Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Oído en el bus.

Una niña

Una niña de cuatro o cinco años se sube a un pilón del Puente de Piedra con un album ilustrado, se lo coloca abierto detrás de la cabeza, agitándolo con las dos manos a la vez y grita: ¡¡¡Soy Maléfica!!

 

 

02/12/2016 15:25 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

–No sé, yo me encuentro bien. Jajaja.

–Y si no, que te quiten lo pinchao. Jejeje.

 

 

03/10/2016 16:41 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras mayores

–Las piedras que tienen en el salón, dicen que las cogieron ellos pero son compradas.

–¿Qué piedras?

–¡Las que tienen en el salón, en la pared!

–Ah. ¿Y no las cogieron ellos?

–No, son compradas.

–Ah.

–Ellos cogieron las del jardín, esas son las que cogieron ellos, que fueron al río y al monte a buscarlas.

–¿Al monte?

–Sí, al monte.

–Chica, piedras... al río, sí, pero al monte...

–Que son piedras de esas... no sé... Que no son normales, vaya.

–Ah. ¿Y donde tienen las piedras del salón?

–Enfrente.

–¡Ah, en la pared, de decoración!

–Que hicieron el salón tirando un tabique.

 

 

07/06/2016 11:50 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora de cierta edad y un señor mayor con sombrero y un ojo cerrado

–¿Y qué tal vais?

–Regular, sólo. Ya ves...

–El ojo...

–Me tuvieron que hacer una operación seria...

El señor mayor se levanta el sombrero y lleva la frente abombada hacia dentro.

–¡Madre mía!

–Que llevaba un tumor y me lo tuvieron que quitar. Claro, como era superficial, menos mal, por cierto, pues afectaba al hueso y me lo tuvieron que quitar. El hueso.

–Ya veo... ¡Jolín! ¿Y la visión?

–¡Ah, eso, bien! Por lo visto fue difícil pero me salvaron el ojo. Lo llevo, pero no veo nada. 

–Pues, eso, la visión, que...

–Pero el ojo lo llevo, por lo menos.

–Y tu mujer, ¿cómo está?

–Lo del ojo, como le dije al otro, mira...

–Oye, que me bajo aquí, que voy a ver a la chica.

–Ah, bueno...

 

 

25/04/2016 18:27 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores de cierta edad

–Le dijo su mujer, dice: Serás guarro...

–No me extraña.

–Y los demás, oye, lo mismo, ¿eh?

–Hombre, claro.

–Una peste...

–Qué guarro. Ese, como unos chavales, el otro día en el tranvía. Igual. Y aún se reían, los muy idiotas. En la Plaza San Francisco se bajaron, escojonándose de risa.

–Son tan idiotas que aún se ríen, por si había dudas de quién ha sido.

–A esos, para Carnavales, les echo yo una de esas que se compran de broma y bajan del tranvía escopeteados. Porque se la tiro en la ropa, ¿eh?

–El otro día, otro de esos con chaqueta de cuero y cadenas, con unas pintas que dan miedo...

–Y asco.

–Y asco, y había una vieja sentada y estaban así y así, tal como te digo, ¿no?, y va, y en toda la cara, el muy cerdo. Oye, en toda la cara de la vieja que se lo echó, que era para decirle: ¿Te gustaría que fuera tu madre o qué, desgraciado?

–A esos habría que matarlos.

–Cerdos...

–Bueno, que me bajo aquí, cuñao.

–Hala, pues.

 

 

25/04/2016 18:18 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres señores mayores

–Mira, otro que se ha muerto del maratón ese.

–¿Cómo que uno? Ayer se murieron dos.

–Pues, eso. Y otro que se ha muerto hoy, tres.

–¿Ya se han muerto tres?

–Normal. ¿Pero cómo se les ocurre correr 40 kilómetros a los 57 años? Una cosa es andar y hacer ejercicio y otra, correr 40 kilómetros.

–Se nos va de las manos.

–Oye, quiero mandarle una foto a este y no sé...

–A ver, déjame.

–¡Madre...! ¿Qué os dije yo? No os compréis esos aparatos tan modernos que sois de pueblo... Que no tenéis estudios... Toda la vida chafando terrones y ahora os ponéis con unos teléfonos que llevan el ordenador incorporado. ¿Pero, no véis que no estáis preparados para ese nivel? Chico, chico... Hace falta ser tontos. Se nos va de las manos. 

–A ver, voy a buscar la agenda.

–¿Qué genda?

–Aquí está. Ya... ¡Hola! Que soy el Boni... El amigo del Agustín... Que queríamos mandarte unas fotos y dice: Mira a ver si tiene guasap... Sí... Sí, aquí está el tonto este, que cada día es más tonto...

 

 

13/04/2016 14:24 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor mayor y una señora mayor

–¿Sabes lo que pienso? Que los Mandamientos están sin terminar.

–¿Sin terminar?

–Sí, sin terminar. Que donde dice: "No desearás la mujer de tu prójimo", tendría que decir: "No desearás la mujer de tu prójimo, poco". Que está sin terminar.

–¡Tú si que estás sin terminar!

 

 

Dos señoras mayores

–Cuando fuimos a Maracaibo... Bueno, en realidad íbamos a Colombia, pero tuvimos que parar en Maracaibo. Y estábamos haciendo los papeles en el aeropuerto y vimos que estaban los del Zaragoza...

–¿Quienes?

–Los del Real Zaragoza.

–¡Ah, ya! Qué casualidad.

–Pues, ya verás: Lo comentamos: Mira, los del Real Zaragoza... Y el señor que nos estaba atendiendo dice: ¿Son ustedes de Zaragoza? Y decimos: Sí, señor. Y nos dice: Yo tengo un amigo de Zaragoza. Y decimos: ¡Ah, ¿sí?! Y dice: Sí. Igual lo conocen ustedes. Y decimos: ¿Cómo se llama? Y dice: Tal y tal. Y se confundió y le digo: ¿No será tal y tal? Y dice: Sí, eso. Y digo: Pues es familia mía.

–No me digas...

–Pues, sí. Cuñado de mi madre. Digo: También es casualidad.

 

 

Una señorita y una señora

–A mí me gusta la de las Siete Palabras de Zaragoza. Esa me gusta a mí.

–Son muchos, ¿verdad?

–Mil doscientos o trescientos. Pero sólo salen 700. A mi padre le gustan los alabarderos de su pueblo, jejeje, los alabraderos de su pueblo, que sale el Santo de la iglesia y empieza a llover. Todos los años igual. Están todo el año esperando y en cuanto sale el Santo por la puerta, empieza a llover. Lo meten y para, lo sacan y vuelve a llover. Parece que el Santo tiene una maldición.

 

 

08/03/2016 16:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor mayor y yo

Estoy en un camino cerca del Moncayo. De repente, ruge un motor y por detrás del monte, aparece un F-16 en vuelo rasante. Los decibelios acojonan. Unos metros más allá, encuentro a un abuelo sentado en una piedra y le saludo:

–¡Jodo! ¿Son frecuentes por aquí estos sustos?

–Sí, señor: Que van buscando hierba.

 

 

18/12/2015 12:33 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

–¡Ay, chica...! Ha llamado una señora a la radio que dice que ella no quiere la independencia pero su hijo sí, que le ha salido independentista. ¿Tú te imaginas?

–Pues, vaya. 

–La pobre mujer que no sabe qué hacer, claro... Y dice que hay sitios donde están quitando la bandera española y poniendo la otra.

–Chica, chica...

 

 

26/09/2015 10:04 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

–Pues, nada, ya se ha pasado la mañana.

–Pues, sí.

–Ya se ha pasado la mañana del 17. Y así todos los días.

–Cómo se pasan, ¿verdad?

–Así se pasa la vida.

 

 

19/09/2015 11:00 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y un señor

–¡¡¡No, señor!!! ¡¡¡Es como yo te digo!!!

–Vale, lo que quieras.

 

 

02/07/2015 13:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un abuelo y su nieto

–Hay que dejarlos en paz porque está prohibido darles de comer o molestarles. Ya hay equipos de voluntarios que se encargan de darles de comer.

–¿Y de molestarles?

 

 

02/07/2015 13:10 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un niño besando y abrazando una farola

–¡Mira, mamá, es mi novia!

 

 

02/07/2015 13:09 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un quinceañero y su madre

–Como la colección de coches de Pujol, tía. Con cualquiera de ellos me conformaba.

–¿Hasta el del capó con la cuatribarrada?

–Ese es un Lamborghini, ¿no?

–No, un Porche.

–Bueno, es igual. ¡Hasta ese!

–Pues, yo no. A mí me dan igual los coches. Creo que los coches están sobrevalorados.

–¿Sobrevalorados?

–Creo que hay cosas que están sobrevaloradas. Concretamente, los coches y las fiestas populares.

–¡Joder, madre, te acabas de cargar las dos cosas con las que puedo tener alguna oportunidad de follar! ¡Qué putada! 

 

 

01/07/2015 13:16 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor mayor

–Ese era... Decía: "¡Yo soy tan hombre como mi abuela! ¡Y eso que era machorra!" ¡Anda, entiéndelo!

 

 

25/06/2015 23:04 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor y una señora

–El Papa quiere que la Semana Santa se celebre en fechas fijas.

–¡Ya es lo que me faltaba!

 

 

25/06/2015 08:27 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes féminas

–¿Tú crees que es normal?

–Bueno...

–Te puede gustar un tío porque sea guapo... porque sea simpático... porque sea buena persona... Pero por tener tatuajes y estudios... ¡No me jodas! ¡Cualquier gilipollas puede tener estudios!

 

 

02/06/2015 00:00 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor y una señora

-El otro día, bajemos a Zaragoza...

-Será bajamos.

-No, que tú no estabas.

 

 

12/04/2015 17:33 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

–Chica, que me he levantado hoy, que veo verde con este ojo.

 

 

29/10/2014 21:42 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora mejicana

–No pasa nada, ¿verdad?, no pasa nada y si pasa, se le saluda.

 

 

24/10/2014 12:47 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos ancianos

–Sudamérica es una coneja que no para de parir sacerdotes para la Iglesia.

–¿Qué es eso?

–Eso lo dijo nuestro arzobispo.

–¿Cuándo? ¿Por qué?

–Lo sé de fuentes fidedignas. No sé por qué, pero empezó a traer curas de Colombia, como si fuera Jauja. ¿No te acuerdas?

–No.

–Y la armó buena. Porque muchos de los colombianos, nada más llegar, se metieron en líos de faldas; en el Seminario empezó a correr la droga; a otro lo pillaron arramplando con todo lo que había de valor en su iglesia... En fin, un desastre.

–¡Jajaja!

–Pues, mira, que eso le supuso quedarse en Zaragoza, que cuando vino aquí le dijeron: "Te vas un año o unos meses y después te hacemos arzobispo de Toledo" pero, con la que armó, castigado en Zaragoza para siempre.

 

 

24/10/2014 08:43 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor y otro

–Mira, empezó a pedir la Mary, que el camarero le tuvo que decir... Sabes, el camarero ese gordo que hay, ya sabes, ese... Le tuvo que decir que si sabía lo que estaba pidiendo. Hombre, el mozo tuvo el detalle, por si acaso, ¿sabes? Porque no paraba, ¿sabes? Morro... (silencio)... madejas... (silencio)... jamón... (silencio)... papas... ¿Qué más? Espera, ¿qué más pedimos? No me acuerdo. Pero algo más había. Con una botella de vino de tres cuartos, que me bebí media... Y una botella de agua para la María. Total, 24 euros... O 14, ahora no me acuerdo... ¡Ah, sí! Champiñones o setas... Sí, champiñones con jamón, eso era lo que faltaba, que antes no me acordaba... Y todo, raciones dobles, ¿eh? Que yo no pido sencillas. Todo doble. Después tenía una sed... Cuando llegamos a casa me tuve que tomar una cerveza porque tenía una sed... Y a las nueve y media me llama Carlos.

–¿A qué hora cenastéis, pues, que a las nueve y media ya estabas en casa?

–¡A las nueve y media de la mañana! A las nueve y media de la mañana... Que me levanté de un brinco, porque tengo el teléfono en la consola de la entrada, ¿sabes? Allí lo tengo, oye, no me gusta tenerlo en el dormitorio... Pues, eso, que me llama este: Felipe... Que habla así, sabes, muy humilde... Felipe... Digo: ¡Hombre, Carlos, ¿qué pasa?! y me dice: ¿Te acuerdas que hemos quedado para la Ofrenda de Frutos? Digo: ¿Cuando? Dice: A las diez y media. Digo: ¿Y qué hora es, pues? Porque yo duermo sin reloj, ¿sabes?, duermo sin aparatos encima, nada, dejo el reloj en la mesilla y no sabía la hora, como me había levantado aprisa y corriendo... Y me dice: Las nueve y media. Digo: ¡Me cagüen Dios, si no me queda más que una hora!

Así que me vestí a toda prisa, sin afeitarme ni nada, bueno, llevaba barba de un día, tampoco mucho, sin afeitarme ni nada y fíjate si iría rápido, que llevaba el pijama corto, de pantalón corto, el pijama corto... y en vez de cambiarme y ponerme el calzoncillo, me lo dejé debajo del pantalón y no veas luego para mear, qué líos. Buscándomela, entre el pantalón de pijama debajo y el de baturro encima...

Bueno, pues me dí tanta prisa que llegué a menos... Sí, las diez o las diez y cinco serían cuando llegué, que sólo estaba este, Carlos, de toda la rondalla. Nos fuimos a un bar que hay al lado de Santa Engracia, que tiene un porche así, con mesas y sillas... Bien... Y allí nos sentamos. Que cuando llegamos estábamos solos pero a las diez y media, estaba aquello de gente... Toda la plaza llena y buen trozo por las calles, ¿sabes? Hasta por la calle del Heraldo, la que va por detrás del Heraldo, llena de gente, toda la calle. Total que uno tras otro, uno tras otro, uno tras otro, uno tras otro... cuando nos tocó salir... ¡Las doce y media que eran!

–¿Y qué hicistéis mientras?

–¿Qué vamos a hacer? ¡Esperar que nos tocase el turno!

 

 

20/10/2014 13:30 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras en el autobús a Tarazona, el sábado pasado

–¡Anda! ¿Vienes de allí?

–Sí, señora, de Guinea vengo. He llegado esta mañana a Barajas, he cogido el AVE y corriendo, corriendo, he llegado a coger éste.

–¿Y qué tal por allí?

–Bien...

–No, que como estáis con el ébola...

–No, allí no pasa nada. Mujer, hay que cumplir unos protocolos pero, de momento, la cosa está tranquila. Precisamente vengo porque tenía un congreso en Ghana y se ha suspendido por lo del ébola. Así que digo, pues me voy a casa tres días...

–Esperemos que no salte la frontera.

–Esperemos. Oye, que me siento allí, que estoy muerta. Sólo tengo ganas de darme una ducha y comer algo caliente.

–Que no has podido ni comer, ¿o qué?

–Comer, sí, pero un bocadillo.

–Anda, anda, pues.

 

07/10/2014 18:03 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos sacerdotes

Naturalmente, este dialogo no lo he escuchado en el autobús urbano sino en un establecimiento en el que se come jamón de bellota.

–El primer ministro canadiense lo dijo bien claro: "No vamos a cambiar la vida que llevamos porque a vosotros no os guste". 

–Y lo que ha dicho Rajoy...

–Es que no hay derecho a que degüellen a uno sólo porque es occidental. Eso es inadmisible.

–Yo les tiraría la bomba atómica.

–Hombre, eso igual es peligroso. Pero rociarles con napalm...

–Como en Apocalipsys now, ¿te acuerdas?: "Me encanta el olor a napalm por las mañanas". ¡¡Jajaja!!

–¡¡Jajajaja!!

 

 

16/09/2014 00:12 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y un señor

–¿Te acuerdas el carro que tenía? Ya lo ha roto.

–¿Ya lo ha roto?

–Digo, hombre, pues aún le ha durado cinco años.

–Eso te iba a decir... Que aún le ha durado, con lo bestia que es.

–Cinco años. Que me dice mi hermana: Ya ha roto el carro. Y digo yo: Jodo. Pero es que le ha durado cinco años.

–Aún le ha durado.

–No sé si le ha roto una rueda, pero que ya se la ha arreglado la otra, ya sabes como es...

–Ya.

 

 

14/09/2014 13:32 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora, a un señor ciego

–Mira, nos levantaremos por la mañana y nos organizaremos el día: Iremos a ver museos y cosas que no hemos visto...

 

 

12/09/2014 17:51 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Oído en la calle

20140910234300-denton.png

Esta noche, la expresión que más he oído en la calle ha sido hijo puta.

 

 


10/09/2014 23:43 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

–El año pasado fuimos de Pamplona a Zarauz con la bici y paramos en el pueblo donde rodaron "Ocho apellidos vascos".

–¡Anda!

–Y no te lo vas a creer, estábamos en el bar y entra un andaluz.

–¡No me digas!

–Entra el andaluz y le dice al de la barra. "Picha, que he subido a la ermita y está cerrada". Y le dice el vasco: "¿Y para que a la ermita subir si Dios no existe?"

–¡Jajajajajaja!

–El andaluz se quedó un poco cortado pero aún le preguntó: "¿Y todas esas cruces que hay por la subida, hasta llegar?" Y dice el vasco: "Pues no sé, de gente que se habrá muerto subiendo, supongo".

 

 

 

05/09/2014 14:58 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven y su móvil

–Hola, cari... Que llegaré un poco tarde, que he perdido el autobús... Por un minuto se me ha ido... Es que hoy he tenido que hacer una suplencia en el centro de día... Sí, en el centro de día... Y yo iba bien de tiempo, pero le estaba cambiando los pañales a uno y se me ha meado... Sí, cari, se me ha meado encima. Y le he tenido que cambiar de todo, de pantalón y de todo y, entre unas cosas y otras, se me ha hecho tarde.

 

 

27/07/2014 22:20 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven y su móvil

–Y como ha visto que yo tengo más huevos que ella, por decirlo de alguna manera, no me ha dejado quedarme.

 

 

19/07/2014 19:47 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor y una señora

–¡Anda que no puedes hacer cosas si quieres!

–Si quieres, sí. Lo que pasa es que no quiero.

 

 

18/06/2014 11:34 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

–Mira, el pobre del Puente Piedra ha hecho puente.

 

 

02/05/2014 11:55 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una anciana, el conductor y una señora

–A ver, cóbreme.

–Uno treinta y cinco.

–¿Está bien así?

–Le faltan quince céntimos.

–A ver...

–Ahora le faltan cinco céntimos.

–Es que no veo casi. Llevo la tarjeta pero terminada.

–Así está bien. Tome el billete.

–¿Este me deja en el Seminario?

–Sí, señora. Ande siéntese ahí, por favor.

–Venga, señora, siéntese aquí.

–Gracias. 

–Yo me bajo antes, si no le diría cual es la parada. Aún falta mucho, ¿eh?

–¡Hombre, nada más empezar...!

–Bueno, si usted conoce el edificio, bájese cuando lo vea.

–Ya veré yo, ya...

–O dígale al conductor que le avise.

–A ver...

–¡Señora, le he dicho que se siente ahí, que no va usted muy sobrada para andar de un lado a otro!

–Ya, ya...

–Siéntese, por favor.

–Que está muy alto, que no llego.

–Espere, que le ayudo.

–Ya le avisaré pero no se mueva.

–Ya, ya...

 

 

29/04/2014 17:47 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Mensaje recibido

El cajero de una Caja le pregunta a un africano:

–¿Que necesitas libertad?

–¡Necesito libretá!

 

 

29/04/2014 13:17 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven y un señor

–¿Te puedo plantear un problema generacional?

–Hombre, claro.

–Es que estoy muy rayado porque me estoy dando cuenta que somos una generación de pagafantas.

–Pues, si vieras nosotros...

–No, verás, es que mi generación, desde que hemos nacido, estamos viendo películas en las que se dice que todos los hombres somos igual de cabrones, igual de hijoputas, todas las películas igual, pero no hay ni una sola en la que se diga que todas las tías son unas putas, por ejemplo...

–No te pases.

–¡Pero, si es que es verdad! De las tías no se puede decir nada y de los tíos... Y claro, nos hemos vuelto todos pagafantas. Y lo malo, lo que me raya es que parece que soy el único que lo ve, parece que están todos tontos, tío, es alucinante, ¡Soy el único que se da cuenta de lo que pasa!

–¿Y qué piensas hacer?

–No sé, tío... Tendré que ser como un profeta clamando en el desierto...

–Dí que sí, Nietzsche.

–¡Eso, tío, soy como Nietzsche, es verdad! Bueno, aún estaré en el estado de camello, seguramente, pero voy a ser el profeta del superhombre: ¡¡¡El superhombre no paga Fantas!!! Guay, tío.

 

 

25/04/2014 19:51 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores mayores

–Será ignorante... Me viene con que si Dios p'arriba, que si Dios p'abajo, ¡Cómo le han comido el tarro! Dios, Dios... ¿Pero tú crees, inútil, que existe Dios? ¿Se iban a morir entonces tantas criaturicas inocentes de un tiro o de cualquier otra cosa? ¡No me jodas, hombre!

–...

–Mira, yo he leído mucho la Biblia, me gusta leerla, ¿sabes? Me gusta ver como se contradice sin parar, que en un sitio dice una cosa y en el otro, la contraria. Es un cachondeo... Todo contradicciones, que te lo digo yo. La leo mucho.

–Bueno...

–El otro día venía en el periódico todo lo de la Semana Santa, que salían allí todos los de las cofradías y tal y dije: "Voy a ver si veo a éste", pero no te vi...

 

 

21/04/2014 19:14 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor mirando por la ventanilla

–Qué raro... Es muy raro ver a un negro fumando.

 

 

19/03/2014 12:35 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

–¿Tu madre, qué tal?

–Pues de todo bien menos la cabeza.

–Mira, la mía, al contrario. La cabeza muy bien pero todo lo demás, fatal.

–¿Qué años tiene la tuya?

–Noventa y cinco.

–La mía noventa y tres.

–¿Y qué pasa, que ya no rige?

–El otro día vi unas flores muy bonitas y dije: Bah, le voy a comprar unas flores a mi madre (cosa que no suelo hacer, la verdad) y cuando llego a casa y me ve, me suelta: ¡Anda, ¿ya me he muerto?!

 

 

Una señora

–Vivía para trabajar, todo el día en la panadería, que se levantaba a las cuatro de la madrugada y estaba hasta las cuatro de la tarde sin parar. Y después, en casa, se ponía a bordar con una luz mortecina que se dejaba los ojos. Y las casas que tenía, que ella misma iba a cobrar el alquiler con un cinturón con bolsillo y ¡venga a meter dinerico! Yo no sé lo que tenía pero, vamos, una millonada. Y viviendo en esas condiciones, como una pobre, con lo que tenía, que en el buen tiempo, cuando salía a bordar a la puerta de la calle con una silla de anea, no se ponía ni un mal cojín...

Pues, un día le dije: "Pero mujer, deje de trabajar tanto y váyase alguna vez de vacaciones" y me dice: "¿Y dónde voy a ir yo?" y le digo: "Yo qué sé, a cualquier sitio, a hacer turismo, que hay muchas cosas bonitas que ver en este mundo" y me dice: "¿Sabes lo que pasa? Que yo sé hacer pan pero no sé mirar. No sé mirar. ¿Y para qué voy a ir a ver nada si no sé mirar?"

 

 

04/03/2014 09:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

En la exposición de Picasso, en el Palacio de Sástago

–¡Anda, si es una flor! Qué chuli...

 

 

26/02/2014 12:57 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven

–Yo dije, ¿me he vuelto loca o le están echando a mi padre el ternasco hirviendo por encima? Oye, que estaba sirviendo así, con una bandeja cuadrada, y le estaba cayendo todo el ternasco en la espalda a mi padre. Oye, ¡y mi padre tan tranquilo, como si no pasara nada! Y estaba abrasando y él, tan tranquilo.

 

 

26/02/2014 12:55 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

–Se asomó al cristal y yo que vi la cara tan cerca, me pegué un susto que di una vuelta sobre si mismo.

 

 

07/12/2013 10:49 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras mayores

–Esa mocica, mira que huele bien. ¡Así, así me gustan a mí las mocicas, que huelan bien!

–Jejeje...

 

 

Una señora y un señor

–El otro día vino uno de sus hijos por el bar.

–¿Ah, sí?

–Ya sabe que tiene dos hijos que son iguales.

–Mujer, iguales, iguales...

–Iguales. Los puedes distinguir si están juntos, entonces, sí, pero si no...

–Bueno...

–Pues, eso, que vino por el bar y le dije: Pero, ¿tú quién eres, el de Añón o el de Litago? Y si le digo la verdad, en este momento no recuerdo qué me contestó.

 

 

11/11/2013 17:57 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

–Como siempre, pagaremos pobres por pecadores.

 

 

18/09/2013 19:49 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

–Es tremenda. Ya sabes el genio que tiene su padre y la mielsa que tiene su madre... Bueno, pues el otro día, su madre ya no podía más y le pegó un berrido: "¡¡Te voy a dar un par de bofetadas que te vas a enterar!!", y le contesta: "Mamá, por favor, no imites a papá que es peor, sé tú misma".

–¡Jajaja! ¿Y qué tiempo dices que tiene?

–¡Cinco años!

 

 

18/09/2013 12:21 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres ancianas

–Pues, tú serás de la edad de mi hermana, ¿o qué?

–No sé, depende...

–El siete.

–¿El qué?

–El siete.

–Quiere decir que tiene setenta y siete.

–¡Ah! Pues entonces, mes arriba, mes abajo, sí que somos de la misma edad, sí.

 

 

15/09/2013 23:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una niña, su madre y su tía

La niña –¡Mamá, mira, la canción que te gusta!

La madre –Pásame los auriculares.

La niña –Toma.

La madre –Sí, esta es, esta... Toma, mira.

La tía –A ver...

La madre –Es que no hago más que escucharla y me vuelvo loca.

La niña –Y antes de oírla, también.

 

 

Una señora y un joven

–Es que llamé a Kiko...

–¿Qué Kiko?

–Kiko es el argentino que me hace las chapuzas en casa.

–Ah, que no sabía...

–Bueno, pues, eso, que llamé a Kiko, que siempre ha sido muy formal, y me dijo que sí, pero quedamos a la vuelta de vacaciones y le llamé y no me cogía el teléfono. Total, que al final me lo cogió y me dijo que es que tenía la furgoneta en el taller y que sin furgoneta no podía cargar el material, claro...

–¿Pero no compraste tú la pintura?

–Ya, pero la escalera y eso... ¡Yo qué sé! Total, que quedamos que me llamaría por la noche para decirme si ya tenía la furgoneta y yo esperando como una tonta y no me llamó. Así que le llamé por la mañana y me dijo que no me había podido llamar porque se le hizo tarde y que él no podía pero que al día siguiente vendría un amigo suyo...

–Que jeta, ¿no?

–Ya. Pues, espera. Que me llama por la noche el otro, su amigo, y me dice que es que al día siguiente tiene que hacer unos papeles a las doce y que ya vendrá por la tarde. Y yo le dije que ni hablar, que viniera a las ocho y se fuera a las doce y ya serían cuatro horas, que algo podría hacer.

–¿Y fue?

–Sí, a las nueve, sin nada. Y le digo ¿no lleva escalera?, porque ya ve la altura de techos que hay en esta casa, y dice, no, es que ahora voy a aparcar bien... El caso es que no llevo suelto para echar... ¿Me puede dejar cuatro euros?

–¿Y se los dejaste?

–¡Hombre, claro! Pero que dije, pues, vaya, ya viene pidiendo. Total que vuelve... ¡Y en vez de escalera llevaba una banqueta como de bar, forrada de skay!

–¡¿Qué me dices?!

–Me dio pena, claro... Menos mal que yo tengo una que no es muy buena pero que le hizo papel. Total, que ya se pone a pintar...

–¿No te plasteció ni nada?

–¡¿Qué dices, plastecer?! Si no debía de saber qué es eso... Bueno, pues veo que se pone a pintar el techo con un pincelico y le digo, ¿no sería mejor un rodillo o una brocha? Y me dice, es que entonces tengo que estar subiendo y bajando de la escalera...

–¿Cómo que subiendo o bajando, dónde tenía el bote?

–Oye, que no sé, que me estaba poniendo de los nervios y me fui a la otra punta de la casa. A las doce se fue y sólo había empezado a pintar el techo y volvió a las tres y cuando se fue a las nueve, aún le faltaba un trozo para terminar. Es verdad que ese techo, con las escayolas es un coñazo, pero dije, a este paso, esta semana éste no acaba. Llamé a Kiko y le dije, vaya maula que me has mandado.

–¿Y qué te dijo?

–Nada. Y al día siguiente le digo al otro que hay que pintar las puertas y me dice que de eso nada, que Kiko de eso no le había dicho nada. Así que dije, ya sé lo que me toca...

–Pagarlas aparte, claro. ¿Te cobró mucho?

–Treinta y cinco cada una. Pintó dos pero, por no tenerlo más en casa le dije, déjelo que las otras ya las pintará mi sobrino, que es cuando te llamé para que vinieras porque es que ha sido...

–Sí, estabas descompuesta.

–Es que no sabes lo que ha sido...

–Me lo imagino.

–Yo creo que este pobre hombre no había pintado nunca en su vida.

–Eso, seguro... ¿Sabes lo que me ha dicho?

–Es verdad, que contigo ha estado hablando un rato.

–Me dice, estoy harto, ya no puedo más, llevo tres días oliendo a pintura.

 

 

 

03/09/2013 13:58 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

–La verdad es que este año no hemos tenido prácticamente verano.

 

 

22/08/2013 19:45 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor de cierta edad

–Entramos en el bar y resulta que había un grupo de fachas hablando de lo bien que estábamos con Franco, que si esto, que si lo otro, a voz en grito para que les oyésemos todos bien y le dije a este: Oye, vámonos, que esto no hay quién lo aguante, y dice él: Tienes toda la razón, vámonos, y cuando ya salíamos se vuelve y les dice: ¡Lo malo del Caudillo es que se murió demasiado joven y de repente!

 

 

15/07/2013 12:49 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

–No, pueden cuidarla entre su madre y su tía, de momento... ¡De momento, luego ya veremos! Está todo tan reciente... Ahora, a ver como transcurren...

 

 

08/07/2013 18:41 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora bajo la lluvia

–Yo debo tener una pila que repele el agua porque nunca me mojo.

 

 

10/06/2013 08:57 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

 

- ¿Tú también le tienes que poner a tu hija lo que quiera de música en el coche?
- No tío, yo no escucho esas mierdas, a mi me gusta el rock, yo pongo la COPE.

 

Dos señores

–El otro día estuvimos en el Liceo...

–¡Ah! ¿Qué visteis?

–No, estuvimos de visita guiada. Nos enseñaron todos los entresijos....

–Sería interesante.

–Pues, sí, estuvo muy bien. El caso es que nos explicaron que para tener el escenario que sube y baja necesitan un foso de 24 metros y el nivel freático está a 9 metros.

–¿Y cómo...?

–Pues, nada, que dejan que se inunde el foso y tienen un sistema para recoger el agua y con ella riegan Montjuic.

–Anda...

–Lo gracioso es que había un crío pequeño y cuando oyó que con el agua que sacan del Liceo riegan Montjuic, dijo: ¡Ah, por eso las fuentes de Montjuic tienen música!

 

 

Una niña pequeña y su madre

–¡Jajaja... Fue superdivertido! El lobo era periodista, la abuela hacía deporte...

–Así no es el original.

–Ya, mamá, pero es que lo habían modificado.

 

 

11/05/2013 19:54 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

–Oye, ¿y qué tal el perrico?

–De juguete.

–Es que es monísimo.

–Pero me vuelve loca.

–Los cachorros, ya se sabe...

–Pero, que le dije al de la tienda: ¿Me dará mucho trabajo? Y me contesta: ¡Sí, hombre, no da trabajo Rajoy y se lo va a dar el perro! No te jode...

 

 

04/05/2013 11:41 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

–En un minuto te haces un huevo duro.

–El huevo duro no se cocina.

–¿Que no se cocina? ¡El huevo duro se echa al puchero, tonto l'haba!

–Eso es el huevo pasado por agua.

 

 

03/04/2013 18:46 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven y yo

–¡Hola!

–?

–¿Qué tal?

–¿Me dices a mí?

–Sí, claro.

–Pues, no sé...

–Sí, hombre...

–?

–¿No vives ahí?

–No.

–¿No eres mi vecino?

–No.

–Pues, nada...

 

 

25/03/2013 23:08 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor leyendo el periódico y otro señor sin periódico

– ¡Ahí va, ahora me entero!

– ¿De qué, de que se ha muerto Chávez?

– No, a mí Chávez no me interesa... Un chino que ha matado a un perro en una gasolinera.

 

 

06/03/2013 15:20 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y nosotros

–¡Qué tiempo más malo, qué frío hace!

–Hace fresco, ¿eh?

–Se ha levantado un aire...

–Pues, nosotros, nos vamos a Tarragona.

–¡Madre, qué ocurrencia! ¡Con el tiempo que hace! ¡Qué ocurrencia!

 

 

04/02/2013 18:26 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

El mismo señor de aquí abajo

– Vamos de mal en peor. Yo el progreso lo comparo al traje de baño de las mujeres: que progresando, progresando... se ha quedado en nada.

 

 

Un señor al que acabo de conocer y yo

– Hombre, algo tenemos en común: las gafas y la barba, jajaja...

– Es verdad.

– Yo, ¿sabes?, soy aficionado a la pintura...

– ¡Anda!

– ¿Qué pasa?

– Que ya tenemos algo más en común.

– ¿También pintas o qué?

– Sí.

– ¿No te dedicarás a eso?

– Más o menos.

– Bueno, yo soy aficionado, ¿sabes? Habré pintado siete u ocho cuadros.

– Yo, algunos más.

– Es que no es para mí. Mira, cuando acabo el cuadro me quedo satisfecho pero mientras lo pinto... ¡Uf! La ansiedad, ¿sabes?, la ansiedad... Que se pasa muy mal.

– Qué me vas a contar a mí.

– Pues, eso, que yo... no... A mí me gusta vivir tranquilo, prefiero oír música que ponerme de los nervios porque no te sale lo que quieres. No, no... ¡Hay que tener la olla un poco p’allá para dedicarse a eso! Oye, perdona, ¿eh? Que yo me pongo a cascar y no sé lo que digo.

– No, no, si tienes toda la razón.

– Ya te digo, a mí me gusta vivir con clama, que ya he pasado lo mío. Yo empecé de pastor, ¿sabes? Quince años me pegué.

– ¿Y qué años tenías cuando empezaste?

– ¡Once! ¡Bah... No sabes tú lo que era eso!

– Me imagino. Hombre, hay otro pintor muy famoso que también empezó de pastor.

– ¿Quién?

– Giotto.

– ¿Giotto? ¿Italiano o qué?

– Sí, señor: italiano.

– Pero empezar de pastor no es garantía de nada, ¿eh? Hay cada uno...

– Como en todos los sitios, me imagino.

– ¡Bah... te podía contar...! ¿Me dejas que te cuente una anécdota que me pasó el otro día?

– Faltaría más. Cuenta, cuenta...

– Pues llevé unos cuadros a la droga de Borja donde compro los lienzos, porque en mi pueblo no hay nada de eso, y estaba allí la mujer que pintó el Ecce Homo.

– ¡Anda!

– Y me dice: "¿Eso lo has pintado tú?", y digo: "Sí, señora", y se queda mirando y me dice: "Oye, ¿cómo lo haces?", y digo, jaja: "¡Yo qué sé, le doy así...!" y me decían los otros: "No le digas como lo haces, ¿por qué le tienes que decir a ella cómo se hace? ¡Que se joda, que ella sale en la televisión y todo!

 

 

21/01/2013 10:39 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor a otro

– Oye, la familia es la familia... Yo quiero mucho a mi hermana pero me tiro por mi mujer y mi hija, claro. Y aún te digo más, que algunos me dicen que estoy loco: Me tiro más por mi mujer que por mi hija, que, oye, al final, la que te va a cuidar es la mujer, que la hija se irá cualquier día, que ya tiene veintiuno, y formará su propia familia y, si todo va bien, si no se tuerce nada, con suerte, vendrá a verme alguna vez. Y para. Y mi mujer será la que se quede conmigo y me cuide si me hace falta. Ahora que yo, una cosa te digo... Que dicen algunos que si dar la vida... ¿La vida?  ¿Quieres que te lo diga bien claro? ¡Yo no doy la vida por nadie! ¿Me has entendido? ¡¡Por nadie!! Yo por mi hija haré lo que sea, le ayudaré todo lo que pueda... Si necesita un riñón, que cuente con él, faltaría más... Pero la vida... ¡¿La vida?! ¡No me jodas, la vida! ¡La vida! ¡Mi vida es mía! ¡No la doy por nadie! Eso, que quede claro, ¿eh?, que quede claro.

 

 

10/01/2013 15:42 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora joven y su móvil

– ¡Jajaja!

– ................

– ¡Jajajaja!

– .........................

– Ya...

– ............................................................................................................

...............................................................................................................

– Hombre, los tornillos tendrán que estar prietos, jaja...

– ............................................................................................................

...............................................................................................................

............................................................................................................

...............................................................................................................

– Ya...

– ..............................................................................................................

...........................................................................................................

............................................................................................................

...............................................................................................................

............................................................................................................

...............................................................................................................

............................................................................................................

...............................................................................................................

– Pues, yo, estábamos el otro día y llamó...

– ................................

– Vale, vale, venga, ciao.

 

 

 

04/01/2013 17:46 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

– ¿Sabe si el lunes es fiesta?

– Sí, señor, fiesta.

– Pero, ¿de todo?

– Del todo.

– ¿También cierran las empresas?

– Sí, señor. Es fiesta para todos.

– ¿Y las cervecerías también cierran?

– Hombre, eso ya...

– ¿Y las empresas de cervezas?

– No sé, oiga...

 

 

04/01/2013 10:16 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven y su móvil

– ¿Cristina?

– ...

– Hola, ¿estabas en la cama?

– ...

– Yo, a las ocho.

– ...

– Pues es que, cuando volvía a casa, me encontré con unos amigos y ya...

– ...

– Sí, claro, hasta las ocho. Y hoy tenía misa a las doce, así que casi no he dormido.

– ...

– Lo pasamos bien, ¿eh?

– ...

– Yo, a partir del tercero, ya perdí la cuenta. 

– ...

– Bueno, recuerdo un orujo de hierbas... Eso debió de ser lo último...

 

 

01/01/2013 23:39 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y el conductor, a las nueve de la mañana, en la Plaza de Europa

– ¿Cómo ha tardado tanto?

– El tráfico, señora, el tráfico.

– Ya lo decía yo.

– ¿No ve que es hora punta?

– Y aunque no fuera hora punta. Está el tráfico fatal con el dichoso tranvía...

 

 

21/12/2012 10:21 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y un señor de cierta edad, en un bar en el que suena "Caroline Says" de Lou Reed

– Tendrás que buscarte otra más joven para venir a sitios con esta música. ¡Me está volviendo loca!

– ¡Qué dices! Pero, si esto es del 73.

– Pues, entonces, tendrás que buscarte otra más vieja.

 

 

Una señora

– En mi pueblo tenemos un cura que es pa' verlo... Habría que grabarlo y que lo viera toda España.

 

 

14/12/2012 19:34 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres señores

– Ayer oí no sé qué de que el vino es bueno para la tensión.

– Hombre, claro. Ya lo sé.

– Y el café, que siempre habían dicho que te subía la tensión...

– Te la sube momentáneamente.

– Ahora, de ahí a que sea bueno para la tensión...

– Ya sabes que un día dicen una cosa y al otro dicen otra.

– Sí, antes el jamón era malo y ahora es bueno.

– Es que ahora sobrán.

– Demasiados jamones hay ahora.

– Como el aceite de oliva, que también decían que era malo y ahora es bueno.

– ¡Ah! De oliva, sí... Es que entonces no había.

– Sí que había. Lo que no se podía comprar...

– Pues, eso, que como ahora el jamón está barato, pues es bueno.

– Lo que es bueno son las legumbres.

– ¡Cuida con las legumbres!

– ¿No son buenas o qué?

– Sí, claro que son buenas, pero a mí me dijo el médico que no vaciase el bote directamente en la sartén, que las lavase primero para quitarles la espuma que sueltan...

– Es verdad, que sueltan una espuma que parece detergente.

– Pues, eso. Igual que detergente. Y las lavas y sigue saliendo esa espuma asquerosa...

– Oye, pues eso haré. Lavar las legumbres, es verdad, no había caído...

– Vete a saber qué conservantes llevan. Como para meterte en el cuerpo esa mierda.

– Eso haré, eso. Lavarlas, pero bien.

 

 

Dos señores

– ¿Eres un gigoló o qué?

– ¿Un gigoló?

– Un gigoló.

– ¿Qué es eso?

– Uno con mucho atractivo que lleva a las mujeres de calle.

– Vete a la mierda.

 

 

04/12/2012 20:30 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora mayor y otra señora con marido e hijo

– Decía: ¿Es o no es? Después de tantos años...

– Pues, bueno, yo siempre por aquí...

– Pero hacía mucho que no te veía.

– Pues, por aquí siempre. ¿Y tú?

– Bien, ya ves... Bueno, que viene el autobús, me alegro de verte...

– No, si nosotros subimos en este, también.

– ¡Ah, que subís en este! Pues, nada...

– Pasa...

– No, que me quedo aquí, que bajo en Escolapios.

– Nosotros, también.

– ¡Madre, ¿este es tu chico?!

– El pequeño.

– ¡Madre el pequeño! ¿Qué años tiene, pues?

– Trece. La mayor ya tiene veinte.

– Chica, chica, como pasa el tiempo. ¡Madre, cómo está! ¿A quién ha salido, pues, tan alto y tan lustroso?

– A su padre.

– Como pasa el tiempo. Ochenta y dos tengo yo ya, ¿eh? Que cuando he oído el payaso ese que se ha muerto con ochenta y tres digo: Mira, uno más que yo. Maña...

– ¿Quién se ha muerto?

– ¡El payaso ese, ¿no sabes?!

– No...

– Pues si han estado toda la tarde sacándolo en la tele...

– Pero, se ha puesto el chico un juego y ya no he visto nada.

– ¡El Miliki!

– ¿Miliki se ha muerto?

– El Miliki. Toda la tarde llevan en la tele sacándolo.

– Ya, ya, que no he visto nada. No sabía.

– Pues, yo, te miraba, te miraba y decía: ¿Es ella o es su madre?

– Hombre, mi madre es más mayor.

– Ya, pero después de tanto tiempo, como os parecéis tanto...

– Eso dicen, que me parezco mucho a mi madre...

– Y tu madre, ¿qué tal?

– Bien... Hala, que ya estamos.

– Espera, que me cuesta bajar...

 

 

 

 

Dos vampiros de mediana edad

– ¿Has visto cómo pegaban?

– Si te viene uno de esos, hay que cogerlo entre varios y, lo primero de todo, quitarle el casco.

– Un poco difícil...

– Pues, es lo que hay que hacer, quitarle el casco y morderle, pero moder... bien, buen mordisco, sin soltar.

– En la yugular.

– Exactamente. Que se desangre.

 

 

15/11/2012 11:09 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora mayor

– ¡Pues, eso, que yo qué sé!

 

 

13/11/2012 09:00 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven y su móvil

- ¿Quién es?

- ...
- ¿Quién?
- ...
- ¡Ah, sí! Que t’he llamao antes... ¿Qué pasa, bufete, tío? Co, mierdas, co, a ver si quedamos, co, y nos damos una fiesta, joder, co, llámame mañana, co...
- ...
- ¡De puta madre, co, tira, que te jodan hijo puta!

 

 

 

(Oído por Nines Nin)

02/11/2012 14:22 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

– ¡Bah, yo a veces me he ido andando hasta los galachos!

– Puf... Demasiada cuesta.

– No creas. ¿Has ido tú alguna vez?

– No, no he ido nunca.

– Lo peor es el trozo de Juslibol, que vas por una acera que es el bordillo y poco más.

– ¿Se va por Juslibol o qué?

– Por Juslibol, sí...

 

 

25/10/2012 00:01 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

– No sé si será verdad, pero me han contado que la bronca que tuvo Esperanza Aguirre con Rajoy fue por lo de Eurovegas.

– Ya, eso dicen... También dicen que fue por los chanchullos que puedan salir en Bankia.

– No, pero es que lo que me dijeron es que Esperanza ya tenía apalabrados sus propios terrenos para Eurovegas y resulta que lo van a hacer en otros terrenos que son de la Cospedal. 

– Oye, pues no me extrañaría nada que fuera así. Es lo más razonable que he oído hasta ahora, la verdad.

– La puta pela, macho, como dos fieras por la puta pela.

– Y luego dicen que si era por Eta, que si era por la política antiterrorista...

– Sí, la política antiterrorista... ¡Y una mierda!

 

 

 

08/10/2012 19:53 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

20121005090840-lunes4junio2012.jpg

– Esa moza es vecina mía. El otro día subió... Ya ha subido otras veces... Cuando hay luna llena, sube para que le deje salir a la terraza a enseñarle el culo. 

– ¿Para enseñarle el culo?

– A la luna, sí. Le enseña el culo con un billete de diez euros y grita: ¡Prosperidad, prosperidad, prosperidad!

– ¿Y dónde lleva los diez euros?

– Bueno, ahora dice que los lleva en la mano y se abanica el culo con ellos, pero el primer día me dijo que se los ponía en la raja. Ahora le debe dar vergüenza, no sé. Yo no la he visto, no me atrevo.

 

 

Dos señores

– ¿Sabes algo del Flaco?

– Hace días que no viene por el bar pero, bueno, cada vez peor. ¿Lo ves tú?

– Alguna vez lo veo por aquí pero, vamos, procuro evitarlo.

– Pues, eso. A mí, la última vez que vino me dijo que no tenía para comer, que sí esto, que si lo otro... total, que le di veinte euros. Y luego aún me decía que si le daba más. Sí, hombre...

– Va pidiendo a todo el mundo, es un desastre.

– Por eso no viene por el bar, porque me tendría que devolver los veinte euros.

– Si es que no ha trabajado nunca. De lo que le pasaba su madre...

– Desde que se murió su padre, porque con su padre se llevaba mal.

– Sí, pero eso es normal. Si el padre tiene sesenta y tantos y se levanta todos los días a currar mientras el hijo se queda en la cama... Normal que se lleven mal, a ver quién aguanta eso.

– Si es que, además, si vive con muy poco dinero... pues, coño, ya que necesitas poco, gánatelo, que tampoco te costará tanto.

– Ha sido un vago toda su vida y a los cuarenta ya no va a cambiar.

– Pues, oye, poca pena. A mí me dan pena los mayores, que dónde van a encontrar trabajo, pero, ¡uno de cuarenta! Que vaya a donde sea, que haga lo que sea, coño... Cualquier cosa...

– Pero, el que es vago...

– No claro. ¿Te acuerdas cuando se puso el bar en la placica esa...?

– Sí, claro.

– Pues, íbamos los amigos, que somos todos de bar, y de muchas rondas, oye, que nos dejamos dinero... Pues, íbamos por hacerle gasto y estaba cerrado. Lo tenías, a lo mejor, en el bar de enfrente...

– Ya. Jugando a la máquina, ¿no?

– Si hubiese abierto, podía haberle funcionado aquel garito pero...

– Mira, nos regaló unas sudaderas para el equipo... guapas, ¿eh? De adidas... Majas.

– No, si cuando tiene dinero es muy generoso.

– Sí, sí, se lo gasta muy alegremente, eso es verdad. Pero es que luego le dejamos allí el dinero de la porra y se lo quedó. No vimos ni un duro.

– Que se querría cobrar las sudaderas...

– Oye, que nadie se las había pedido. ¿Nos regalas unas sudaderas? Pues, oye, muchas gracias... Pero, luego no te quedes el dinero de la porra...

– A mí se me llevó un taco de lotería para no sé qué de su madre y cuando me lo devolvió, se me ocurre mirarlo y faltaba un número. ¿Tú te crees que hace falta ser inútil? ¡Hombre, no me jodas! ¡Un número! ¡Será inútil!

– Y luego se queja. ¿Te acuerdas aquella chica con la que salía?

– Una menudica, que tenía un hijo...

– Esa, que siempre se las busca igual, llenas de problemas, buscando que tengan el corazoncico sensible...

– Chico, yo no me explico, porque mira que es feo y desgarbado y cómo se lleva a las chicas... Oye, tendrá un rabo así o echará tres polvos sin dejarlas alentar, porque si no, es que no me lo explico.

– Que tiene mucha labia. ¿No se llamaba Bea, la moza esa?

– Puede... Bueno, pues me viene y me dice que la Bea lo había querido atropellar. ¡Qué le haría a la moza para querer atropellarlo, qué le haría!

– Imagínate...

 

 

03/10/2012 18:38 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jubilados

- Mira, ya le están dejando a ese la receta.

- Que le han oído carraspear y han dicho: Toma, la receta.

- El otro día, aparcó uno ahí para entrar a esa tienda y aún no había llegado a la puerta y ya estaba el guardia haciéndole la receta. En lugar de decirle: ¡¡¡Eh, ahí va de ahí!!! Nada, directamente, a multar.

- Es que van...

- ¿Te acuerdas en 1950, que sólo había dos guardias? El Manolete y el Canario. ¿Cuántos guardias hay ahora?

- Me acabas de nombrar al mejor torero y al extremo del Zaragoza.

- Jejeje... Así se llamaban, oye: El Manolete y el Canario.

- Me acuerdo perfectamente dónde estaba yo cuando mataron a Manolete.

- ¿Ya habías nacido tú, entonces?

- Yo nací en 1940. Así que siete años tenía.

- Un pipiolo. Yo acababa de llegar en tren: "¡Que se ha muerto Manolete, que se ha muerto Manolete!!", por todos sitios... En Linares le mató el toro.

- Sí, señor. Me acuerdo perfectamente.

- Pues, el Manolete y el Canario, estaban los dos siempre en la Plaza España.

- Pa’ encorrer bicicletas, porque coches... Pocos había en esa época.

- ¿Tú te acuerdas de los gachógenos?

- Ahí en la estación estaban los depósitos que venían de...

- No, no... Yo no digo los gasógenos, digo los gachógenos...

- ¿Los gachógenos?

- Unas bicis con un carrico de dos asientos, que se ponían al lado del Ambos Mundos.

- No me acuerdo...

- Sí, hombre... Y la gente tenía una mala idea... Se montaban dos gordos que casi no cabían en los asientos y decían: "A las Delicias". Y subía el otro por la cuesta del paso a nivel echando los bofes... 

 

 

Una señora y un señor

– A mí, eso, me sentó fatal.

– Lo de la boda.

– Sí, eso. Me sentó fatal, la verdad.

– Es que se están pasando, no sé qué se han creído.

– A ver qué necesidad tenían ahora de tener dos críos.

– ¡O dos perros!

– O dos perros, eso.

– ¡A ver si se creen que vamos a estar nosotros pagando todos sus caprichos!

– Pues, eso.

 

 

06/09/2012 13:34 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora muy irritada

- "Un calor histórico, un calor histórico..." ¡Siempre ha sido histórico el calor!

 

 

03/09/2012 17:49 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos ancianas

– Está todo...

– Mal, muy mal, no sé donde vamos a llegar...

– Y que no tiene arreglo, ¿eh?

– Aquí, hasta que no se empiecen a quemar bancos...

– Pero, con los banqueros dentro.

– ¡Jajaja!

 

 

04/08/2012 09:48 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres jubiladas

- Oye, que los bancos españoles eran los que más beneficios tenían de todo el mundo...

- Eso decían.

- ¿Y el banco de España?

- Eso... ¿Qué?

 

 

23/07/2012 18:20 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

- ¡Ah, mire, se va por ahí porque se ha separado de la acera!

- Es verdad... Bueno, pues, mejor.

- No sé si seguir hasta San Nicolás y luego volverme a coger el 35 en la Plaza del Pilar...

- ¿En la Plaza del Pilar?

- En la Plaza del Pilar, sí, señora... En la entrada de la calle San Gil, donde está la marquesina esa. Allí coges el 35 y te deja en la Avenida Valencia.

- ¡Maña!

- Ahí lo cojo yo.

- Ya, ya...

- Me parece que voy a hacer eso...

- O sea, que se baja allí y luego cogerá el 35 en la Plaza del Pilar.

- Sí, señora, eso mismo... Ahí, donde la marquesina, se coge ahí y te deja en la Avenida Valencia.

- Claro, claro...

 

 

23/07/2012 18:18 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor joven

- Eso se arregla muy fácil: Se juntan mil tíos, entran al despacho y le dicen al menda: "Lárgate de aquí que estás despedido". "Oiga, pero, pero..." "Ni pero ni hostias. A la puta calle que estás despedido". Unos cuantos así y ya verías...

 

 

20/07/2012 14:13 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres señoras llenas de rosetones

- ¡Mira!

- ¡Chica...!

- ¡Mira, mira, mira, mira...!

- Estamos todas atemorizadas, ¿eh?

- ¿Has visto cómo voy?

- ¡Oye, como vamos todas!

- De la Expo, que me voy a andar por la noche con mi marido, de nueve a diez y cuarto o más, y nos asan.

- Ya veo, ya...

- Mira, yo...

 

 

19/07/2012 16:44 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y su móvil (Oído por Nines Nin)

 

- No, mamá, no es lo mismo...
- ...
- No, no es lo mismo, él dice las cosas con maldad.
- ...
- No, no, no es lo mismo... A ella le ha dado un derrame cerebral, no es lo mismo...

 

17/07/2012 18:01 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

- ¡Hola!

- ¡Chica, ¿qué hay?!

- Me ha parecido verte antes, cuando bajabas a las cuatro.

- ¿A las cuatro? No.

- Pues, oye, hay una que lleva el pelo igual que tú. 

- Pues no era yo.

- Pues, la he visto, con el pelo igual, igual que tú, y digo: "Mira, la María". Pero luego ya he visto que no eras tú.

 

 

13/07/2012 11:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jubilados

- Decía Pascual...

- Pobre Pascual...

- El pobrecico Pascual... Decía: El que pa'l 2000 no se haya vuelto loco, hará el ridículo.

 

 

13/07/2012 11:08 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven y un joven

- Qué conjuntao vas...

- Para ti, pero como no sabes apreciarlo, me dejaré de tanta hostia.

 

 

Una abuela a su nieto, mientras suena el "Bendita y alabada"

- No, hijo mío, que sólo se oyen, que no se ven.

 

 

16/06/2012 12:14 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un niño, tras visitar el mercadillo medieval

- Hemos tenido la inmensa suerte del mundo de no haber vivido en la Edad Media.

 

 

16/06/2012 12:13 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven

- Hay que ser muy hombre para subir en el ascensor y no mirarte al espejo.

 

 

16/06/2012 12:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Oído en el bus

Los actores Laura Gómez-Lacueva, Gema Cruz, David Ardid, Alfonso Pablo, el director Alberto Castrillo y yo mismo como autor, estamos intentando convertir mis conversaciones oídas en el autobús en una obra de teatro que se estrenará el próximo otoño. 

Enterado Heraldo de Aragón, esta mañana nos ha reunido para hacernos una entrevista. Como, de momento, la obra se llama "El 34, Delicias-Cementerio", hemos quedado en el inicio de dicha línea para hacernos la foto correspondiente. No había nadie en la parada. Ha subido el fotógrafo al autobús, le ha explicado al conductor lo que queríamos hacer y le ha pedido permiso para hacernos la foto sentados en el interior. El conductor le ha dicho que no y hemos tenido que fotografiarnos en la acera, con el autobús de fondo. 

Ahora que lo pienso, si hubiésemos pagado el billete, seguro que podríamos haber hecho la foto sin más explicaciones. Pero, con nuestro presupuesto, ¿cómo nos íbamos a permitir semejante gasto?

 

 

Una joven con su móvil

- Digo, sí, esto es una casa, una casa japonesa y dice, "¿Pero qué cojones de casa japonesa? ¿No ves aquí la cara y aquí una falda?" y digo, pues, sí.

 

 

 

11/06/2012 23:12 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven con su móvil

- ¿Te ha llamado Sebas? ¿No tenías una llamada suya? ¡Claro! He visto que me había llamado y he dicho, "pues, no lo cojo", oye, que estos sólo cuentan con nosotras para las juergas, para nada más. Oye, pues, ¡no me da la gana! A ver...

Oye, que no tengo ganas de aguantar su rayada de conversación, que lo aguante su novia, si quiere, que para eso la tiene, que ya me veo allí aguantando sus neuras... Oye, si la gente quiere contar sus neuras, que se compre un psiquiatra, eso es lo que tienen que hacer, comprarse un psiquiatra y a mí dejarme en paz, ¡no te jode!

 

 

11/06/2012 16:52 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven a un joven

- A mí me encantan los ginecólogos.

 

 

28/05/2012 23:17 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor y su móvil

– ¡Que sí, que sí, que tienes toda la razón, toda la razón, desgraciao!!!

 

 

17/05/2012 09:21 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

– ¿Sabes a quién vi ayer?

– ...

– A Sonia.

– ¡Ah!

– Ya sabes que Pedro y ella se separaron, ¿no?

– Ya lo sé, ya... Normal que se separaran, si estaba claro que eran completamente incompatibles. Y Pedro... es que es idiota, es lo único que se me ocurre decir de ese chico, la verdad. Que es idiota. Coño, si me ves a mí salir corriendo, ¿a qué te metes? ¿A qué te metes, coño? Normal que se separaran.

 

 

13/05/2012 10:34 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Los hijos del señor de la entrada de abajo

– ¡Mira, ese es el bar de las tapas! Cada día ponen las tapas a un euro y las ensaladas, a dos. Cada día.

– ¿Y hoy?

– No, hoy, a precio normal.

– ¡Oye, pues podríamos haber venido ayer y habernos echado siete u ocho tapas entre pecho y espalda!

– Es que no era hora de tapas.

– ¡Bah! ¡Yo, a cualquier hora me como treinta y una tapas y me quedo tan ancho!

 

 

06/05/2012 22:49 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor con su familia, en la parada

– ¡Mira cuántos autobuses paran aquí! El 32, el 33, el 38, el 51, el 52, el... ¡Ah, para, que dice "diurnos"! Se conoce que estos van de otra onda... ¡Ah, y estos son los nocturnos! Aún no me he subido en un nocturno. Hombre, si vas resacoso no está mal, ¿eh?

– ¿Tú sabes lo que tardan y la vuelta que dan? Coges uno aquí y te lleva por las Fuentes, San José... a Torrero. Te cuesta una hora. Lo mismo que andando.

– Si, pero si vas pedo... Oye, te echas a dormir y te despiertas en Torrero y todo eso que llevas por delante.

– ¡Eso, si vas a Torrero, que como te despiertes en Torrero y vayas a otro sitio...!

 

 

 

 

06/05/2012 22:45 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

(Escucha intermitente)

– A ver si hay alguien que le diga a la Merkel: "¡Oye, maja, ya está bien, ya vale, que estás asfixiando a la humanidad, a la humanidad entera!"

– Ya le digo, en cuanto nombren al nuevo, yo, en mi casa, ya se ha visto la 1. ¿Qué necesidad tengo yo de aguantar a semejantes sinvergüenzas? ¡Nada, ni hablar, que no pienso verla, no señor!

– ¿Esa, qué? ¡Poner cuatro plantas y largarse a Madrid! Eso es todo. Y cómo nos puso luego a los aragoneses, que nos insultó todo lo que quiso. Mire, fíjese que caridad tiene esa señora, que tiene una hermana en una residencia en Cariñena y en siete años no ha ido a verla ni un día. ¡Ni un día! ¡Nada! Pues, si eso lo hace con una hermana, imagínese lo que hará con los demás. Un día la vi, que iba con los escoltas y toda la pera, y le dije: "Mire, mañana precisamente tengo que ir a la residencia en la que está su hermana... Si quiere algo para ella..." Y me dijo: "¡No, señora, no, nada!" Oiga, así me lo dijo, que digo: "Anda que, menuda humanidad tiene ésta..."

 

 

 

Dos ancianas

– ¡¿Qué tal?! ¡Cuánto tiempo sin verte!

– Ya hacía tiempo, ya...

– Es que como no voy por allí...

– Ya, yo también he dejado de ir, no te creas.

– ¿Ya no vas por la estación?

– Nada. Tuve una enganchada con la... espera, ¿cómo se llama?

– ¿Quién?

– La... la... ¡La Flora! ¿La conoces?

– Un poco... Y, ¿qué pasó, pues?

– Que no me dejó jugar.

– ¡Toma! ¿Y eso?

– Yo qué sé. Llego un día, me siento a la mesa y me dice: "Tú no juegas". Y digo: "¿Por qué?" Y dice: "Porque lo digo yo. Tú no juegas".

– ¡No te fastidia! ¿Y quién es ella para decir...?

– Oye, me levanté, me fui y ya no he vuelto más.

– A mí me pasó lo mismo con la Gabriela.

– ¿Tampoco te dejó jugar?

– Bueno... más o menos...

 

 

Un señor mayor solo

- Pero, ¿cuantisma gente baja aquí? ¡Uh...! ¿Es posible? ¡Qué de personal, no me lo puedo creer que baje aquí tanta gente! ¡Hala, más todavía! 

Un poco más tarde.

- ¡Para, quieto, león, que no te toca pasar a ti, que está el semáforo pa' los otros! ¡Chico... no corras tanto! ¡Ma, qué marcha lleva! Que irá justo de hora... Qué manera de correr...

 

 

26/03/2012 00:12 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras en el tranvía

- ¡Ay, chica! Estos asientos... ¡Que me voy pa'lante!

- Exagerada... Yo no me voy.

- Porque vas cara a la marcha pero, de espaldas... te vas, te vas.

 - Bueno...

- ¡Qué bancos más majos!

- ¿No los habías visto?

- No... Qué butaquicas más majas...

 - Bueno...

- Mira, ¿te acuerdas?

- ¡Ah, sí!

- La cafetería, ¿te acuerdas?

- Sí, sí, que estuvimos ahí...

- Ahora estaba cerrada. No sé si estarán de fiesta o habrán cerrado.

- No sé...

- La avenida Goya. ¡Madre, de como estaba...! La primera vez que la veo así, sin nada, tan despejada... ¡Qué maja!

- Claro, casi no pasamos por aquí.

- Cuando están de obras es horroroso, como pasa ahora con lo del tranvía, pero cuando lo acaban... Pues, que queda con más fundamento que antes. Mira los jardines, que alineadicos y que bien...

 

 

26/03/2012 00:08 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven a una joven

– Pero, ¿qué dices? ¡Pero si no tiene pecho! ¿Tú te has fijado? Pero si tiene un agujero en medio con los pezones que le salen disparados en ángulo recto, que parecen un radar de fragata...

 

 

12/03/2012 09:46 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven y un joven

Once de la noche. Una joven sube llorando al autobús. Un joven la despide diciendo:

– Sólo te pido que no me lo reproches.

 

 

28/02/2012 23:31 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven latino y un joven autóctono

– Te gusto la película, ¿eh?

– Sí...

– Empezó bien pero fue decrechendo, decrechendo, decrechendo...

– Digo sí, pero sí de cojón.

– Ya, ya... Yo me quedé a ver como terminaba aquello...

– Ah, yo me fui.

– Hombre, es que casi que lo más interesante de una película es el final.

– ¡Bah!

– Qué pena el Zaragoza, ¿verdad?

– Una mierda.

– Es que como siga así, va a desaparecer.

– A mí me da igual. También soy del Rayo.

– ¡Pero no es eso! ¡Un equipo con tanta historia, con...

 

 

 

07/02/2012 12:48 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un niño y su padre

– Papá, ¿te cuento un chiste?

– Venga, cuéntamelo.

– Mira, va... va un... no, van dos borrachos y se encuentran...

– Ah, ya... Van dos borrachos por la calle y se encuentran un espejo retrovisor y se mira uno y dice: "esa cara me suena" y lo mira el otro y dice: "¡Anda, si soy yo!" ¿Es ese?

– ...

 

 

06/02/2012 10:30 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– Se conoce que le han dicho que es mejor que vaya acompañado pero, vamos, que no será nada...

– Ya... que siempre lo dicen cuando tienes que hacerte una prueba de esas.

– Pero, que no es nada más que por si acaso te mareas un poquico o algo... Pues, bueno, lo tenías que haber oído, que parecía que lo iban a matar... ¡Un drama!

– ¡Qué poco ha pasado ese!

– ¿Ese?, ¡Nada! Ese no ha pasado nada de nada.

– De todas formas, los hombres, vamos, todos no, pero muchos, se ahogan en un vaso de agua, ¿eh?

– Que sí, que sí... Tenías que haberle oído... ¡unas angustias! Que yo le dije: Oye, te acompaño, pero ya vale. Ya le dije: Tú hasta ahora me has minusvalorado, has tenido una venda en los ojos porque todavía estás enamorado de tu ex y me has tenido ninguneada... Así se lo dije.

– ¿Aún sigue así?

– ¡Ahí sigue! Ahora parece que se ha desengañao un poco con esto, pero... El muy idiota, con todo lo que le han sacao, que le han dejao seco, y aún sigue como un idiota. Dice que era por el chico. ¡Pues, oye, ahora ya no está el chico y sigue...!

– ¿Y ahora qué ha sido?

– Nada, que se conoce que no había pagado el teléfono y se lo habían cortao.

– Ya.

– Y él, pues, eso, a ponerlas...

– ¡Que se joda, oye, que se joda! ¡Por idiota!

 

 

Una señora con sus amigas

– Mi hermano es un chulo y un imbécil, un prepotente y un gilipollas. Así lo hicieron mis padres. Mi madre, como una gilipollas, "¡Ay mi chico, ay mi chico!", pues, mira, ahí tienes a tu chico, que cuando se enteró de que había vendido la casa de Pedro Cerbuna... eso sí que lo llevó mal, se quedó... con lo que costó esa casa, que el muy gilipollas, encima, la malvendió, con lo que había costado, con los esfuerzos que costó... Y mi padre, por querer realizarse en él, que hiciera las cosas que él no había podido hacer, pues, lo mismo. Bueno, pues vino de crecido...

– Crecido pero desagradable.

– Muy desagradable. Ahora, que mira, eso que le tengo que agradecer, que así no me costó nada decirle "Ya te puedes ir a donde has pasado estos veinte años, que nosotros no te necesitamos para nada". Me lo puso muy fácil, la verdad.

 

 

26/01/2012 20:06 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una monja y su móvil

 – ¡Menuda cena! ¡A las diez y media salíamos de casa de la Encarnita!

 

 

Un joven y una joven

– ¿Qué era, como un mercadona o así?

– Algo así. Pues dice que ya lo ha hecho varias veces, ¿eh? Que entran a robar, sale el tío zumbando, baja la persiana y deja al ladrón encerrado hasta que llega la policía.

– ¡Hostia!

– No sé cuántas veces lo ha hecho, se conoce que allí entran mucho, ¿sabes?

– ¡Hostia que huevos! A mí, el otro día, me entraron las gitanas, tío, ¡que se cargaron un carro entero!

– ¿Un carro?

– ¡Un carro se habían cargado! Que me le encaré a la que lo llevaba y se me puso chulica. Se me puso chulica pero luego ya empezó a decirme "que no tengo dinero", que esto y lo otro y yo le dije: "Mira, las chuches para los críos, no me importa, que los ganchitos y eso no cuesta nada, pero, tía, que yo aquí gano 300 euros y no me van a descontar de mi sueldo las botellas que te lleves para montarte una farra, no sé si me entiendes..."

– ¿Y qué hizo, pagó?

– No, dejó el carro. Y estaba mi compañera acojonada, que yo dije "¡Tía, ya podías haberme echado una mano, que he pasado un rato...!" Otro día con un italiano. Ya sería cincuentón.

– ¿También a robar?

– No, ese iba cocido y empezó a montar bronca... Se nos tiraba encima del mostrador, empezó a romper cosas... Yo llamé a la policía y vinieron y lo sacaron. Pero luego volvió a entrar y, claro, ¿qué iba a decirle la policía? Así que pasé al del bar de al lado, que siempre nos ha dicho que si nos pasaba algo le llamásemos, y le dijo: "Mira, tío, ya te puedes largar porque yo no voy a llamar a la poli, yo te pego una paliza ahora mismo".

 

 

 

17/01/2012 19:00 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– ¿Tú sabías que en el tranvía hay cámaras que graban todo?

– No... No sabía.

– Pues, sí, hija. Para ver quién pasa la tarjeta, se conoce.

– Estamos vigiladas por todos los lados.

– Yo, desde luego, ya lo he dicho: No me vuelvo a subir al tranvía sin maquillar. Oye, que nunca se sabe quién te puede ver.

 

27/12/2011 13:27 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una niña, su padre y un conocido

– ¿Qué, ya has ido a ver el belén de la Plaza del Pilar?

– Ya ha ido, ya.

– ¡Vaya aburrimiento, todos los años igual!

– No, cariño...

– ¡Todos los años es lo mismo!

– Pero, cariño, siempre hay algo nuevo...

– ¿El qué?

– Pues, por ejemplo, este año había agua, que el año pasado no había.

– ¡Sí que había! ¡El año pasado también había agua!

– Pero este año hay una balsa más, hay una balsa nueva.

– ¿Y las figuras? ¡Todos los años las mismas figuras! ¡Podían comprar alguna nueva!

– Hija mía, que estamos en crisis...

– Vaya aburrimiento...

 

 

27/12/2011 13:25 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

– Regálale unas flores.

– No me gusta regalar flores. Me parece un poco chauvinista.

– ¿Qué es eso de chauvinista?

– ¡Una gilipollada! Algo así...

 

 

23/12/2011 15:40 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

No oído

Una señora va leyendo un libro titulado Serenidad mental, da unas cabezadas y se duerme. Le pasa como diez o doce veces en el trayecto de los Enlaces a la Aljafería.

 

 

Un señor y el conductor

– Perdone, para ir al Mercado, ¿en qué parada me tengo que bajar?

– En la tercera.

– O sea, en esta no, en la otra.

– No, desde aquí, le faltan tres.

– ¡Ah! O sea...

– En la tercera a partir de aquí.

– Ya, ya... En la que viene, no, en la otra, tampoco, en la otra.

– Eso es.

– Vale, gracias.

(Imaginen en qué parada se bajó el buen señor.)

 

 

 

21/12/2011 11:29 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una anciana y otras pasajeras

– Espere un momento... No cierre... (La anciana se toma su tiempo para llegar a la salida) ¡¡¡Espere, espere!!! ¡¡¡¿No me ha oído que le he dicho que espere?!!! ¡¡¡Que casi me chafa con la puerta!!! ¡¡¡Abra la puerta, imbécil!!!

– ¡Hala...!

– ¡Encima!

– Chica, chica...

– Encima. ¡Qué barbaridad!

– Si es que se ha levantado cuando ya estaba parado el autobús. ¿Usted ha visto cuándo se ha levantado?

– Que se hubiera levantado un poquico antes...

– ¡Bien! Esperan siempre al último momento.

– Los ancianos, ya se sabe.

– Si es que van que se creen que tienen la ley bajo el brazo.

– Los ancianos, es que van llevándose todo por delante.

– ¿Y cuándo cruzan por donde les da la gana y si les pitan se ponen que pa' qué?

– Sí, señora, sí. Que cruzan por donde quieren y como les pite un coche, encima se cabrean.

– Que se creen que tienen la ley bajo el brazo, ya le digo.

– Menudo genio tienen. Cualquiera les dice nada...

– Te dan con la gayata que llevan...

– Sí, señora, sí... No sé qué prisa tienen. Cuando ya podían ir tan tranquilos, a su edad, que tienen todo el tiempo para tomárselo con calma...

– Parece que se les acaba el tiempo...

 

 

30/11/2011 17:33 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– En ese pasaje le robaron a la tía Isabel.

– ¿Ahí?

– En el pasaje. Cien euros.

– ¿Cien euros?

– Cien euros. Entró, había uno a la entrada y le dijo: "Me dé todo lo que lleva". Y le dio los cien euros. Luego, a la salida, había otro que le dijo: "Me dé todo lo que lleva", y le dijo la tía: "Pídeselo al del otro lado que se lo ha quedado todo él".

– Si es que ese pasaje...

– En este barrio, con la gente que vive por aquí...

– Por aquí y por todos los sitios, ¿eh?

– Pues, eso.

 

25/11/2011 16:55 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– ¿Qué te crees que me pasó ayer?

– Cualquier cosa.

– Bueno, fuimos a la ortopedia a buscar apósitos para mi marido, que te acuerdas que le operaron de las dos hernias...

– Sí, sí, que me acuerdo...

– Bueno, pues estábamos mirando tamaños, que si este será muy grande, que decía mi marido, que si era muy grande... Total, que se acerca el dependiente y nos dice, "¿Les puedo ayudar en algo?", y le digo: "Que no sabemos si estos apósitos serán muy grandes..." y nos dice: "¿Para qué los quieren?", y le digo: "Es que han operado a mi marido de las hernias y..." y va y dice: "Ah, de eso sé mucho" y veo que empieza a desabrocharse el cinturón, que se baja la cremallera... ¡Oye, pues que nos enseñó las dos cicatrices que llevaba de que también le habían operado a él!

– ¡No me digas!

– Allí estábamos los dos, viendo las cicatrices del buen señor... ¿Tú crees que es normal?

– ¿Y tú marido qué hizo? No se bajaría también los pantalones para comparar...

– ¡Qué dices! Con lo pudoroso que es mi marido. Pues no decía nada, claro... Allí estábamos los dos como dos pasmarotes. Pero, vamos, que no lo veo muy normal... Oye, pues el hombre, más tranquilo que para qué, enseñándonos las ingles.

– Qué cosas...

– Desde luego, la gente te enseña las ingles con una tranquilidad que no es normal, la verdad.

 

 

Dos señoras

– Pero, ¿le pegó?

– Ya le ha pegado varias palizas.

– Pero esa noche...

– Mira, cuando Dani va medio borracho tiene mucha más fuerza que Patri y además sabe pegar mejor. Patri no sabe pegar así, es más tonto, ¿sabes? 

 

 

03/11/2011 18:22 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

tres señores

– ... y les preguntaron por Servet y Ramón y Cajal y no sabían quienes eran.

– Ramón y Cajal vivió hace 500 años, ¿no?

– ¡No, hombre, Cajal es de mil ochocientos y pico! El que nació hace más fue Servet.

– Cajal es el inventor de la armónica.

– No digas tontadas... Entonces, ¿cuándo vivió Servet?

– Pues, eso, hace 500 años o más.

– Cajal es el inventor de la armónica.

– O sea, que no sabían nada.

– Nada. Ni los habían oído nombrar.

– El inventor de la armónica: Santiago Armón y Cajal.

– Jajaja. Con éste es que no se puede. Siempre te la tiene que meter.

– Doblada.

 

 

03/11/2011 13:59 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un matrimonio y otra señora

– ¿Llevas reloj?

– ¿Reloj, yo? ¿Pa' qué voy a llevar reloj?

– ¿Pa' qué va ser?

– ¿Pa' qué voy a llevar reloj si no tengo qu'ir a trabajar? ¿Y pa' qué quieres saber si llevo reloj?

– Toma, pa' saber la hora.

– ¿No llevas tú reloj o qué?

– No, no llevo porque...

– Señora, las siete y media.

– ¡Ay, gracias! Es que como lo tengo pequeño, sabe, no lo veo. Y pa' no velo, ¿pa' qué voy a llevalo?

– Ya, ya...

– Yo, por no llevar no llevo ni el anillo de casao. Me lo pusieron en la boda y antes de salir de la iglesia, ya me lo había quitao.

– ¡Hala!

– Que todo me molesta, que no aguanto nada. Mi mujer lo lleva, como no lo llevo yo...

 

 

26/10/2011 11:29 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora de aquí y otra señora de China

- ¿Qué tal?

- Bien... Jijiji...

- ¿Vienes de trabajar?

- De compral. Costilla.

- ¡Ah, costilla!

- Costilla barata. 1,30. Barata. Jijiji.

- Sí, sí, barata...

- Para tallarines. Cocida. Tallarines.

- Estará bueno.

- Lápido, ¿sabes? Ahora, tallarines. Cena, aloz. Lápido.

- Oye. ¿Tienes bolsos en tienda?

- ¿Cómo?

- ¡Bolsos! ¡Así, bolsos!

- No, ahora, no.

- ¡Ah! Antes tenías.

- Antes... Ahora, no.

- Qué tienes... Botas.

- No, no botas.

- ¿Tampoco botas? ¿Qué tienes, pues?

- Ahora ya celada. Tienda celada.

- ¿Que has cerrado?

- Solo bal malido.

- ¡Ah! Me lo dijo mi chico. ¿Sabes quién ha abierto un bar debajo de casa? La Pepa, la china. Me lo dijo así para que lo entendiera, ¿sabes?

- Ya, ya.

- Mi abuela, la madre de mi mama, vivía enfrente del bar.

- ¡Ah!

- Sí. Muchos años. Ahora, ya muerta; casa, vendida.

- ¡Ah!

- Pero, vivió muchos años. Enfrente. Mal día hoy, ¿eh?

- ¿Cómo?

- Lloviendo. Oscuro.

- En China, siemple así.

- ¿Sí, eh? ¿Y cierzo?

- ¿?

- Cierzo, viento, frío.

- Ah, sí, frío. Sí, frío.

- Mi marido... no sé si se mojará hoy o no se mojará. No sé. Bueno... no creo que se moje, hoy estará bajo tierra.

- Ah.

- Yo, mañana, en oficina, más trabajo.

- ¿Sí?

- Todo pisadas. No hay alfombras. Chabisque...

- ¡Ah, sucio! ¡Sí, sí! Jijiji.

- Ahora dejaré esto en el bar de la parada y a comprar pan. Mi marido viene a comer a las dos pero a las doce y media tengo que recoger a mi hija en el cole, ¿sabes?

 

24/10/2011 11:53 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos ancianas

– ¿El día que se casó la duquesa?

– ¡Sí, ese mismo día! ¿Te acuerdas que había chocolatada en el Centro?

– Chica, ya no me acuerdo...

– Bueno, que había chocolatada en el Centro. Y la Mary, que ya la conoces como es, convenció a Teresa y su marido para que se disfrazaran de novios y, cuando estábamos con el chocolate, salen del brazo con sus pelucas y todo y empieza la Mary: ¡Ya se han casao, ya se han casao...! ¡Mira, se armó una!

– ¡Qué ocurrencia, ¿no?!

– Bueno, bueno... todos allí cantando y los novios saludando... ¡qué risa!

– Os lo pasaríais...

– Pero, calla, que lo mejor fue que la Rosario, la tía de Romualdo...

– El marido de Teresa.

– Eso es, ¡el novio!, pues, como te digo, llega su tía, se le abraza llorando y dice: ¡Ay, hijo mío, nunca me habría imaginado que te casarías con una duquesa!

– Pero lo diría en broma.

– ¡Qué en broma, si lloraba de la emoción y todo!

– Ay, chica, como estamos...

– ¡Y el novio acabó llorando también!

– No me digas...

– Como una Magdalena.

– Chica, chica...

 

 

 

19/10/2011 18:22 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

El revisor, el conductor, una señora y otros pasajeros

El revisor, desde la calle - ¡Tira por la Avenida Soria!

El conductor - ¡¿Por dónde?!

El revisor - ¡Por la nueva, la que va paralela a la Avenida Navarra!

El conductor - ¡Vale!

Una señora - ¡Pero, bueno! ¡¿Será posible?! ¡¿Ahora por dónde me llevan?!

El conductor - ¡Señora, que está cortado!

Otro pasajero - No se preocupe, señora, que volvemos a salir a la Avenida Madrid.

La señora - ¡Ya, ya, ¿Y a mí qué?!

Otra pasajera - ¿Dónde va usted, pues?

La señora - Yo, yo... ¡En la siguiente me tenía que bajar!

El conductor, parado en un semáforo - ¿Quiere bajarse aquí?

La señora - ¡Si es que... ¿Ahora dónde me bajo?!

El conductor abre la puerta - ¿Quiere bajarse aquí?

La señora - ¡Por favor, ¿me puede abrir?!

El conductor - ¿Otra vez?

Otra pasajera - ¡Señora, que tiene la puerta abierta!

La señora - ¡Ay, gracias, gracias! Perdone...

Otro pasajero - ¡Ay, señor...!

 

 

 

12/10/2011 13:50 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor mayor y una señora mayor

– ¡Ah, me había parecido que era de otra cosa la bolsa!

– Mira...

– Ya, ya, que me había parecido que era otra cosa.

– Pues, no.

– ¿Sabes qué me había parecido?

– No.

– ¡Que era de la farmacia!

– No, hoy, no. ¡Jijijiji!

– ¡Mejor!

– Pues, sí, mucho mejor.

– De ese sitio, cuanto más lejos, mejor.

– Pues, sí.

– Que todo lo que te den allí, malo.

– Malo, malo.

– Pues, eso.

 

 

22/09/2011 01:09 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor mayor y una joven

– Estuve un año hablándole un poco por la noche y luego, ya... Pues eso, diez años llevamos sin hablarnos.

– ¿Diez años?

– Diez años llevamos. Que digo yo... como nos descuidemos, nos pasamos cincuenta años sin hablarnos. Porque no llegaremos que si no, nos pasábamos cincuenta años sin hablarnos.

– ...

– Por eso no me gusta enfadarme, que es que a mí no me gusta enfadarme, ya te digo... por eso, porque nunca me enfado pero, cuando me enfado, es ya para toda la vida. Por eso no quiero enfadarme y si me enfado, es obligao, porque no me queda otra.

 

 

20/09/2011 18:26 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven y su móvil

– Ring...

– ¿Qué fue?

– ...

– Apurando por los Enlaces.

– ...

– ¿Qué te dijeron?

– ...

– A las diez y doce, se supone.

– ...

– ...Ya me dirás... ¡Me compras la tortilla, porfa, ya, ¿vale?, ciao!

 

 

Varios viajeros

– ¡Puerta!

– ¡¿Puede abrir la puerta, por favor?!

– ¡¡¡La puerta, coño, ¿no lo has oído o qué?!!!

– Joder, ¿no veis que este hombre está muy trabajao? Que el otro, también, podía haberse preparado antes... Que este hombre está trabajando, coño, que no se está tocando los cojones, que está trabajando, a ver si os enteráis...

 

 

25/08/2011 00:06 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y un anciano en la parada

– ¡Chica...!

– Hombre, Manolo...

– ¿Ya habéis abierto eso o qué?

– Pero, Manolo, si estuviste ayer...

– Ya lo sé, maña, ya lo sé...

– Oye, que te tengo que dejar que me espera el médico.

– Escucha un momento, que a ti te espera el médico pero a mí, no.

 

 

22/08/2011 23:30 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora a otra

(Escucha intermitente)

– ¡No, a mí no me interesa casarme que pierdo la pensión! No, no, no me casaré porque ya cobro poco y si encima me lo quitan... Lo que hace falta es tener trabajo y ganas de trabajar, eso es lo más importante.

– Si hubiera seguido en la marina mercante... pero como se cambió a lo otro, pues me queda esta mierda de pensión que tengo. Nunca sabes lo que puede pasar, ¿verdad? Si lo pudiéramos saber... Te haces cuentas y... 

– Cuando nos conocimos, él tenía 26 y yo 46... No, si es muy guapico de cara y muy buena persona, es majísimo... Yo, con sus tíos y eso bien, pero con su familia... Bueno, ya sabes: yo tengo mi nieta y mis dos hijas y mi madre, pues, ya está. Ya llevamos nueve años, ellos sabrán...

– No, yo sigo, que me bajo en los Enlaces. Hala, pues...

 

 

 

03/08/2011 10:26 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

La misma señora de antes y su móvil

– ¿Qué pasa?

– ...

– ¿Te pasa algo o qué?

– ...

– ¡Ay, maña!

– ...

– ¡Jolines!

– ...

– ¿Y eso?

– ...

– Pues, vaya...

– ...

– ¿Y la cría, cómo está? ¿Le has cambiado el pañal?

– ...

– Ya...

– ...

– No, ahora vengo del Picarral. Ya me he hecho la escalera, el patio, el ascensor y digo ya basta, a la mierda...

– ...

– Ahora tenía que estar saliendo, pero, oye, que me canso...

– ...

– Ahora voy al barrio Oliver, que tengo que hacer allí lo otro...

– ...

– Aquarius es lo que tienes que tomar, Aquarius...

– ...

– Hala, adiós.

 

 

 

03/08/2011 10:24 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora joven y un señor joven

– ¿Tú me has visto a mí algunas ganas o interés?

– No.

- Pues, eso. Está claro, ¿no?

 

 

29/07/2011 17:27 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un niño jugando

– ¡Teha teha teha teha teha... Boinggg... Guash! ¡Bruuuummmm ñiha ñiha ñiha! ¡¡¡Grinjjjj!!! ¡Grochagrochagrocha! ¡¡¡Yamg crhiiiissss Kuuuug!!! ¡Brommmg emmmmmm emmmmm emmmmmm! ¡¡¡Pagf!!!

 

 

23/07/2011 12:56 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres señoras

– Es de horror... 

– ¿Qué hace, pues?

– Que se arranca las uñas de los pies.

– ¿Que se arranca las uñas de los pies?

– Con los dientes.

– ¿Que se arranca las uñas de los pies con los dientes? ¿Y cómo llega?

– ¡Huy que si llega, ya lo creo que llega!

– Yo la he visto en la piscina y es...

– Un horror, ya te digo...

 

 

22/07/2011 11:41 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– ¡Ah, usted va a la plaza de las alcahuetas!

– Bueno, eso me suena...

– Al final de Las Fuentes, la plaza de las alcahuetas. Yo toda la vida lo he oído así.

– Pero tendrá otro nombre...

– Oiga, toda la vida he oído la plaza de las alcahuetas, 24 años que llevo y cinco años más... Pero, sí, tiene otro nombre, no me acuerdo ahora cual...

– Será el nombre oficial, claro.

– No sé. La plaza de las alcahuetas y otra cosa que le dicen...

– Mujer, en el callejero no va a aparecer como la plaza de las alcahuetas, pondrá otra cosa...

– Pues yo toda la vida la he oído llamar así, ya le digo.

– Pero el nombre oficial no será ese.

– No sé. Tiene otro nombre pero, para mí, la plaza de las alcahuetas, de toda la vida.

 

 

 

17/07/2011 19:22 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Varias jovencitas con "piercings"

– Es muy chulo. ¿Te dolió?

– Más me dolió el pinchazo de la anestesia.

– ¿Te pincharon?

– A mí me lo hicieron con spray y hielo...

– A mí, no, a mí me pincharon.

– ¿Y qué tal con hielo?

– Guay, tía. Ni me enteré. Bueno, noté como cuando atraviesas el pollo crudo, ¿sabes?

– ¡Puag!

– ¿Qué pasa? A mí me gusta. Notas una cosa así...

 

 

15/07/2011 18:07 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora que se despide de un señor amigo suyo

– Bueno, yo me bajo aquí. ¡Adiós, chorrete!

 

 

04/07/2011 10:11 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras jóvenes con un señor que no habla y otro señor mayor

– ¡Te mandaba a tomar pol culo!

– ¡Jajaja!

– Ya querrías tú tener la fuerza que tengo yo, ya te gustaría ser tan fuerte como soy yo... Cuando me operaron, yo sola me lo pasé todo, que a mí no me cuidó nadie. Como mejor se está, sola, sin nadie que te moleste. Yo es como mejor estoy. Ya te digo, ya te gustaría a ti ser tan fuerte como yo...

– Y ya querrías tú tener mis años.

– Te crees que eso es todo, ¿no? A estas, una persona de 70 años ya les parece que tiene que estar en la tumba. Pues, no señor, ahora una persona de 70 es muy joven, a ver si te enteras. Perdone, ¿qué años tiene usted? Si no le importa...

– 84 y vivo solo.

– ¿84? ¡Madre mía! ¿Has oído? Este señor tiene 84 años y mira como está. Y tú que tienes 70 parece que tienes 90. Claro, es cuestión de cuidarse, este señor se habrá cuidado...

– Llevo 20 años haciéndome la comida yo mismo.

– ¿Se hace la comida usted? ¡Y con 84 años! ¿Y tú? Antes he tenido que gritarle porque salía de casa con la chaquetilla del pijama en lugar de la camisa.

– Y la bragueta abierta.

– Y la bragueta abierta. ¿Es para gritarle o no? Semejante dejadez... Para conservarse joven hay que arreglarse y ser un poco más presumido. A mí me gusta vivir sola. No tienes que aguantar a nadie y es lo mejor. Ahora vivo con mi padre porque está mal.

– Ah, que está enfermo...

– De la cabeza, con depresión.

– Mujer, entonces es normal que...

– La depresión, como cualquier otra enfermedad: tiene que poner de su parte para curarse, si no...

 

 

 

04/07/2011 10:01 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– ¿Ya has mirado eso o qué?

– Sí, ya han venido a verlo.

– ¿Y qué?

– Ya me lo han arreglado.

– La cinta, ¿no?

– No, la varilla, que como son de plástico, que son de obra...

– Pues, mira, yo pensaba que sería la cinta.

– No, ya me ha dicho que la cinta estaba bien, que era la varilla, que tienen un tope... y, ya te digo, que como son de plástico, con estos calores...

– ¿Y todas son de plástico?

– Todas, todas de obra. Menos mal que no le ha pasado a la del salón, porque con el tamaño que tiene, que llega de aquí a aquí...

– Es grande, ¿verdad?

– ¡De aquí a aquí! Si se me estropea esa, que también le pega buena solina... Ahora mismo estará...

– ¿Y la tienes bajada?

– ¡Hombre, claro! Si no, no hay quien resista con la solina que pega.

– ¿Te ha cobrado mucho o qué?

– Nada, le digo: "¿Cuánto le debo?" y me dice: "Nada, mujer, si sólo ha sido mover la varilla un poco". Cinco euros le he dado, claro, ¿qué vas a hacer?

– No, claro, si se ha portado bien el hombre... ¿Sabes algo de José Ramón?

– Pues, que le tienen que mirar, que le dijo el médico: "¿A qué le mandan aquí? Si lo que le tienen que mirar es el intestino." La médica de cabecera le había mandado a ese pensando que era una hernia pero no. Ahora le tienen que hacer análisis de sangre y eso, ¿cómo se llama? colo...

– Una colonoscopia. Lo que faltaba para el duro.

– Eso, una colonoscopia. Que eso será para mirar el colon, ¿no? Y si lo que le tienen que mirar es el intestino...

– ¿Y el colon dónde te crees que está? (Inaudible) Desde luego... Pero, ¿dices que tiene dolores? porque creo que eso no duele.

– Le dan rayadas.

– No sé... que se mire, claro. Que mire las heces, a ver si hay sangre... Puede ser roja o negra.

– Ahora, a ver cuando le miran, porque tenían un hueco para el día trece pero, como le dijeron que tenía que hacerse el pre-operatorio quince días antes...

– ¡Bah! Que lo coja, que no lo deje escapar.

– Mujer, que le han dicho que son quince días.

– Es igual, si no, ¿hasta cuándo tiene que esperar?

– Pues, ya, para finales de septiembre.

– ¡Que coja el día trece!

– Sí, ahora ya, aunque vaya mañana a primera hora, después de decir que no, ya se lo habrán dado a otro.

– Desde luego... ¡Qué asco de vida, de verdad!

– Así que mira qué panorama. Se van a ir de vacaciones...

– Pues, con lo que se preocupan por todo, estarán... Estará la Pili...

– Pues, en un sinvivir, te puedes imaginar...

– Pues que se vayan a uno privado, oye, que lo que se gasten en eso se lo van a ahorrar en tranquilidad. Yo, desde luego, a uno privado me iba. Si no, menudo verano les espera...

 

 

01/07/2011 11:17 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor

– Le dije: ¡¿Qué pasa, pues?! ¡Mecagüen diez, ven aquí que te voy a soltar una hostia que te vas a enterar! Una camiseta del Real Madrid llevaba el tontolaba...

 

 

25/06/2011 10:13 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– Chica, vengo del Corte Inglés y no he visto nada que me gustase.

– ¡Qué suerte!

– Pues, sí, porque yo soy de las que... Una blusa he visto por 60 euros que no estaba mal; pero, 60 euros por una blusica...

– Pues yo también tengo que mirarme ropa.

– A mí me podrían dar, ¿sabes?, cosas que les sobran... Pero que no son de mi talla, es que con mi talla...

– A mí me ha salido un engorde aquí, que a ver qué me quito: la fruta o la pasta.

– Mujer, tampoco es para tanto.

– No pero, si lo dejas... Mira como está mi madre, que parece una mesa camilla. Nada, nada, que hay que cogerlo desde el principio. Lo que pasa es que a estas horas me pongo ciega, me como hasta las piedras y eso es lo peor, eso es lo que no hay que hacer...

– Ya...

 

 

 

Una señora mayor

– Como estoy loquita, digo lo que me da la gana. Estoy como una cabra. ¿Qué pasa? Pues, digo la verdad, como una cabra estoy. Me dice uno: "Pluma, manzana o caballo". Y digo yo: "Este tío es gilipollas". ¿Pluma, manzana o caballo? Valiente gilipollas, ¿no?

Hoy, voy a la farmacia, me peso y digo: "Esta mierda de aparato no funciona. Ayer pesaba 60 kilos y hoy peso 62. Vamos, anda. ¿Por qué? Y talla: cero". Hombre, que estoy como una cabra pero tan loquita no estoy. Talla, cero. Él si que está mal, vaya mierda.

 

 

 

El autobús, a las once de la noche, con seis pasajeros a bordo

– Por favor, pasen a la parte trasera del autobús. Gracias.

 

 

31/05/2011 19:33 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras jóvenes

– ¿Sabes quién estaba? Esa que va tan guarra, que da tanto asco...

– ¿Allí, con los ancianos?

– Sí, yo creo que esa es prostituta pero, allí estaba, yo qué sé... Hará las dos cosas, yo qué sé...

– No sé si hablamos de la misma: una que va con la cara toda sucia, los pelos por aquí, el pintalabios así... Que no sé si es drogadicta...

– La que te digo yo sí que debe ser drogadicta además de loca. Que lleva la cara que da asco, que yo procuro no estar cerca de ella porque me da un asco... Bueno, pues, esa está con un celador.

– ¿Qué me dices? ¿Con un celador, esa?

– Oye, con un celador está.

– ¿Y qué hace un celador con una mujer así?

– ¡Ay, chica, yo que sé!

– Algunos, también... Pues, para mí, que además de drogadicta es prostituta, porque yo la he visto por aquí, ya sabes... Yo no he visto nada pero...

– Sí, si a mí me dijeron que sí que lo es.

– ¡¿Lo ves?! ¡Qué ojo tengo! Y eso que a mí no me habían dicho nada, ¿eh?

 

 

Una señora y un señor

– ¡Oye, ven aquí!

– Ya voy, ya voy...

– Es que, claro, se sientan todos mal, todos, uno solo, uno solo, y no nos podemos sentar juntos.

– Ay... ¿Qué dices?

– Que como se sientan todos mal, que se sientan todos uno solo, uno solo, pues no hay manera de sentarse juntos tú y yo. Ya ves...

 

 

20/05/2011 18:32 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor andaluz, viendo trabajar a una brigada de "Parques y Jardines"

– ¡¡Que se van a matá, allí, con la pala, tós tan juntos!!

 

 

16/05/2011 12:25 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y una señorita

– Cara de pan.

– ...

– Digo que no me había acordado de comprar pan, pero ya tienes tú cara de pan.

– Ya.

– Oye, cara de pan tienes.

– Cara de padre.

– Eso, también.

– Si lo tuviera.

– Padre tienes, lo que pasa...

– De portavoz, podríamos decir.

– ¡Équilicua!

– ...

– Mira qué cría.

– Ya.

– Qué mona.

– Es una gorda.

– No, no está gorda. Está rellenina, no es una cosa exagerada.

– Está gorda.

– Así de rellenita estabas tú de pequeña.

– Ya.

– Después, empezaste a andar y te estilizaste mucho.

– Será que el andar me estiliza.

– Eso será.

– En eso estoy.

– ¡Qué vas a estar! Esta semana has hecho mucho el idiota. Anda, que la bolsa de chuches que subiste el otro día...

– Bueno, es que me gustan.

– Pues ya verás para quitarte después eso de aquí. Ya verás lo que te va a costar.

– No, que ya no me compro más.

– Te vas a enterar de lo que cuesta quitarse eso de aquí, te vas a enterar...

 

 

12/05/2011 11:23 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una niña, su madre y el resto de pasajeros

– ¡Mira mamá: el castillo de Disneylandia!

– No, hija mía, que es el Pilar.

– ¡Jo, pues se parece un montón!

– ¡¡Jajajajajajaja!!

 

 

10/05/2011 14:13 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una abuela y su nieta

– ¡¡¡Yayoooo!!!

– Ven, ¿te quito la chaqueta?

– ¡¡¡Yayoooo!!!

– ¿Te quito la chaqueta?

– ¡¡¡Yayoooo!!!

– ¿Te quito la chaqueta?

– ¡¡¡Yayoooo!!!

– ¿Te quito la chaqueta?

– ¡¡¡Yayoooo!!!

 

 

09/05/2011 11:22 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor de aquí y otro señor de allá

– Mira, si encuentras un buen local, te pones un negocio de productos de primera necesidad, abierto las 24 horas... y a ganar dinero.

– No, amigo, eso no da dinero. Yo te digo lo que da dinero, chico: una tienda erótica donde van las mujeres a comprar cosas para las despedidas de soltería. Aquí no hay de eso, chico, y eso sí que da dinero.

– Ah, lo erótico... Sí...

– Es que yo, además, pongo un sitio que echas una moneda y ves que están follando. ¿Tú sabes? Es bueno eso.

– Ya, ya...

 

 

06/05/2011 13:37 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoritas jóvenes

– Jo, tía, nos pusieron una peli de un pavo recitando una poesía Dadá y era todo: Guchi suchi pata flipa... Todo así, tía, que luego leí: El movimiento Dadá no se preocupa de los contenidos... Digo, tía, ¡ni de los contenidos ni de nada! Todo letras así seguidas, que alucinas.

– Ya...

– Y la segunda, era surrealista... porque era de Paul Celan, porque ponía de quién era que si no, yo no me entero de nada. Y después nos pusieron para escribir: Motivaciones y sentimientos de Biff en Muerte de un viajante. Jo, porque se me da bien la inventiva imaginativa que si no...

– ¿Qué tal es Muerte de un viajante?

– Bien... Nos pusieron la película en clase, que sale Dustin Hoffman...

– ¿Y qué tal?

– No está mal...

 

03/05/2011 16:53 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven y la conductora

– Oye, ¿no pagas o qué?

– No, es que...

– Pues te puede caer...

– Oye, tía, que a estas horas no te voy a pagar.

– Que a mí me da igual que pagues como que no, a ver si me entiendes, pero yo te tengo que advertir...

– Es que a estas horas no va a subir el revisor.

– Seguramente no, pero podemos tener un accidente y no te cubrirá el seguro.

– Pssss...

 

 

03/05/2011 16:42 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una pareja joven

- Ahora, en la prolongación del tranvía, quieren que pase por el Puente Santiago y la línea que va a la estación, a tomar pol culo.

- ¡Qué pena!

- Y lo quieren pasar por la Plaza España y la fuente esa, que lleva ahí 30 años, ¡a cascala!

- ¡Una pena!

- ¡Vaya mierda!

 

 

 

24/04/2011 11:03 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una pareja mayor

- Un saco cemento... Tenía un saco cemento en el corral todo destrozado, que estaba duro como una piedra... ¡Aggg! ¡Qué asco, qué asco de hombre!

- Es un vago... es un vago de muy señor mío.

- Gracias que entró en la Yeneral Motos, gracias que entró en la Yeneral Motos que si no...

- Pues, sí: gracias a la Yeneral Motos...

 

 

 

24/04/2011 11:00 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y una joven

– Es que como ella tiene que ir a eso, pues la cría por la tarde no va al colegio.

– No me digas...

– El examen de lengua ya no lo ha hecho.

– Chica... Pues, oye, la cría es lo primero. Si ella no puede ir, que no vaya, pero que vaya ella y no vaya la cría... La niña está por encima de todo.

– Sí, le dijo a la Marta que iba a perder un año y ¿sabes lo que le dijo? Le dijo: Quince años has perdido tú.

– ¡Jajaja!... Ay, Virgen Santísima. 

– Mira, mira.

– ¿No has visto? Están poniendo una de árboles... No sé si esta tierra será buena para eso... Ya veremos.

– Podían poner la fuente en funcionamiento. Está tan chula esa plataforma con los chorricos...

– ¡Mira, eso son rosales! Eso son todo rosales.

– Vendremos para hacer un ramo.

– Hombre, no jodas...

– Oye...

– La niña está por encima de todo. No hay derecho, que es que es muy pequeñica para que vaya sola.

– Hombre, diez años tiene.

– Pues, eso...

– ¿Y a qué años dejaste de llevarme tú al colegio? A los diez. 

– No, a los diez, no. Más tarde.

– ¡Ah, ¿más tarde?! 

– A los once.

– Bueno, pues...

 

 

14/04/2011 11:44 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un anciano

– Ya sabes lo que dicen: el médico y las mujeres, de pago.

 

 

Dos señoras

– ¡Estoy que se me llevan los demonios! Nosotros apretándonos el cinturón pero, los que mandan, como siempre. Oye, 200 euros que nos han rebajado de la pensión que cobramos...

– Ya, ya...

– Que no es mucho, si quieres, pero, ¿por qué tengo yo que cobrar menos que antes mientras ellos siguen...? De verdad que estoy...

– Ahora han estrenado una película que dicen que explica todo lo que ha pasado con la crisis.

– Ah...

– Inside Job o algo así se llama. Y creo que lo explica todo con pelos y señales.

– Ah... No iré a verla. ¡Mira, no me faltaba más que concienciarme! ¡Vamos, no me faltaba más que eso!

 

 

05/04/2011 14:32 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

La radio del conductor

– "Si hay que ir a Ikea, se va, pero, ir para nada, estantería".

 

 

31/03/2011 17:52 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras jóvenes

– No, pero tiene que ser de las que suben, de las que suben... Tú cogerías de las que no suben.

– ¡No, en la que cogí no decía nada de subir o bajar!

 

 

29/03/2011 14:15 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven

– Oye, miras a la calle y, si tienes suerte, ves una tía... pues, mira, todo eso que te llevas...

 

 

Una jovencita

Una jovencita se sube al autobús silbando la Internacional, con mucha potencia y muy poco oído.

 

 

14/03/2011 14:17 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jubilados

– Le pregunto al búlgaro, ¿Qué tal con Fermín? , y dice, “¡Bah! Me dice Fermín: doy 20 euros, ¡20 euros, oye! Y luego, me mete el coche caminos malos (que habla así, ¿sabes?) y rueda reventada ¡100 euros rueda! Ya ves…” Estaba el búlgaro que se le llevaban los demonios. Ese Fermín… ¿Tú no lo conoces, verdad?

– No.

– No tiene remedio. Imagínate, novent’años y no pué parar. A mí me dice: “Oye, te doy tanto si me riegas los olivos. Los olivos y los almendros”. Digo, vale. Cojo el tractor, le riego todo bien regao, que pa’ eso yo soy mu mirao y me gust’hacer las cosas bien, y vuelvo y le digo, ya lo tienes tó regao, y me s’encara con mí y me dice: “Pues, ahora, me llevas con tú pa’ ver si lo has regao bien”. Digo, “Hombre, Fermín, no me jodas. Que no te voy a llevar, que t’he lo he regao como si fuera mío…” Me supo mu malo, la verdad, qué quieres que te diga... Dice que le lleve… ¿Qué le voy a llevar en el tractor? Primero, que no se pué ni subir y luego que me se cae y menudo disgusto.

– Te se cae y se mata, claro. Con esa edad…

– ¡Hombre! Pues, eso. Que no, que no, qu’es mu peligroso… Pero es de desconfiao… Y luego, los hijos… que no quieren trabajar… Llego el otro día a su casa a media mañana y noté frío, que no había encendido la estufa aún… Y me dice: “Anda, sube a ver a m’hijo, que está en la segunda planta” y yo subí ya con el susto en el cuerpo, digo: “A ver si me lo voy a encontrar muerto”, que es que ya se le mató otro hijo, ¿sabes? Ahogao.

– ¿Cómo?

– Que le mandó su padre al campo a recoger remolacha y dijo: “No pienso ir” y se fue de casa y que no volvía, que no volvía y por la noche se lo encontraron flotando en la balsa esa que hay abajo el pueblo. Ahogao.

– ¿Por no trabajar?

– ¡Por no trabajar! ¿Qué te parece?

– ¡Jodo!

– Veintipocos que tenía… Y este otro, igual. Qu’este ya tiene cuarenta y tantos… Así que subía yo con una aprensión que pa’ qué. Y llego arriba y me lo encuentro tó tapao con mantas y le digo “Chiqui, Chiqui… que está tu padre abajo” y se da vuelta y me dice: “¿Otra vez? ¡Anda, llévatelo, que me va a volver loco! Te doy veinte euros y te lo llevas a tu casa. Y si no, me voy yo, que no lo aguanto.” Me bajo y hacía un frío… y yo les habría encendido la estufa pero, estando el hijo, ¿a qué m’iba a meter yo?

– No, claro.

– Yo ya le digo: “Pues, si tus hijos no quieren trabajar, vende todo, no te compliques la vida y quédate tranquilo en Zaragoza”.

– No vive en el pueblo, ¿o qué?

– No, qué va, en Zaragoza. En una calle que sale perpendicular al Mercao Central… Una que tira p’allá, p’allá… ¡Predicadores!

– ¡Ah, sí!

– El otro día que bajemos al cruce a coger el autobús, lo veo que bajaba el también y le digo : “Sube, Fermín, que te llevamos”. Así que nada, lleguemos a Zaragoza y digo, ¿Cómo lo vamos a dejar ir solo con lo mal qu’anda?, así que, nada, cogemos el autobús y nos bajemos en las murallas y me dice: “Vamos a coger un taxi” y le digo: “No me jodas, Fermín, que estamos a un tiro piedra” y el otro insistiendo… ¡Bah!, al fin conseguí llevarlo agarrao a mi brazo y lleguemos que, cuando lo vio su hija, le cayó una bronca… Después me decía: “Menuda bronca me preparó la Begoña… Menuda bronca me tenía preparada”. Y siempre así, siempre están así…

– En fin…

– ¡Coño, que me tengo que bajar aquí!

– Yo me quedo, que sigo…

– Hala, pues…

 

 

 

 

El señor que se quedó en la entrada anterior y una señora.

– ¡Hombre, Marcela! ¿A que no sabes quién acaba de bajar?

– ¿Quién?

– El Jacinto.

– ¡Ah! ¿Y qué cuenta?

– M’ha soltao un rollo con uno de su pueblo… Tú lo conocerás: El Fermín, uno que tiene novent’años y sus hijos no quieren trabajar…

– No quieren trabajar en el campo, que las hijas, en la casa rural que tienen, bien que trabajan… Y las de Zaragoza, igual… y el Chiqui… pues el Chiqui ya sabemos que está más p’allá que p’acá pero, bueno, el mozo hace lo que puede…

– M’ha dicho que se le mató otro hijo…

– Sí, se ahogo. Si es que les ha dao una vida… La mujer, siempre embarazada, que tuvo once hijos… y golpes, en fin… Y supongo que con los hijos, pues igual.

– Pues, debe tener muchas tierras porque m’ha contao el Jacinto que le va a regar los olivos, los almendros…

– ¿Sabes de qué tiene el Fermín tantas tierras?

– ¿De qué?

– De qu’es un chivato, de que cuando la guerra era un chivato y se fue quedando las tierras de todos los que delataba. De eso le viene…

– Pues, vaya…

– Por eso te digo que poca pena…

 

 

 

14/03/2011 14:10 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos ancianos

– No había tenido nunca perro y estaba... Claro, que su vecino se quejaba porque ladraba por la noche y eso... Que si llamaba a la policía...

– Cuida no te pongas a gritar tú por la noche y llamen los vecinos para que te detengan.

– No... Total, que el otro día se le escapó el perrico y ha desaparecido. Por lo visto, le dio un tantarantán el autobús, que vete tú a saber si no se habrá muerto y estará tirao por algún solar.. o se despistaría con el susto y se ha perdido. Espera, que me llaman. ¿Sí? Sí... sí... vale, pues ya te espero. Hala, hasta luego.

– ¿No cuelgas?

– Ya está colgao. Con que cierres... Ves, este aparato no tiene ningún ganchico para colgarlo como si fuera un jamón.

– Ya me entiendes, coño. ¿No tienes que pretar ahí?

– Que no, que se cuelga cerrando. Es el teléfono de mi chico, ¿sabes?

– Oye, que eres tú mu moderno.

– Y más que me volveré.

 

07/03/2011 19:01 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Tres señoras

– Qué buen día, ¿eh?

– ¡Ya lo creo! Mira como está la gente ya sentada en los bancos...

– Claro, si hace bueno, pues la gente se sienta en los bancos.

– Ya vendrá el frío otra vez, no te preocupes.

– Mira, el compañero se ha sentado allí.

– Pues, bueno. Cada uno es muy libre de sentarse donde le parezca.

– ¡Hombre, faltaría más! Cada uno es muy libre de hacer lo que le dé la gana.

– Pues, eso. Él se ha sentado ahí pero si nosotras nos hemos sentado aquí, pues aquí. 

– Pues, eso.

 

 

07/03/2011 10:32 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

– Pues, si es que antes la parada estaba ahí... ¡Cada vez van cambiándolas de diferente!

 

 

03/03/2011 18:06 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– ¡Ay, el otro día, qué susto!

– ¿Qué te pasó, pues?

– Ay, chica, pues, que salgo de trabajar a las nueve, me voy a tomar una caña con las amigas, y, cuando ya me iba para casa, suena el móvil, miro a ver y era mi hija. Digo: ¿qué pasa? y oigo que me dice gritando: ¡Mamá, mamá! y de pronto, empiezo a oír un ruido espantoso y unos gritos, como si estuviera llorando o yo qué sé, una cosa rarísima, y yo diciéndole: ¡¿Qué te pasa, qué te pasa?! y nada, que sólo se oía ruido y gritos... Mira, se me puso un cuerpo... Le estuve llamando pero, nada, que no lo cogía. Llamé a mi marido y me dice que le había pasado lo mismo, que le llamó y no oía más que gritos y ruidos... En fin, que ya llegué a casa con el susto en el cuerpo, que yo pensaba: ¿dónde estará? ¿qué le habrá pasado? y, al cabo de un rato nos llama ella...

– ¿Y qué le había pasado?

– Pues, que fue al concierto del Cigala y le estaba gustando tanto que dijo: voy a llamar a mis padres para que lo oigan... Pa’ matarla.

 

 

02/03/2011 10:40 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un señor joven y su móvil

– ¿Sabes por qué estoy con ella? ¿Eh? ¿Te lo digo? ¿Quieres saber por qué estoy con ella, no? ¡Pues, porque estoy enamorao, porque me tiene loco, por eso estoy con ella! ¡¿Te enteras?!

 

28/02/2011 16:33 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

– No es lo mismo "Bolas de blanca nieve" que "Blancanieves en bolas".

– No es lo mismo "Las ruinas del Machu Pichu" que venga "un machu, te meta el pichu y te arruine".

Etc., etc., etc.

 

 

28/02/2011 16:31 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven

– Los metrosexuales conmigo se pondrían las botas. ¡Soy tan guapo! Todas las revistas de belleza están inspiradas en mí.

 

 

28/02/2011 16:27 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras mayores

– ¡Ah, que va también al Inocencio Jiménez

– Sí, señora, que tengo cita...

– Que le tienen que mirar...

– Pues, sí.

– ¿Qué años tiene usted?

– Yo, ochenta.

– ¡Madre mía, ochenta! ¡Si mi madre tiene noventa y está mucho mejor que usted!

– ...

– Pero, mucho mejor, oiga.

– ...

– Madre mía, ochenta...

 

 

25/02/2011 10:47 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

– ¿Te gustan?

– Son unas botas bien chulas. ¿Cuántas tienes?

– Tengo las rosas de leopardo, otras que son negras con la goma esta de aquí rosa, también..., tengo unas convers pero con puntera...

– ¿Unas convers con puntera?

– Sí, al revés, jajaja, con puntera blanca.

– Qué raro.

– Quedan guay, ¿eh? También tengo unas negras como estas pero con la caña más alta...

 

 

24/02/2011 13:01 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Varias señoras

– Es que el dulce llama... y no hay más remedio que coger...

– Estaba todo bien bueno.

– ¿Qué llevaba la mermelada?

– ¿Sabes eso que había la otra vez, eso redondo de chorizo con galleta alrededor? Sí, así como galleta y el chorizo dentro...

– ¡Ah, sí, ya me acuerdo!

– Pues, ese choricico habían metido en la mermelada.

– Ah...

– Pero antes ponían más cosas.

– Pero, ¿sabes lo que pasa, que me lo dijo a mí la chica que lo lleva? Que la gente tiraba los huesos y todo debajo de la mesa, que aquello era una asquerosidad.

– ¡Es que eso es una marranada!

– ¡No, no, es que eso no se puede consentir porque lo que es eso es una falta de educación, eso es lo que es!

– ¿Que tal tu chico?

 

 

24/02/2011 12:57 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un niño y su madre

– Mamá, ¿es este que viene?

– Sí, venga, sube...

– Ha sido llegar y besar el santo.

– Anda, anda...

 

 

21/02/2011 19:54 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora

– Se conoce que al subir el pie, no lo levanté lo suficiente, total, que tropecé, me caí y me quedé en el suelo toda estirada. Y, encima, mi marido que me ve, me dice: "Chica, no me había fijao lo larga que eres..." ¡'Amos... ¿Tú te crees?!

 

 

17/02/2011 14:00 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– Están todas gagás... Acuérdate de Feliciana.

– ¿El qué?

– Que se olvida todo, que hay que ir siempre detrás de ella, que todos los días se deja el monedero o las gafas... 

– Sí, sí...

– Y un día, la veo que se levanta y se va al baño, y al cabo de un momento vuelve a pasar y le digo: Feliciana, ¿no te has olvidado nada?, y se me enfadó y todo, dice: ¡No me olvido nada, ¿qué me voy a olvidar? Y al cabo de un momento la veo pasar otra vez hacia el baño y le digo: ¿Qué, qué te has olvidado? Y se levanta las faldas y me dice partida de risa: ¡Subirme las bragas!

– ¡Jajaja! Sí, es verdad, sí...

 

 

 

15/02/2011 23:22 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una joven y su móvil

– Pero, ¿tú sabes qué imagen? Es que no te lo puedes ni imaginar: sentada en la plaza, en un banco que tenía lleno de bolsas, pero de plástico, tía, ni un bolso ni nada, todo bolsas de plástico... Las cogimos entre las dos como pudimos, subimos a mi casa, saqué la maleta grande y la empezamos a llenar. Y cuando ya estaba a tope, que no se podía ni cerrar, aún quedaban cinco bolsas enteras. La hijaputa dice que había cogido lo imprescindible... Falditas con cinturón y así, lo imprescindible...

– ...

– Es que ayer estuvo la policía en su casa. 

– ...

– Porque la había llamado su padre, claro. Total, que había estado en La Florida. Ha aparecido a las nueve, que dice que andaba de pajareo...

 

 

13/02/2011 23:19 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras jóvenes

– Es que la otra tarde se puso... se puso superasí: borde, se puso borde, y luego, cuando le llamó la jefa, se echó a llorar, pero que lloraba... y yo alucinada, diciendo: ¡joder, tía, pero, ¿de qué vas, no?! Y luego llega el Chuchumeco ese y se pone... Y yo alucinada dicendo: ¡A ver si va a tener que estar aquí siempre el Chuchumeco para que esta esté de buen humor! Ya te digo...

– Pues, tú, tía, ¿sabes lo mejor?: ¡Ver, oír y callar! ¡Y que le den pol culo a todo, ¿sabes?!

 

 

03/02/2011 21:02 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora y el conductor

– Ven, ponte aquí.

– Yo, por si subía gente.

– Ponte tranquila. Deja aquí encima la bolsa.

– ¿No te impido?

– Nada, tranquila.

– Ya vengo de san Blas.

– San Blas, patrón de la garganta y para san Blas, la cigüeña verás.

– ¡Ya la he visto esta mañana! Bueno, la veo todos los días, no te creas.

– Ya llevan días, ya.

– Lo que he visto han sido unos pájaros negros que no se acababan nunca. ¡Madre si había! Pues que no acababan nunca de pasar, que se hacía eterno...

– Serían estorninos, una plaga de estorninos.

– ¡Madre...! Pero, ¿tú sabes?

– Ya, ya...

 

 

03/02/2011 12:55 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señores valencianos

– Llegué, que me dijo el médico: ¿Pero, usted sabe cómo viene? Le dije que no y me preguntó: ¿Pero, le han mirado bien? Dije: No me han hecho ni una mala radiografía. Me dijo: Pues lleva la infección que está llegándole al cerebro y hay que operar en seguida. Dice: Lo malo es que yo, aún pagando, le tendría que dar hora para dentro de dos meses y medio porque estoy saturado de trabajo. Digo: ¿Y qué hago yo?, fíjese qué situación. Pero, bueno, el médico se portó muy bien porque me dijo: Mire, vamos a hacer una cosa. Como a veces me queda algún hueco entre operación y operación, usted esté siempre pendiente del teléfono y en cuanto pueda, yo le llamo. Pero usted esté bien pendiente, ¿eh? Y así lo hice. Yo estaba siempre pendiente del teléfono y un día me llama y dice: Venga usted ahora mismo que le voy a operar. Y digo: Ahora mismo voy. Mi señora se empeñó en acompañarme y, ya sabe como son las mujeres, me dijo que le esperara media hora para arreglarse. ¡Qué voy a esperar, yo! ¡Le hice caso al médico, no a ella! Así que salí corriendo y cuando llegó mi señora ya estaba en el quirófano. Bueno, ya me sacaron y me dijo el médico: Hemos tenido suerte porque se podía haber quedado usted sin habla.

– Hola.

– Sí. Es que me operaron en este sitio, ¿ve? Que tenía 26 años cuando me operaron y aún se ve la raja perfectamente. ¿La ve usted?

– No.

– Espere, mire, ¿ve? Ahí.

– ¡Ah, ahora la veo! Vaya brecha.

– Pues, sí, ya ve. Claro, como en ese sitio van los nervios como en un cable de fibra óptica, pues se conoce que es muy fácil que si se va un poco el corte te quedes sin habla o algo peor. 

– Pero tuvo suerte.

– O que era un médico muy bueno. Que eso también cuenta.

– ¡Hombre! Yo voy al Sagrado Corazón, ¿sabe usted? y allí hay un otorrino que es sensacional, es buenísimo. Yo voy a hacerme una revisión todos los años, y no es que tenga nada, pero es bueno hacerte una revisión, ¿no?... Pues, oiga, me mira los oídos, la nariz y la garganta y dice: Nada, no tiene usted nada. Todo bien. De momento, siempre está todo bien. Y, no se crea, que me mira a mí, a mi señora y a mis hijos, nos mira a todos, ¿eh? Y dice: Nada, todo bien, y nos vamos. Ya le digo, es un otorrino bueno, bueno, pero de verdad, tanto en lo profesional que como persona. Todos los años voy a que me vea.

– Sí, yo, este que le digo, me dejó fenomenal. Que he podido hacer submarinismo con escafandra y todo. Claro, hace poco en la revisión, ya me dijo: Pedro (yo me llamo Pedro) ya vamos teniendo una edad (voy a cumplir 66) y algunas cosas es mejor dejarlas. No porque pase nada, pero... Pues eso, que ya hay que cuidarse. Ahora llevo un audífono, ¿ve?, que me costó 6.000 euros.

– ¡Hola!

– Pero es muy bueno.

– Ya puede serlo. Pues, nada, si quiere, ya le digo, el doctor Casado, en el Sagrado Corazón, buenísimo es ese hombre.

– Sí, es importante que te toque un buen médico. Mire, me hicieron unas colonoscopias, en el recto, en el colon, ¿sabe? bueno, pues me habían operado de apendicitis, fíjese que operación más tonta y más fácil, bueno, pues, al cerrarme, resulta que me cosieron el colon a la apendicitis.

– Vaya.

– Y, cuando fui a hacerme la colonoscopia, que te meten esa manguera que parece el tubo del butano, pues, al principio, sin problemas, pero llegó a un punto que me empezó a doler que aquello era horroroso. Y así, tres colonoscopias. A la cuarta, que es que ya no podía más, me dice la enfermera: ¿Se ha operado usted de algo? Digo: Sí, de apendicitis. Y dice ella: ¡Acabáramos, pues eso es lo que pasa, que le han cosido el colon con la apendicitis y no puede pasar esto! Claro, lo tenía cosido y no podía pasar. Así que, desde entonces, las colonoscopias me las hacen con anestesia general.

– Claro, así es como se hacen esas cosas, hombre. Lo que me extraña es que no se lo hicieran antes con lo que estaba usted pasando.

– Es que como no me quejaba...

– Pero, hombre...

– Oiga, aquello era espantoso, pero yo no me quejaba. Desde luego, en este mundo, lo mejor es estar bien informado. Porque lo de mi hermano...

– ¡Hombre, lo que me ha contado de su hermano, me parece un atropello! Lo que no sé es cómo se deja. Porque sacarle litro y medio de sangre cada vez...

– Litro y medio le sacan, sí señor. Y, encima, como no puede comer jamón ni nada con lo que pueda recuperarse...

– Es que su hermano no tiene un médico, tiene un carnicero. Es que lo va a dejar seco, oiga.

– Pues, oiga, por lo visto, ya tiene sus fechas, tal día a tal hora... no sé...

– Pues, si fuese yo, la primera vez me sacaría litro y medio, pero, vamos, como que me iba a dejar después de la primera...

– Claro que, mire, si mi hermano quisiera, lo podía dejar y no pasaba nada. En cambio, lo mío es ya para siempre, esto si que no tiene remedio. Yo, como la monja, jeje... "Había una monja tan enferma tan enferma que no tenía cura".

 

Un niño y su madre

– Alalalo...

– ¿?

– ¡Alalalo!

– ¿A guardarlo? Hala, pues: lo guardamos.

 

 

27/01/2011 17:44 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes y un móvil

– Jo, tía, me he puesto morada de bombones.

– ¡No me hables de comida que voy a potar!

– ¿Estás muy mal?

– Estoy fatal, a ver si bajamos pronto...

– ¿Quieres que bajemos una parada antes y vamos andando para que te dé el aire?

– Y llegaremos tarde al cine.

– Ya les he dicho que estábamos en el autobús, llegando.

– Mira, ya llaman otra vez. ¿Sí? ¡¿Otro semáforo?! ¡¿Pero, cuántos putos semáforos hay en Zaragoza, colega?! Sí, sí, que estoy muy rayada, tío, es que me encuentro fatal... No sé... tres o cuatro gin tonics y lo que fui bebiendo por ahí de los vasos... Es que le echo mucha cara cuando estoy trujada y bebo de los vasos de todos. Así me luce luego, claro. ¿Bajamos aquí ya?

– Es que es nuestra parada.

– Ah.

 

 

Una joven y su móvil

– Jo, tía, he ido a ver a la Soraya y no me han dejao pasar.

– ...

– Nada, tía, llego y me dicen "No pues pasar, ya la verás cuando no esté castigada, que se ha portao muy mal", tía.

– ...

– Es que luego me he encontrao a la Susana, que iba a ver a la Soraya y le digo "No vayas que no me han dejao pasar" y coge ella y dice "A mí me dejarán" y yo "Que no, tía, que está castigada" y coge y dice "Pues, vamos a tomar una caña" y nos hemos ido. 

– ...

– Ahora ya voy pa casa.

– ...

– ¡Sí, hombre, y que te acostumbres!

– ...

– Si te tengo que llamar...

– ...

– ¿Cuándo me llamas tú?

– ...

– Pues que te den... Las ganas, digo, no me malinterpretes...

– ...

– Jajaja... Llámame cuando quieras.

 

 

24/01/2011 01:16 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un anciano

– ...y me viene la tía y me dice "Felicidades" y le digo "¿Felicidades, por qué?" y me dice "Porque es el día de los animales" y me la quedo mirando y me dice "Racionales" y ya me cabreé y le dije "¡¿Qué es eso de racionales?!" y no sé qué me contestó.

 

 

18/01/2011 17:47 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un jubilado

– Si vas al bar a tomarte un café y no puedes fumar, ¿pa' qué vas al bar?

 

 

29/12/2010 17:46 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jóvenes

– ¿Sabes qué desayuné ayer? Cereales con Coca Cola.

– ¡Hostia, eso sí que es un desayuno fuerte!

– Y hoy, porque he desayunado en casa de mi novia, que si no...

 

29/12/2010 11:01 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora, dirigiéndose a su maleta

– No estoy llorando.

 

 

20/12/2010 10:40 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos jubilados

– El otro día el Pipas... Me ca... Resulta que estábamos en el Hogar del Jubilado y éste otro... no me acuerdo como se llama... Bueno, es igual: que se cayó uno, se dió con el canto la mesa y se abrió la cara. Sangraba...

– ¿El Pipas?

– ¡No, hombre, no: el otro!

– Ah, ya, el que no te acuerdas como se llama.

– Ese... Pues, bueno, ahí sangrando... su mujer que lo ve, va y se desmaya. ¡Ahí va, los dos en el suelo! ¡Qué cuadro! Total, que llamamos a las chicas, que vinieron en seguida, las mozas, intentando que dejara de sangrar el uno, reanimando a la mujer que seguía desmayada... que resulta que a la Mariajo le pone mala la sangre y por poco se nos desmaya también... Chico, chico... Bueno, pues, en esas, llega el Pipas y le dice a la Carmen: ¡Oye, que la Ignacia se ha sentado en mi silla, mira a ver si la echas!

– ¡Me ca...! ¿Y qué le dijo la Carmen?

– ¡A la mierda lo mandó!

– ¡Jajaja! No me extraña.

– Estaba la moza sujetándole la cara al otro y le va con semejante chorrada. Y aún dice el otro que iba a presentar una queja ante los jefes porque lo había mandado a la mierda...

– Joder...

– ¡Ah! Y cuando se llevaban al otro en camilla, dice que ya habían pagado el chocolate, que si les devolverían el dinero... ¡Mira, tú, qué preocupación!

– Pues, no estaría tan grave...

– ¡Joder que no, si llevaba la cara rota...!

 

 

 

14/12/2010 17:38 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una señora joven y su móvil

– A ver si quedamos y tomamos unas cañas o algo...

– ...

– Mira, yo el sábado voy a ver vestidos...

– ...

– Sí, jajaja, sí... Iré a la tienda que tienen en la calle Alfonso, esa que hace esquina, con una cristalera grande... Es que no sé a qué tienda tengo que ir. Como tienen tres... Pues iré a la de la calle Alfonso y que me digan. Pues, eso, que si quieres venir y aprovechamos...

– ...

– Luego me queda Pro-novias, pero a esa iré con mi tía, que la pobre está muy sola y así la saco un poco a que se distraiga.

– ...

– Es que mañana tengo que ir al foniatra, o sea, al logopeda y no sé si podré.

– ...

– Llevo una marcha... Entre las evaluaciones, los exámenes y la obra de teatro...

– ...

– Con los chavales, sí, sí... Lo pasamos muy bien...

– ...

– ¿A la semana blanca? Pero, ¿tú sabes esquiar?

– ...

– ¿Y cómo coño lo vas a hacer? Ya sabes que yo me di de baja porque...

– ...

– ¡Ah, ya, ya...!

 

Dos señores

– Joder... En domingo, puteaos y sin cobrar...

– Como los controladores.

– ¡Jajajajaja!

 

 

06/12/2010 10:56 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Un joven y su móvil

- ¿Qué pasa, chaval?

- ...

- ¡No me hables! Estaba en Torrero viendo el partido y he dicho: me voy a mi casa y así cuando llegue ya habrá acabado. ¡Qué vergüenza, tío!

- ...

- Bueno, por los vídeos que he visto esta tarde... nivelazo, ¿no? Pero, nivelazo, nivelazo... Me he quedado... Digo, ¡Hostia! y a mitad de noviembre, tío, que es que las armonías están ya y... y, sobre todo, los pianos y los bajos, que es que dices: un gallo, yo qué sé... un gallo, ¿un gallo?, pero, tío, qué dices... De verdad, me he quedado...

- ...

- Vale, si la tenéis ya, la meto en el repertorio, eso, lo que tú me digas.

- ...

- Vale, pues la metemos y metemos también "Eucaristía" y luego ponemos el orden para la procesión.

- ...

- Sí, sí... Iremos hasta San Jorge a tambor y luego...

- ...

- Vale, tío... Y enhorabuena porque lo que he visto esta tarde, de verdad... que he dicho ¡Hostia, qué nivel!

 

 

 

29/11/2010 22:58 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

– ¿Y esos guantes?

– ¿Te gustan?

– Son muy monos... ¿Sabes cuales me gustan a mí? Esos que no llevan dedos... Esas manoplas con los dedos fuera...

– ¡Coño, mitones!

 

 

29/11/2010 18:09 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una niña y su madre

- Mamá, ¿por qué sube por esa puerta?

- Porque no coge por la otra.

- ¿No coge por la de delante?

- No, no coge. Por eso sube por la otra.

- ¡Jo, qué morruda!

- Cariño, es que va en silla de ruedas...

 

 

 

26/11/2010 22:53 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris