Facebook Twitter Google +1     Admin

Ramón y Cajal era sabio y forzudo

20080918212659-cajal.jpg

1852-1934

El joven Ramón y Cajal vino a Zaragoza para estudiar anatomía. Obsesionado por el desarrollo de sus propios músculos, consiguió una barra de hierro de cinco kilos, la pintó al óleo imitando madera y la utilizaba como bastoncillo para salir a pasear por los montes de Torrero. Allí conoció a Silveria Fañanás.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris