sencillas o más complejas, una de dos. Una regla de oro, que señalan los autores del libro, para que el humor sea sano, es la de reírse “con” y no “de”. Pero, aunque todos seamos hijos de Dios, ¿es lo mismo reírse de Bush, como hace Wyoming, que reírse de Tamara, como hace Sardá? Más difícil todavía: ¿no es cierto que si yo me río de Aznar en una viñeta, miles de lectores se ríen “con migo”? Sin embargo, pese a que me ría de, muchos lectores me consideran terapéutico. Me lo ha confirmado incluso algún cardiólogo.

Otra duda. Si como he leído, el humor elemental es el más idóneo para las relaciones terapéuticas, ¿es más sano reírse con los programas de José Luis Moreno que con los de Faemino y Cansado? ¿Es peor reírse con las películas de Buster Keaton que con las de Paco Martínez Soria? Alguien, por cierto, que con su incontenible verborrea, era el aragonés menos somarda que conozco. Cuenta el autor de una de sus obras, que todos los diálogos los convertía en monólogos, de tal forma que él mismo se preguntaba y se respondía y se llevaba todos los aplausos. Vaya guripa.

Pero, toda esta clase de dudas, podríamos decir que son académicas.

 

Otras, en cambio, me afectan de forma mucho más personal. He descubierto con preocupación que, entre las estructuras de la base del cerebro en las que se generan las emociones, se encuentran las amígdalas. ¡Dios mío!, ¿Soy así porque me las extirparon? ¿O porque me las extirparon de forma traumática? ¡O sea, que aquel carnicero no sólo me destrozó la garganta; el muy canalla hizo polvo mi vida sentimental! ¿Se dan cuenta? Nunca me había sentido tan amputado. ¿Adopto, pues, como he leído en otra parte, el papel de payaso para ganarme su afecto? ¿Mis viñetas, más que un ataque son una defensa? Explíquenselo al delegado del Gobierno, por favor.

He leído, también, que el sentido del humor eleva la cantidad de inmunoglobulina A presente en la saliva. Y, la falta de inmunoglobulina A, ¿reduce el sentido del humor? Porque, nada más nacer, tuve una infección bucal que casi me mata. No lo hizo, evidentemente, pero supongo que me dejaría los niveles de inmunoglobulina A por los suelos. Entonces, ¿cómo he podido dedicarme al humor? ¿O es que me dedicó al humor para desarrollar reservas de inmunoglobulina A? ¿Me lo puede explicar alguien? ¿Hay algún médico en la sala?

Qué confusión. ¿Será que no he leído bien? Quizás. En la página 52, leo: “No se puede analizar y explicar una situación graciosa, su efecto cómico se destruiría”. Me parece que estoy de acuerdo. Pero, en la página 190, se cuenta la historia del maestro Rinzai, que se reía a carcajadas al levantarse y al acostarse sin que se supiera de qué. Y proponen trabajar en pequeños grupos sobre la pregunta; ¿De qué se reía el gran maestro Zen? ¿Qué pasa, que nos vamos a cargar ahora el eco de la risa del maestro Rinzai? ¿En qué quedamos? ¿Hemos olvidado el consejo del humorista Jiménez, Juan Ramón Jiménez? “No la toques ya más, que así es la risa”.

Del valor pedagógico del humor, no me atrevo a hablar, porque soy un desertor de la enseñanza. Pasé casi veinte años dando clases y ni lo he mencionado en el relato de mi vida. Mi sentido del humor no me salvó de la quema del día a día en el aula y a punto estuve de ser carne de terapia. Huí.

 

Más desazón que tan dolorosos recuerdos, me producen las alusiones artísticas de este libro. Leo en la página 51: La risa reside en el hemisferio derecho. Igual que el arte. Hasta aquí todo bien. Pero luego dice que cuando se destruye dicho centro se origina una abolición del reflejo cómico. Y añade, he creído entender, que de ahí las dificultades de los esquizofrénicos para reconocer los estímulos cómicos. Pero yo he leído a profesores como Leo Navratil o Anton Ehrenzweig, que estudian la íntima correspondencia entre arte y esquizofrenia. Para el primero, artista y esquizofrénico son lo mismo; para el segundo, el artista se salva de la esquizofrenia gracias a su trabajo, precisamente. ¿Cómo es posible que, siendo prácticamente lo mismo, un artista pueda tener tanto sentido del humor como Goya, por ejemplo, y un esquizofrénico no tenga ninguno? Supongo que habrá una explicación que se me escapa por ignorante, pero no puedo dormir dándole vueltas a la cabeza. Sobre todo, al hemisferio derecho.

Y es que, por la parte que me toca, la esquizofrenia es otro de mis temas favoritos. Tengo publicado un libro sobre la educación esquizofrénica que recibimos en los cines de nuestra infancia y llegué a escribir y dibujar otro, titulado: “Breve tratado sobre el esquizoide carácter aragonés, con ejemplos tomados de entre sus hijos más ilustres”, por encargo de Vicente Rubio, secretario de un  congreso de psiquiatría que se celebró hace tres o cuatro años en Zaragoza. Como habrán adivinado por el título, el librico era una broma sobre nuestra salud mental y sobre la de nuestro nutrido panteón de ilustres, ilustrados e iluminados. La Junta directiva de la Sociedad Española de Psiquiatría lo consideró irrespetuoso y se negó a editarlo. Una de dos: o mi sentido del humor no es tan terapéutico como suponen mis lectores, o tenemos algún ilustre con el que no se puede bromear. A pesar de que yo no lo incluía en la nómina de esquizoides y de que, por aquellas fechas, ni siquiera era santo.

No fue mi primer choque con los profesionales de la mente. Cuando yo estudiaba Ingreso de bachiller, vino un gabinete de psicólogos, al colegio, para hacernos un test, toda una novedad por aquel entonces. Nos dijeron que dibujásemos un hombre y una mujer. El tema, con nueve años, me parecía bastante soso, así que decidí darle un toque personal. Dibujé un borracho agarrado a una farola, que había visto en el TBO, y una bailarina con tutú que había visto bailando sobre la grupa de un caballo, en una ilustración circense. Muchos años más tarde me enteré de que el hermano director, muy preocupado, llamó a mis padres. Al parecer, los psiquiatras le habían convencido de que si me pedían dibujar un hombre y una mujer, yo dibujaría a mi padre y a mi madre y el hermano director se haría una idea de qué tipo de familia éramos. Menos mal que mi sentido del humor lo había heredado de mis padres y no pasó nada. Ahora me parece que esa combinación absurda del borracho y la bailarina, de humor canalla y estética exquisita, es el mejor autorretrato que me he hecho nunca.

A mí, querido público, el valor terapéutico del humor me parece evidente. El libro de estos señores me ha confirmado científicamente lo que hasta ahora sólo eran intuiciones propias. Pero, dada mi experiencia con algunos gabinetes de psicólogos y con la Sociedad Española de Psiquiatría en general, comprendo que van a tener ustedes mucho trabajo para convencer a ciertos sectores, profesionales o confesionales, del simple enunciado de su título.

A mí me han convencido aunque, como me temía, su lectura me haya sumido en el caos. Ya se habrán dado cuenta. Debo advertirles que la culpa es mía y sólo mía. Del hemisferio derecho de mi cabeza, que no puede parar. Pero bueno, sea como sea, me he jugado ante ustedes mi futuro profesional. Señores, qué momentos. Desde que preparé mi intervención, no paro de hacerme ese tipo de preguntas que te impiden trabajar. Entre otras, claro, la más obvia: ¿Por qué accedí a presentar este libro? ¿Quién me manda a mí meterme en estos líos? Por cierto, ¿qué quieren decir con eso de que el humor cura el estrés? A mí, lo que más estrés me produce es tener que hacer una viñeta diaria. Y una presentación como esta.

Muchas gracias, en todo caso, por haberme aguantado.

 

12/10/2008 10:07 José Luis Cano #. Textos Hay 4 comentarios.

Cuepo de letra

Se queja un lector del cuerpo de letra del blog. Intento corregirlo. De momento, no me deja cambiarlo. Seguiré intentándolo.

14/10/2008 02:11 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.

Majaderías

20081014060449-58.jpg

Aparece en la tele un artista, ante una instalación acabada, diciendo que es la propuesta de un proyecto.

La realidad supera a la ficción.

 

14/10/2008 06:04 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

El coñazo

20081014170609-13.10.08-.jpg
14/10/2008 17:06 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Una señora

Hay recuerdos que no se te acuerdan.

 

14/10/2008 19:24 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Bu-Du (Buñuel y Duchamp)

20081015103450-chien.png

Me pidieron un artículo para el centenario de Buñuel. Escribí esto. Creo que no les gustó.

 

APRENDIENDO A SER MODERNO CON BUÑUEL                            

Los Hermanos Maristas tenían extrañas costumbres pedagógicas. Dividían cada clase en dos grupos: romanos y cartagineses. Cada romano tenía un émulo cartaginés y viceversa. Cada alumno recibía un número determinado de puntos que se perdían o se incrementaban según su comportamiento. Cada 15 días, los alumnos que tenían más puntos que su émulo, eran premiados con una excursión a lo que ahora se llama Parque del Tío Jorge.

 

Y siempre cruzábamos el Ebro por el Puente de Piedra y no por la pasarela, que era de pago.Así que nunca supe cuántos maristas caben en una pasarela.

 

Por otra parte, el padre de cierto compañero de los maristas era un wagneriano patológico. En su casa sonaba constantemente la música del teutón y su busto presidía, entre cortinajes de terciopelo rojo y una iluminación histriónica, la entradita del piso. Aquello me parecía muy ridículo pero nos puede servir como banda sonora.

 

A finales de los 60, liberado ya de la tutela de los maristas, yo andaba corriendo como un gamo detrás de la modernidad. Mi único equipaje para alcanzarla era una total ignorancia sobre ella y una extraña intuición sobre la necesidad de ser absolutamente moderno, consigna que no había oído nunca pero que flotaba en el ambiente.

 

Corriendo corriendo llegué hasta los cines de arte y ensayo de Barcelona y vi una película mejicana que al principio me recordó a las de Martín Corona  que veía en el cine Fuenclara de Zaragoza. Empezábamos bien. Pero vi un cuadro de Cristo tronchándose de risa, un enano enamorado de una puta, un cura rodeado de mujeres histéricas y un charro muy macho con los labios manando sangre tras un beso. Me pregunté desconcertado qué hacía una película como esa en un cine como aquel y pensé que debía de tratarse de alguna curiosidad étnográfica.

 

Repulsión, de Roman Polansky, que vi en otro cine de arte y ensayo de Barcelona, fue para mí el paradigma de las películas modernas y experimentales. Puede que sea la película más buñuelesca de todas las que Buñuel no ha filmado, pero entonces no podía saberlo. Y, a simple vista (y yo era muy simple), ni Méjico era Londres, ni Marga López era Catherine Deneuve.

 

Poco a poco fui descubriendo quién era Buñuel, el autor de aquella película tan mejicana como desconcertante que se llamaba Nazarín, y por las diversas lecturas de Triunfo y Fotogramas obtuve un retrato que de algún modo se solapaba con el de Goya.

 

Poco después, vi en Madrid otra película suya: Ensayo de un crimen o la vida criminal de Archivaldo de la Cruz. Volví a quedarme descolocado. Aquella comedieta no se correspondía en absoluto con las expectativas goyescas que yo me había formado. Ahora me parece una de las obras maestras de Buñuel, pero entonces amorticé mi desconcierto catalogándola entre sus películas alimenticias, de las que ya había oído hablar. De joven se tiene respuesta para todo, aunque sea equivocada.

 

Por la misma época, en una visita al Museo de Arte Moderno de París, pasé por la sala de Duchamp con el mismo despiste y mayor desconcierto, si cabe, que el producido por Buñuel. Recuerdo que me agarré a la estampa de la Gioconda con bigotes como a un clavo ardiendo, en medio de aquella barahunda de cachivaches incomprensibles. Ready-made, se llamaban.

 

Algo más tarde, Vicente Pascual Rodrigo me regaló un libro de Octavio Paz titulado Los signos en rotación y otros ensayos, en el que aparecían sendos trabajos sobre Buñuel y Duchamp. Entendí algo de lo que decía Paz sobre el cine filosófico de Buñuel y su relación con Sade, pero no entendí nada de sus elucubraciones sobreLa novia puesta al desnudo por sus solteros, mismamente y su relación con Kali, la Asunción de la Virgen y Mallarmè.

 

Una vez vi a Buñuel: Estaba sentado en la terraza de la Granja Kelito, un establecimiento entre pijo y ñoño que había en el Paseo de la Independencia, vestido con un “niky” de color verde cocina. Me pareció el colmo de la independencia. Ningún moderno de la ciudad se habría atrevido a tanto.

 

Entre unas cosas y otras, acabé convencido de que Buñuel era uno de los paladines de la modernidad que yo andaba buscando. Era una suerte contar con el ejemplo de alguien que había empezado a quinientos metros escasos de mi casa y que se reía tan a gusto de los maristas y demás putrefactos.

 

En un libro, Max Aub entrevistaba a Buñuel y a 45 amigos o conocidos suyos. Cada uno contaba su historia según le había ido pero, para casi todos, incluido el propio Buñuel, el tema de la Fe, de las crisis de Fe, de la pérdida de la Fe, de la propia existencia de la Fe, parecía importantísimo.

Sin embargo, en otro libro de conversaciones, Pierre Cabanne preguntaba a Marcel Duchamp:

“P.C.– ¿Cree usted en Dios?

M.D.– No, en absoluto. ¡No diga eso! Para mí la cuestión no existe.”

De golpe, empecé a sospechar de la modernidad de Buñuel que me pareció algo castiza. Y eso, por ese sentimiento de inferioridad español, a su vez, tan castizo, me parecía un demérito.

 

Buñuel había demostrado que podía ser el más moderno. En el perro andaluz, sobre todo, pero también en su poesía, o en sus críticas cinematográficas, en las que la expresión de Buster Keaton es modesta como una botella y sus películas, bellas como un cuarto de baño, lo que nos conduce, mira por dónde, al urinario de Duchamp.

 

No sólo eso. La obra de Buñuel y la de Duchamp están relacionadas por un tema de fondo: el Deseo (o el amor y la muerte, incluso, que diría Juan Antonio Jiménez) y por un mismo talante: Los dos son unos somardas que utilizan la ironía para contar sus obsesiones al respecto y ocultar su exagerado sentido del pudor.

Pero, para Duchamp, el deseo es un problema en sí mismo y para Buñuel, en cambio, el deseo es pecado.

 

De ahí, quizás, ese casticismo con el que yo adjetivaba su modernidad y que unas veces me parecía bien y otras veces me parecía mal.

En cualquier caso, todas estas consideraciones me hacían dudar seriamente sobre las posibilidades de llegar a ser moderno que yo mismo tenía.

 

Efectivamente, no llegué a tiempo: Antes de poder alcanzarla, la modernidad se había disuelto en la postmodernidad y ésta, a su vez, en la simple actualidad.

Estando la actualidad completamente fuera de mi alcance, he de confesar que, a estas alturas de la globalización que nos embarga, con quienes me río de verdad, es con don Archivaldo de la Cruz, don Lope, Simeón el estilita o los náufragos de la calle Providencia.

 

A uno le gustaría que el año Buñuel sirviera para repasar esas y otras cuestiones similares que, pese a todo, parece que siguen teniendo vigencia (no hay más que ver la manera de ser moderno que tiene Almodóvar, por ejemplo), pero no caerá esa breva. La cultura no escapa a la contaminación sentimental que, desde la prensa rosa, infecta al resto del mundo. Parece que lo más importante, en este momento, es saber si Buñuel era un padre cariñoso o si se iba de putas. Pues, vale.

 

 

15/10/2008 10:34 José Luis Cano #. Textos Hay 2 comentarios.

20081016181216-escuela-teatro.jpg
16/10/2008 18:12 José Luis Cano #. Carteles No hay comentarios. Comentar.

20081016181424-exilio.jpg
16/10/2008 18:14 José Luis Cano #. Carteles No hay comentarios. Comentar.

20081016181734-marionetas-1990.jpg
16/10/2008 18:17 José Luis Cano #. Carteles No hay comentarios. Comentar.

20081016182113-marionetas.jpg
16/10/2008 18:21 José Luis Cano #. Carteles No hay comentarios. Comentar.

20081016182237-principal.jpg
16/10/2008 18:22 José Luis Cano #. Carteles No hay comentarios. Comentar.

noticias

20081016182819-portada.jpg

Ya está en la calle el librico sobre las heroínas de los Sitios de Zaragoza.

Lo presentamos el día 30 en la Escuela de Artes. Seguiré informando.

 

16/10/2008 18:28 José Luis Cano #. noticias Hay 1 comentario.

logotipos

20081016183146-contra.jpg

Esta es la contraportada del libro de las Sitiadas.

Y a continuación, un artículo que escribí para la revista Trébede.

 

CENSOR DE LOGOTIPOS

 

Antiguamente, hace treinta años quiero decir, los logotipos se llamaban marcas. Las marcas solían ser comerciales: Netol, Fósforo Ferrero, Lejía Conejo… Las instituciones tenían escudos. Con la llegada de la democracia, cambiaron los escudos por logotipos.

 

Es muy difícil diseñar un buen logotipo. Basta con ver lo que hay por ahí.

Para hacer un buen logotipo se requieren grandes dosis de creatividad. Lo malo es que el resultado no tiene el empaque que pueda tener un retrato, por poner un ejemplo. Es muy difícil explicar que los valores plásticos de un buen logotipo pueden ser muy superiores a los de un mal retrato, al margen del parecido, claro. Es difícil de explicar, sobre todo, a quienes siguen pensando que el tamaño importa. Sin embargo, hay políticos que lo acaban entendiendo.

 

En cualquier caso, un buen logotipo vale lo que cuesta. Un dineral. También están muy bien pagados los plagios, pero sólo si proceden de estudios importantes. Esa es otra historia que complica todo un poco más.

Picasso podía pintar un cuadro multimillonario en un plis-plas, porque los artistas del siglo XX consiguieron convencer a sus clientes de que valorar sus obras por el tiempo invertido en la ejecución, era un criterio mercantil reñido con el arte. Pero el diseñador, cuyo producto es mercantil, debe demostrar que se ha dejado las pestañas en su diseño por muy minimalista que este sea. Para subsanar el posible escepticismo ante su trabajo y justificar su precio, el diseñador de logotipos redacta un libraco de normas de empleo, exhaustivo hasta la náusea. Aparentemente. Después resulta que dan más problemas que soluciones pero esa, así mismo, es otra historia.

Las instituciones que han aflojado la mosca, tienden a creer que sólo cumpliendo estrictamente las normas del dichoso libro justifican el precio que han pagado. De ahí a crear una comisaría que vigile el cumplimiento de la norma, no hay más que un paso. Y lo dan. Nace así lo que Boisset denomina CENSOR DE LOGOTIPOS, un cargo de confianza que se erige en intérprete privilegiado y canónico del libro de uso e impone su férrea disciplina a diestro y siniestro. Se trata de una profesión, como el mismo Boisset advierte, con mucho futuro, dado el carácter obsesivo de nuestra clase política. No se imaginan ustedes las angustias que llegan a pasar ante la posibilidad de que su logotipo no esté situado a 77 milímetros exactos del margen inferior derecho o que su tamaño no sea el adecuado (más grande) respecto a cualquier otro logotipo. El resto del trabajo les importa un pimiento (siempre que no sea de denominación de origen y tenga logotipo propio, en cuyo caso deberá alinearse con los logotipos de los patrocinadores, diferenciando claramente la línea de logotipos de estos de la línea de logotipos de los organizadores, cómo es lógico).

Así que estos representantes de la modernidad, prescindieron de los escudos por antiguos y han acabado confundiendo el diseño con la heráldica y el protocolo.

 

16/10/2008 18:31 José Luis Cano #. Textos Hay 1 comentario.

Goethe sufre achaques

20081019230235-goethe.jpg
19/10/2008 23:02 José Luis Cano #. Gente de letras No hay comentarios. Comentar.

El rescate

20081020181039-17.10.08.jpg
20/10/2008 18:10 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

El domingo

20081021120521-19.10.08.jpg
21/10/2008 12:05 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

JULIUS

20081023191301-groucho.jpgEscribí este texto para esta foto y para una exposición.

Tras leer el título de esta fotografía, lo primero que se ve es lo que falta.
Inmediatamente reconstruimos la escena: “Mister Marx, por favor, ¿puede quitarse las gafas?” Y mister Marx, junto con las gafas, se quita las cejas, la nariz y el bigote, como si se quitara el artículo de broma que todos nos hemos probado alguna vez; el mismo que utilizaban los padres de Woddy Allen, en "Toma el dinero y corre", para preservar su identidad ante las cámaras. La eficacia del disfraz ya había quedado probada en "Sopa de ganso", con Chico y Harpo convertidos en las imágenes especulares de Groucho.
La fotografía de Avedon nos revela que, tras el disfraz, se escondía, también, el propio Julius.

Decía Cajal que la vejez te despersonaliza, porque no hay nada más parecido a una calavera que otra calavera. Efectivamente: este retrato se parece más a la fotografía de la Calavera (1943) de Picasso que a Groucho Marx. Las (los) dos rebosantes de vitalidad pero sin mirada. Junto a las gafas, las cejas, la nariz y el bigote, Groucho se ha despojado de la mirada cómplice dirigida como un rayo hacia la cámara. Nos ha dejado solos. Qué solos nos quedamos los muertos…
Esta fotografía es, al fin, una "vanitas". Para ser un emblema barroco, debería ostentar el título, blanco sobre negro, de aquella sección de La Codorniz: “Tiemble después de haber reído”.

23/10/2008 19:13 José Luis Cano #. Textos Hay 1 comentario.

20081023001903-trajepapel.jpg

En el Corte Inglés del Paseo Sagasta de Zaragoza, puede verse una exposición de trajes regionales confeccionados con papel kraft por un ex-empleado de la casa de 72 años del que no se facilita el nombre.

¿Quosque tandem?

 

23/10/2008 00:19 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

20081023002148-1030.jpg

Entre las carpetas de mi padre, encuentro unos calendarios de 1948, 1951 y 1952, editados por el Banco Bilbao, con ilustraciones de Sáenz de Tejada.

Este es un detalle de una de ellas.

23/10/2008 00:21 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

20081023002428-sorolla.jpg

El Museo de Bellas Artes de Bilbao celebra su centenario exponiendo las Visiones de España que Sorolla pintó entre 1912 y 1919 para la Hispanic Society de Nueva York. 

Raro, raro, raro...

23/10/2008 00:24 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

Trajes regionales

20081023002619-becquer.jpg

Los románticos como Valeriano Bécquer, reivindicaron la estética del traje regional cuando todavía se llevaba.

23/10/2008 00:26 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

Un señor y dos señoras

– Yo, de cinco hermanos que tenía, ya se han muerto todos. Y de los de la pandilla, ya se han muerto 18 de la pandilla.

– Así que ya no queda nadie.

– También se murió Mariano.

– ¿El de la Rosario?

– No, el de la Pilar.

– Ah, ya, que su hermana se murió hace dos años.

– Dos años, más o menos. Mira el 18, veinticinco años que se murió mi madre.

– ¿Tu padre?

– ¡No, su madre!

– Cuántos accidentes ha habido aquí. Anda que no he visto muertos ni nada...

 

23/10/2008 00:32 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

noticias

20081023132136-ad.jpg

24 de octubre, 19,30 h.

Inauguración de la exposición "Del agua al vino" en Bodegas Bordejé, Ainzón.

La exposición estará abierta hasta el 22 de noviembre.

23/10/2008 13:21 José Luis Cano #. noticias No hay comentarios. Comentar.

Una mocica y su madre

¡Mira: la mujer desaparecida! ¡Esa, esa es! Ya ha aparecido.

 

23/10/2008 13:26 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Aznar

20081024092828-23.10.08-.jpg
24/10/2008 09:28 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

La batalla de las mujeres

20081027002207-ino17.jpg

El próximo jueves, 30 de octubre, presento el librito "Las sitiadas", en la Escuela de Artes de Zaragoza, a las 19,00 horas.

27/10/2008 00:22 José Luis Cano #. Ilustraciones las sitiadas No hay comentarios. Comentar.

La condesa de Bureta

20081027002309-ino18.jpg

Ayer visité el palacio de la condesa de Bureta en Bureta, un pueblo situado entre Magallón y Ainzón.

Curioso, realmente curioso.

27/10/2008 00:23 José Luis Cano #. Ilustraciones las sitiadas No hay comentarios. Comentar.

Memento mori

20081027003358-249893-14375-e056bcf0b9-p.jpg

He encontrado esto buscando en Google.

Portrait of Groucho Marx by Richard Avedon - Exhibition of Richard Avedon
Louisiana Museum of Moderm Art - Copenhague - Denmark.

Ramon y Cajal, a spanish scientist, said that the oldness depersonalizes to you, because it does not have nothing else similar to a skull that another skull.

[Memento Mori]

27/10/2008 00:33 José Luis Cano #. Textos Hay 3 comentarios.

20081027175009-det268.jpg
27/10/2008 17:50 José Luis Cano #. Colección Larumbe No hay comentarios. Comentar.

20081027175031-det288.jpg
27/10/2008 17:50 José Luis Cano #. Colección Larumbe No hay comentarios. Comentar.

20081027175049-det297.jpg
27/10/2008 17:50 José Luis Cano #. Colección Larumbe No hay comentarios. Comentar.

20081027175106-det329.jpg
27/10/2008 17:51 José Luis Cano #. Colección Larumbe No hay comentarios. Comentar.

20081027175123-det899.jpg
27/10/2008 17:51 José Luis Cano #. Colección Larumbe No hay comentarios. Comentar.

Hacer el oso

20081028125924-27.10.08-.jpg
28/10/2008 12:59 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Una señora

Yo tengo un reloj que da las medias y las horas y me consuela. Digo: ¡Mira, el reloj de mi pueblo, de la torre!

 

28/10/2008 13:10 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Praxis

20081028131907-pelo.jpg

¿Para qué escribí esto?

¡Ah, sí...! Para uno de los Congresos sobre Literatura infantil y juvenil que organiza Rosa Tabernero en Huesca.

 

 

En estas breves líneas intentaré cercar la praxis teóricamente desde distintos puntos de vista, de un modo similar al que utiliza Adorno para cercar al Arte en su Teoría estética, si se me permite la pedantería. Me pasa con ciertos libros como a otros con Ava Gadner: que se la leían de cabo a rabo para poder contarlo.

 

1/ Yo soy pintor. Me formé para serlo. También sé que no he aportado nada sustancial a la pintura, no soy idiota. Cierto crítico alemán acuñó la definición de “pintor suficientemente bueno” para los pintores con interés que no hacen aportaciones decisivas. Ni a eso llego. Pero me considero un pintor aceptable. Estimación tan subjetiva, sin embargo, no ha sido corroborada por el interés de ningún crítico ilustre ni el de ninguna galería solvente. Tal desinterés, da que pensar. Sobre todo, en una forma alternativa de ganarse la vida.

 

2/ Elegí malos tiempos para hacerme pintor. Recientemente visité la exposición Kalos-Atenas en el Palacio de Sástago de Zaragoza y se confirmaron mis peores aprensiones sobre la época en que me tocó ser joven promesa. Confundíamos todo: la modernidad con el amaneramiento, la libertad con la teoría, el tocino con la velocidad… Qué desastre. Semejantes despropósitos, ahora, dan mucho que pensar.

 

3/ ¿Qué pasó? Nos hablaron de la muerte del arte pero no les creímos, teníamos veinte años, éramos eternos. Algo más tarde, algunos filósofos matizaron un poco: el arte no acababa de morirse pero se hacía soluble. La pintura, ni te cuento. Vattimo lo advirtió enumerando incluso los conceptos en los que se disuelve: utopía, kitsch y silencio. Semejante lista da tanto que pensar que escribí una tesis doctoral sobre ella.

 

4/ Siempre he asumido y reivindicado mi carácter esquizoide por partida doble: como artista y como aragonés. En el primer caso, hay numerosos estudios sobre el tema. El más interesante, a mi modo de ver, el de Anton Erhenzweizg, autor que nunca he visto citado en ninguna parte, lo cual también da que pensar. Así mismo, da que pensar el hecho de que los estudiosos estén abandonando el modelo de artista esquizoide por el de artista autista. En este caso, que piensen ellos. No pienso tirar por la borda la elaboración teórica de toda una vida por semejante tontería.

 

5/ En cuanto al esquizoidismo aragonés, también existe algún trabajo al respecto y yo mismo he perpetrado un librito que espero poder publicar algún día. Para el antropólogo Ortiz-Osés, por ejemplo, el aragonés es como una construcción mudéjar hecha de piedra y ladrillo, de dureza y fragilidad. No hay como repasar las vidas y las obras de nuestros genios más ilustres para darse cuenta de qué razón tiene. Incluso Marianico el corto participa de esa dualidad.

 

6/ Mi esquizoidismo de pintor aragonés se exacerba ante la disolución de la pintura. Por lo visto, según Dorfless, es porque sigue existiendo un impulso genético que nos impele a pintar con la misma fuerza que cuando empezamos a hacerlo en las cuevas de Altamira o en las páginas de los libros de texto. El problema es, ¿qué pintar cuando todo ha sido pintado?

Qué agobio, ¿no?

 

7/ De perdidos, al río, al río de la historia del arte, para qué te vas a andar con tonterías. Si ya no puedo ser original, quiero pintar, al mismo tiempo, como un pintor de El Fayum y un calígrafo chino, como un miniaturista medieval y Piero de la Francesca, como Tiziano y Velázquez, como Rembrandt y Vermeer, como Goya e Ingres, como Cèzanne y Van Gogh, como Picasso y Matisse, como Rothko y Jasper Jones, como Anton-i Tápies…

 

8/ En los estertores de las últimas vanguardias, creí que la única posibilidad de cumplir mi sueño era trabajar en la ilustración. No me había enterado aún de que existía la posmodernidad.

En algún momento, la ilustración fue el paraíso del pastiche o así me lo pareció a mí. Hace tiempo, escribí algo sobre este tema en un catálogo para nuestra amiga Ana.

 

9/ Coincidió que en ese momento preciso fui padre. Lo cual da que pensar que te cagas. De ahí mi relación con la literatura infantil y juvenil. Además de aprender de todos los pintores que he citado antes, aprendí de mis hijos.

 

10/ Con el tiempo encontré la manera más adecuada de combinar todos estos elementos: Una colección de biografías de aragoneses más o menos heterodoxos, más o menos heterodoxa. La colección me ha permitido parodiar todos los géneros y todos los estilos. Y lo que te rondaré, morena.

 

11/ Aunque últimamente creo percibir que la pintura ya no puede refugiarse en  la ilustración, mucho más influida ahora por los hallazgos del diseño gráfico o mucho más autónoma gracias a su propio desarrollo y al desarrollo informático. Lo cual me está dando que pensar…

 

28/10/2008 13:19 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.

Últimamente los banqueros duermen mal

20081028140701-banquero.jpg

Recibido en mi correo.

 

28/10/2008 14:07 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

tarot

20081029134244-el-ermitano.jpg

 

 

28/10/2008 18:27 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

tarot

20081029134203-el-loco.jpg

 

 

28/10/2008 18:30 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

tarot

20081029134111-el-mago.jpg

 

 

28/10/2008 18:31 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

tarot

20081029134050-la-fuerza.jpg

 

 

28/10/2008 18:32 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

tarot

20081029134027-xiii.jpg

 

 

28/10/2008 18:42 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

7– Anna, en el papel de Erato, musa de la poesía erótica, seduce a Buster Keaton

20081029122306-1050.jpg

Cuando decimos que pertenecemos a la civilización de la imagen nos falta añadir que se trata, sobre todo, de la imagen en movimiento. La velocidad, para Virilo, es el elemento constitutivo de nuestra época. (Para tenernos sentados, añadiría malévolamente Guy Debord). Por eso el Cine es el arte de nuestro siglo, Buster Keaton pudo ser moderno sin premeditación y, como (en) el Cine, quedarse con la chica. 

 

29/10/2008 12:23 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

6–Anna, en el papel de Terpsícore, musa de la danza, baila con Picasso

20081029122351-1049.jpg

En su Pierre Menard, Borges nos propone el juego del anacronismo deliberado: “recorrer la Odisea como si fuera posterior a la Eneida y el libro Le jardin du Centaure de Madame Henri Bachelier como si fuera de Madame Henri Bachelier”, dice el misógino. Del mismo modo, podríamos considerar a Picasso el titán de los pintores, el demiurgo arrebatado que generosamente proporciona modelos a todos sus descendientes, desde los primitivos africanos a los transvanguardistas, desde los clásicos griegos a los pompiers decimonónicos, pasando por Velázquez, Rembrandt, Goya y Cèzanne, naturalmente. 

 

29/10/2008 12:23 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

5– Anna, en el papel de Euterpe, musa de la música, bromea disfrazada de violon d’Ingres con Man Ray.

20081029122445-1048.jpg

La broma, como ya hemos visto, es el género que mejor define a cierta vanguardia. Siguen siendo muy celebradas las de Man Ray.

Eternizar el instante, ese tradicional propósito de la pintura, requiere una esforzada elaboración artesanal que contradice sus fines. La fotografía, en cambio, capta el instante a la velocidad de la luz al incorporarla a su proceso de reproducción.

Y, encima, con cachondeo. Como dijo Mihura, antes de volverse japonés: Ay que risa, tía Felisa. 

 

29/10/2008 12:24 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

4– Anna, en el papel de Talía, musa de la comedia, posa como “española” para Picabia

20081029122606-1047.jpg

Sabemos, siguiendo al maestro Baudelaire, que a estas alturas de la historia estamos tan absolutamente desazonados que nos reímos con insolencia de todo y de todos para disimular nuestros peores miedos.

Picabia, el iconoclasta, por ejemplo, era capaz de compatibilizar la idea de que “el arte es un agujero en la nada” con la idea de que la española cuando se pinta, es que se pinta de verdad. Sin embargo, a los vanguardistas no les interesó esta frivolidad. Ni a los otros. 

 

29/10/2008 12:26 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

3– Anna, en el papel de Polymnia, musa de la elocuencia, nos presenta a Malevich

20081029122700-1046.jpg

Para algunos autores, la plenitud de la vanguardia no queda definida en el momento crítico sino en el constructivo, en la mera práctica específica. “La obra de arte se constituye en su especificidad, provocando la emergencia de realidades específicas, irreductibles a la existencia y, a la vez, impensables al margen de ella” (Piñón). Por ejemplo, el legendario cuadrado negro de Malevich. Semejante capacidad de síntesis hace que el público poco avisado establezca cierta correspondencia entre la elocuencia de la geometría y la Comedia dell’arte. 

 

29/10/2008 12:27 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

2– Anna, en el papel de Calíope, musa de la retórica, echa un pulso a Marcel Duchamp

20081029122749-1045.jpg

“Dados...1. Marcel Duchamp (Rrose Sélavy), luz de gas de todas las modernidades y 2. Anna Magnani (L.H.O.O.Q.), cascada de vitalidad torrencial, determinaremos las condiciones del Reposo instantáneo (o apariencia alegórica)...”, etc.

Desde que Leonardo decretó que la pintura es cosa mental, la progresiva independencia del arte le lleva a preguntarse incesante, insensata e inevitablemente ¿qué soy yo? Ante la imposibilidad de darse una respuesta categórica, procede por eliminaciones sucesivas hasta disolverse en la retórica del silencio. Sin embargo, para Beuys, el silencio de Duchamp ha sido sobrevalorado y, para Ad Reinhardt, el fin del arte no es el fin del arte. 

 

29/10/2008 12:27 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

1– Anna, en el papel de Clio, musa de la historia, espera inutilmente la llamada de Baudelaire

20081029122844-1044.jpg

Anna Magnani protagonizó la película de Roberto Rosellini, basada en la obra de Jean Cocteau, La voz humana, que más tarde inspiró a Pedro Almodovar su Mujeres al borde de un ataque de nervios.

Por otra parte, Baudelaire ha sido canonizado como fundador de la modernidad.

Si, como ya hemos visto, ésta se desarrolla sobre la recuperación de fundamentos y orígenes que justifiquen sus fines y si, a estas alturas, los postmodernos nos descubren que la historia no tiene sentido y no vamos por tanto a ninguna parte, nos quedamos sin fines que justificar. La autenticidad que otorgaba a la vanguardia el retorno al origen acaba compuesta y sin novio. 

 

29/10/2008 12:28 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

ANNA Y LOS MODERNOS

20081029140812-anna.jpg

 

A/ “En el principio Eurínome, la Diosa de Todas las Cosas, surgió desnuda del Caos...”

Según Robert Graves,”la Diosa es una mujer bella y esbelta con nariz ganchuda, rostro cadavérico, labios rojos como las bayas de fresno, ojos pasmosamente azules y larga cabellera rubia, ...que se transforma súbitamente en cerda, yegua, perra, zorra, burra, comadreja, serpiente, lechuza, loba, tigresa, sirena o bruja repugnante.”

Semejante papel sólo puede ser interpretado por una actriz apasionada y versátil como Anna Magnani.

En este caso, sin embargo, la vesatilidad no se manifiesta como metamorfosis sino como decadencia –siempre según Robert Graves– pues el patriarcado relegó a la Diosa triple al papel de musa nonagonal mediante el que establece relaciones más o menos íntimas con los artistas.

 

B/ Gianni Vattimo considera la modernidad como “una progresiva “iluminación” que se desarrolla sobre la base de un proceso cada vez más pleno de apropiación y reapropiación de los “fundamentos”, los cuales a menudo se conciben como los “orígenes”, de suerte que las revoluciones, teóricas y prácticas, de la historia occidental se presentan y se legitiman por lo común como “recuperaciones”, renacimientos, retornos. La idea de “superación”, que tanta importancia tiene en toda la filosofía moderna, concibe el curso del pensamiento como un desarrollo progresivo en el cual lo nuevo se identifica con lo valioso en virtud de la mediación de la recuperación y de la apropiación del fundamento-origen”. Más claro, agua.

 

 

C/ Los dibujos de esta exposición pretenden simplemente ilustrar estos conceptos a la manera de Alciato. 

 

29/10/2008 12:29 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

20081029133914-1037.jpg

 

 

29/10/2008 11:41 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

20081029133742-1038.jpg

 

 

29/10/2008 11:41 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

20081029133314-1039.jpg

 

 

29/10/2008 11:41 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

20081029133251-1040.jpg

 

 

29/10/2008 11:42 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

20081029133229-1041.jpg

 

 

29/10/2008 11:42 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

20081029133142-1042.jpg

 

 

29/10/2008 11:43 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

20081029133111-1043.jpg

 

 

29/10/2008 11:43 José Luis Cano #. Papeles No hay comentarios. Comentar.

9–Anna, en el papel de Urania, musa de la astronomía y de la astrología, se confiesa con Leo Castelli

20081029122034-1052.jpg

Desde que Hegel diagnosticó que no había nada más obsoleto que el arte, éste, espoleado por su histórico complejo de inferioridad, emprendió una desesperada huída hacia adelante intentando alcanzar posiciones de vanguardia hasta conseguirlo. La propia dinámica vanguardista le hizo pasarse de revoluciones y sólo pudo continuar su marcha a remolque del Mercado alcanzando, eso sí, cotizaciones astronómicas. Lo que justifica, mal que nos pese, hasta el 80% de beneficios para la galería. 

29/10/2008 12:20 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

8– Anna, en el papel de Melpomene, musa de la tragedia, besa a Frida Kahlo

20081029122214-1051.jpg

El agresivo impulso de la vanguardia se extingue ante la falta de resultados. “No ha cumplido lo que prometía”, sentencia Adorno. Las piezas más transgresoras de la vanguardia, las que pretendían derribar el muro alzado entre el arte y la vida, han acabado entre los muros de los museos ostentando la dudosa condición de “obras de arte”.

Con el espinazo roto, Frida Kahlo nos sirve de ejemplo: Arriadas las banderas de la utopía, desplegamos sutilmente el diario íntimo. Ay de mí, llorona... 

 

29/10/2008 12:22 José Luis Cano #. Las musas y los modernos No hay comentarios. Comentar.

ocurrencio

20081031233341-t-grieve4.jpg

Ventajas del arte conceptual: Pensar mancha menos que pintar.

 

31/10/2008 23:33 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.

Estadísticas

20081031213643-29.10.08.jpg

 

 

31/10/2008 21:36 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Colette, 1873-1954

20081031213828-colette.jpg

Escritora francesa que, tras sufrir los abusos literarios de su marido, pasó por el music-hall y acabó en la Academia Goncourt.

 

31/10/2008 21:38 José Luis Cano #. Ilustraciones Mujeres S. XX No hay comentarios. Comentar.

Marie Curie, 1867-1934

20081031214449-marie-curie.jpg

 

Química y física polaca, nacionalizada francesa, partidaria del "conocimiento como forma de vencer el miedo". Recibió dos veces el Premio Nobel.

 

 

31/10/2008 21:39 José Luis Cano #. Ilustraciones Mujeres S. XX No hay comentarios. Comentar.

La Bella Otero, 1868-1965

20081031213932-la-bella-otero.jpg

Bailarina española en el París de la Belle Époque, amante de cuatro reyes y ludópata, murió pobre de solemnidad.

 

31/10/2008 21:39 José Luis Cano #. Ilustraciones Mujeres S. XX No hay comentarios. Comentar.

Rosa Luxemburgo, 1871-1919

20081031214004-rosa-luxemburgo.jpg

Marxista judía y alemana, partidaria de la revolución del proletariado, murió asesinada por la policía.

 

31/10/2008 21:40 José Luis Cano #. Ilustraciones Mujeres S. XX No hay comentarios. Comentar.

ocurrencias

20081031232744-duch-fontaine-blog.jpg

La prueba de que el arte es fiel reflejo de la sociedad que lo produce es que, cuando el arte se ríe de sí mismo, el espectador piensa que se está riendo de él. 

 

31/10/2008 23:27 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.

ocurrencias

He llegado a una edad en la que puedo permitirme no pintar lo que me da la gana. 

 

31/10/2008 23:30 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris