Facebook Twitter Google +1     Admin

Una joven sudamericana y un matrimonio español

– Pero, ¡señor!

– Espere que se acomode mi señora, primero.

– Pero...

– Ahora se puede sentar usted, si quiere.

– No, no, no quiero.

– ¿Ah, no?

– Me conformo con que no me tire al suelo.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris