Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2013.

Presentación

20130503095535-lasp-presentacion-ok-copia.jpg

Les recuerdo que mañana, a las 13,00 h. presento, en la librería Cálamo, "Las pequeñas", de Jesús F. Arellano, un delicioso y sorprendente librito ilustrado, que trata sobre los amores más tempranos del autor, allá por los años treinta y cuarenta del pasado siglo.

Me acompañará en la presentación el hijo del autor, Rubén Fernández Santos, pintor y profesor de dibujo como su padre y como yo.

Espero verles por allí. Muchas gracias.

 

 

03/05/2013 09:55 José Luis Cano #. noticias No hay comentarios. Comentar.

Dos señoras

–Oye, ¿y qué tal el perrico?

–De juguete.

–Es que es monísimo.

–Pero me vuelve loca.

–Los cachorros, ya se sabe...

–Pero, que le dije al de la tienda: ¿Me dará mucho trabajo? Y me contesta: ¡Sí, hombre, no da trabajo Rajoy y se lo va a dar el perro! No te jode...

 

 

04/05/2013 11:41 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Las pequeñas

20130505112056-las-pequenas-9788493754198.jpg

Esto es lo que dije ayer, más o menos, en la presentación de "Las pequeñas" de Jesús F. Arellano:

 

Un día, mi nieta tuvo que comentar mi “Paquico Goya” en un trabajo del colegio y escribió: “Me gusta porque es raro lo que dice”.

Parafraseándole: “Las pequeñas” me gusta porque es raro que diga lo que dice.

Algún director de cine español dijo que los franceses hacen unas deliciosas películas sobre la pubertad que aquí no podemos hacer porque nuestra pubertad fue horrorosa, algo que todavía nos da mucha vergüenza.

Y, sin embargo, Arellano lo hizo, escribió sobre nuestra pubertad

y, lo que es más sorprendente, a los 26 años.

Esperemos que Rubén nos explique como podía tener su padre tantas agallas y tan poca hiel.

 

El formato

Este es un libro escrito, dibujado y maquetado “a mano”.

La informática ha acabado con el formato de este libro. Ahora mis alumnos me presentan los trabajos maquetados y diseñados con una corrección muy profesional pero sus textos, en lugar de tener la originalidad y la frescura que tienen “Las Pequeñas”, son todos exactamente iguales porque se han limitado al copia y pega de Internet.

Las crónicas de mis excursiones con los Boy-scouts las hacía con el mismo formato de este libro, dejando huecos más o menos rectangulares al escribir para rellenarlos más tarde con los dibujos correspondientes. Era algo habitual en la época

Los dibujos de “Las pequeñas”, en cambio, se parecen más a los que hacía mi padre cuando intentaba ser moderno. Tienen un característico aire de época, con reminiscencias del cubismo analítico, acercamientos a la abstracción, al dadaísmo y a las viñetas de La Codorniz.

 

El contenido

Ya he dicho que hace falta mucho valor y mucha gracia para contar lo que cuenta Arellano. Las relaciones entre chicos y chicas y otras desgracias de nuestra infancia: Los campamentos de verano, las cartas con una extranjera para practicar idiomas (la mía, que era francesa, me confesó que le llamaban le Petit éléphant y, encima, fue ella la que dejó de escribirme), las excursiones del colegio, las funciones de teatro del colegio, los congregantes del colegio… Pero, también, situaciones tan exóticas como salir de paseo con una china o llevar a una chica a los toros o a ver exposiciones.

La lista de pequeñas, más o menos pequeñas, es impresionante: Mañuela, Amanda, Mari Pí, Charito, Clarita, Pili, Monserrat y Alicia, Mari Asun, Carmina y muchas más. Cada una con su pequeño desastre que no quiero ni pensar lo que sería entonces para Jesusito: el acabose.

Unos años más tarde, Jesús Arellano ya sabía lo que dice Javier Pérez Andújar en el prólogo:

Continuamente ellas, desde el primer día. Misteriosas y cercanas. Sabias, bellas, mágicas; frágiles pero amenazadoras. Son el secreto de los cuentos: el hada y la bruja. La tribu a la que nunca vamos a pertenecer. Son las mejores.

Creo que con eso está dicho todo.

Déjenme centrarme, pues, en una anécdota secundaria que me ha hecho mucha gracia porque es algo que a mí me pasó en sueños y, si me pongo a pensarlo me parece algo inconcebible pero si me pongo a recordarlo me parece perfectamente verosímil.

Dice Arellano:

Al llegar a la sala (Libros) me encontré con que, en vez de la mesita habitual con los catálogos, había una estatua policromada, muy bien hecha, que tenía los catálogos en la mano. Todo esto lo vi en un segundo… y cogí uno de los catálogos. Entonces ocurrió una cosa extrañísima: “la estatua policromada” movió los ojos y, ante mi perplejidad, cambió un poco de postura.

Era un espectador que se me quedó mirando con cara de asombro al ver que yo le había arrancado por las buenas “su” catálogo. Comprendí que tenía que hacer algo enseguida y solo se me ocurrió decirle:

–Perdone, creí que era una estatua…

No sé si recuerdan, pero así de surrealistas éramos de adolescentes. Y lo siguen siendo ahora.

 

Aquí, en Zaragoza, el libro tiene el valor añadido de las referencias locales. Así, por ejemplo, en Las cinco internas, el autor, muy pequeño, está mediopensionista en un colegio de monjas. Y dice:

Encontré un rincón muy escondido en una especie de gruta, bajo una Virgen de Lourdes.

Y más adelante:

Vi que las uvas del jardín empezaban a dorarse y alguien me dijo que era el verano que venía.”Las uvas del jardín”. Esa fue mi otra tentación. Las uvas del jardín no eran una colección de viñas. Era una simple parra con cuatro o cinco racimos que la internas cuidaban…

Reconocí ese colegio. Tengo dos tías monjas carmelitas y en verano venían de vacaciones al colegio de León XIII e íbamos a verlas de visita. Nos recibían en el recreo del colegio y, si había suerte, nos habrían la huerta para pasear por ella. Recuerdo perfectamente la cueva con la Virgen, solo que no estaba en un rincón si no presidiendo el recreo, y la parra o parras, creo que con muchísimos más racimos de los que dice Arellano. Pero habían pasado unos cuantos años…

Pero, acaba el relato:

Cuando se marchó desenterré el tesoro y fui tirando los cacharritos a la vía del tren, aquel profundo abismo que bordeaba el jardín.

Entonces, no podía ser el colegio de las carmelitas, porque ni por León XIII, ni por Madre Vedruna, ni por San Vicente mártir, ni por María Lostal ha pasado nunca el tren. ¿Entonces? ¿Es que todos los colegios de monjas son iguales? ¿O era cosa de la época?

Se lo comenté a mi madre y me dio la solución:

–¡A las vías del tren, claro, cuando el colegio de las carmelitas estaba en Sagasta! Por lo que ahora es la avenida de Goya pasaba la vía del tren descubierta.

–Eso lo recuerdo perfectamente pero, ¿cuándo cambió el colegio de sitio?

–Después de la Guerra. Eras más acogedor el colegio viejo que el de ahora. Mucho más. Lo que no recuerdo es lo de la cueva.

 

Y hablando de mi madre, en el libro hay otra frase que ella podría corroborar por experiencia propia:

El viento zaragozano, cuando es un poco fuerte, tira a las viejas por la calle.

 

En este librito también encontrarán La Nicanora, el Tubo, La sala Libros, ya lo he dicho, el Parque, la ermita de Santa Bárbara, el Rosario de Cristal…

En fin, que yo que ustedes, lo compraba ahora mismo y lo leía esta tarde. 

 

 

 

 

No puede ser casualidad

20130506211502-05-marianne-faithfull.jpg

En este momento, buscas "marianne faithfull working class hero" en YouTube y te ponen encima publicidad de unas oposiciones a policía nacional.

 

 

06/05/2013 21:12 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

Últimas encuestas

20130507120933-04.05.13.jpg

 

 

 

07/05/2013 12:09 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Afán de protagonismo

Últimamente, cada vez que algún alumno o alumna dice algo gracioso en clase, hay algún otro que me dice:

–¡Ponlo en el blog!

 

 

Aviso

20130507195445-09blancanieves-copia-1.jpg

Les recuerdo que mañana, día ocho, a las 19,30 h., Rosa Tabernero, Julia Millán y yo mismo presentamos mi Blancanieves en la Librería Antígona.

Allí les espero.

 

 

07/05/2013 19:54 José Luis Cano #. noticias No hay comentarios. Comentar.

Blancanieves, el libro

20130509094325--mg-6443.jpg

Como les anuncié en la entrada de abajo, ayer presentamos "Blancanieves" en Antígona, con escasez de público y abundancia de risas.

Julia, que en la inauguración de mi exposición había hecho equilibrios sobre unos tacones de vértigo, nos deleitó haciendo malabarismos con una cinta métrica, una diadema y una manzana, en una de esas delirantes actuaciones, mitad conferenciante mitad cuenta cuentos, que se ha inventado.

Rosa se quejó de que no le hubiera dejado ser telonera porque como ella habla en serio, prefiere no tener que hacerlo después de Julia. Su análisis del libro se centró en el número tres: Los Grimm, Julia y yo. Como los Grimm eran dos, pensé que éramos como los tres mosqueteros que eran cuatro, pero no dije nada. Rosa se pone muy seria a la hora de analizar un libro pero su brillantez le impide resultar cansina. Y hablando bien de mí, aún me parece más deslumbrante, qué quieren que les diga. Nos prometió pasarnos el texto de su intervención si no lo publicábamos en ningún blog, así que de momento se quedarán sin conocerlo, lo siento.

Después me tocó hablar a mí y dije, más o menos, lo siguiente:

Mi nieta tenía cinco años. Un día que vagabundeábamos por las orillas de la Huecha, me señaló una ramita en horquilla hundida en la tierra y me dijo:

 –Mira, yayo, esta señal puede querer decir algo.

–No sé… En el lenguaje de signos quiere decir que tendríamos que seguir por allí. Es como una flecha.

–No, pero igual quiere decir que aquí hay algo importante.

–¡Ah! No sé.

–Voy a picar a ver. No, no se ve nada. Vamos a buscar más señales.

–Vamos.

 Buscamos más señales y pronto encontramos otra:

 –¡Mira! ¿Qué es?

–Esto es un trozo de baldosa que ha arrastrado el río.

–¡Ah! Eso quiere decir que había una casa y el río la ha arrastrado porque, mira, está todo lleno de trozos de ladrillo.

–Sí, es verdad.

–A lo mejor era la casa de un duende.

–Puede ser.

–Y, a lo mejor, se ha quedado sin casa y lo ha cogido un gigante al pobre. ¡Claro! Entonces, nuestra misión de hoy es ir a rescatar al duende.

 Así que, con las cosas más claras, nos fuimos a buscar al duende. Todo lo que veíamos confirmaba nuestras suposiciones. Había llovido fuerte y la hierba estaba derrumbada.

 –¡Mira esta hierba chafada! ¡Sólo ha podido ser un gigante, ¿verdad?!

–Parece…

–Busca cuevas para ver si está el duende.

–Por aquí no sé si habrá cuevas pero, mira, allí hay una caseta.

–¿De quién será?

–No sé. Vamos a verlo. Está llena de zarzas. Llama tú al duende.

–¡¡Duende… Duende…!! Nada.

 Pasamos ante unos chopos cabeceros.

 –Vamos a ver en esos árboles que están llenos de agujeros.

–¡Sí, sí, ahí puede estar! ¡Duende! Aquí huele que apesta.

–Pues, déjalo.

–¡Mira! Vamos al pozo, a ver si está allí.

–Es verdad. Vamos al pozo. Abre, a ver…

–¡¡¡Duende!!! ¡¡¡Duende!!! Tampoco está, que rabia.

–Bueno, vamos al montón de troncos.

–Es verdad, allí puede estar porque está todo lleno de huecos.

–A ver… Vamos a dar la vuelta por aquí… ¡Mira, allí hay una casa!

–¿Dónde?

–Allí arriba, en el monte. Vamos.

 Mi nieta empezó a preocuparse.

 –¿Será del gigante?

–Puede ser…

–Mira, yayo, está todo lleno de caracoles gigantes.

–Es verdad, es muy raro que haya tantos caracoles en este terreno…

–¡Mira: un árbol quemado!

–Lleno de zarzas y piedras. Aquí podría haber estado escondido el duende y el gigante lo ha descubierto.

–Otro misterio. ¿Por qué está quemado el árbol y la zarza no?

–Pues, a lo mejor, porque la zarza ha crecido después.

–Ah. ¡Mira! ¡Hay más trozos de monte quemados!

 Habíamos llegado a un campo donde habían quemado los ribazos, debajo justo de la caseta a la que nos dirigíamos.

 –¡Es verdad! Igual es un gigante de los que escupen fuego.

 Mi nieta, que se había ido rezagando, se paró en seco y me gritó.

 –¡Ya no sé si lo que estamos haciendo es verdad o mentira! A ver, yayo, mira: ¡¿Hay algún gigante detrás de mí?!

–No, no hay nadie.

–Claro, si, de todas formas, la tontada del gigante me la he inventado yo… ¡La tontada del gigante me la he inventado yo!

 

Al día siguiente le llamé por teléfono:

–Constanza, ¿te acuerdas de lo bien que lo pasamos con la aventura del duende y el gigante?

–(En un susurro) Sí, el duende y el gigante… ¡Total, que al final no sabemos nada!

–¿Cómo que no sabemos nada? Pero si tú misma dijiste que la tontada del gigante te la habías inventado tú.

–Ya, pero algo pasaba porque no es normal que haya tantas casualidades.

 

Bueno, pues esto mío es igual. Lo mismo. Se trata de jugar hasta no saber si lo que estás haciendo es verdad o mentira, hasta que da miedo seguir adelante.

Y quedarte sin saber qué ha pasado realmente porque, aunque “la tontada del gigante” te la hayas inventado tú, no es normal que haya tantas casualidades.

 

 

09/05/2013 09:43 José Luis Cano #. Textos Hay 4 comentarios.

Arriesgando

Después de ver "El misterio Picasso", de Clouzot, les pido a mis alumnos que pinten un retrato experimentando con tanto riesgo como el maestro.

Una alumna ha empezado a abocetar una especie de monstruo y le pregunto:

–¿Quién es?

Me enseña una foto en la pantalla de su móvil.

–¡¿Françoise Hardy?!

–Sí.

Finjo un cabreo inconmensurable.

–¡¡Te voy a pegar...!! ¡¿Pero no sabes que en mi generación estábamos todos enamorados de ella?! ¡¡¿Cómo te atreves...?!!

–Jeje...

Poco después, pasa un compañero y le hace la misma pregunta:

–¿Quién es?

–Françoise Hardy. Esta.

–¡Ah, pues se parece!

–¡¡Cano, pégale!!

 

10/05/2013 09:00 José Luis Cano #. Oído en clase No hay comentarios. Comentar.

Una niña pequeña y su madre

–¡Jajaja... Fue superdivertido! El lobo era periodista, la abuela hacía deporte...

–Así no es el original.

–Ya, mamá, pero es que lo habían modificado.

 

 

11/05/2013 19:54 José Luis Cano #. Oído en el bus No hay comentarios. Comentar.

Una vieja historia

20130514173015-loiola-xuan-bello.jpg

...El caso es que en el periódico tenían un corresponsal de pueblo, de las Oumañas o de La Forniella o quizás de Babia. El señor todos los días enviaba su recado y, a veces, una crónica municipal del lugar tenía su espacio en las páginas del diario. La mayor parte de las veces, no, pero a lo largo de los años aquella noticia –una vaca comida por los lobos, la reclamación vecinal de una pista mejor asfaltada– llegaba puntualmente cada día. Una noche, a la hora del cierre, llamó el corresponsal por teléfono al periódico: en su pueblo se había cometido un crimen espantoso. Era una primicia. ¿Era posible que enviasen fotógrafos y un redactor para cubrir la noticia?

.........................

"¿Dónde está el muerto?", preguntaron. "Muerto todavía no hay", contestó el corresponsal, "pero lo va a haber enseguida porque de hoy no pasa el cabrón de Honorato". Se quedaron estupefactos los visitantes y el corresponsal añadió: "Vamos a tomar algo al bar. No se puede matar a nadie en ayunas".

Estuvieron tooda la mañana en el bar escuchando las quejas del corresponsal: que si Honorato le metía las vacas en la era, que si se reía de su mujer... El periodista, el fotógrafo y el corresponsal se pasaron el día bebiendo. Y a última hora el corresponsal, ya satisfecha su soledad, les mandó que se volviesen para la capital: "¿Sabéis lo que os digo? Que ya no hay noticia: borracho yo no mato a nadie".

 

 

 

Xuan Bello. La nieve y otros complementos circunstanciales. Xordica.

14/05/2013 17:30 José Luis Cano #. artistas invitados No hay comentarios. Comentar.

La reforma educativa

20130514192054-11.05.13.jpg

 

 

 

14/05/2013 19:20 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

La ley de lenguas

20130514192122-12.05.13.jpg

 

 

 

14/05/2013 19:21 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

LA FILOLOGÍA SIN HILOS

20130515201509-gjgj-copia-3.jpg

Recibo este mensaje de Emilio Casanova y, con permiso de su autor, lo cuelgo aquí para conocimiento general:

 

A Doña Luisa Fernanda Rudi, a don Ángel Biel y sus acólitos de la famosa cueva de la que mal salieron por no hablar, por ejemplo, lapao. O chistaví, versión menor del lapapyp (¡qué bien suena!), que lo mismo les importa y que de lo mismo saben.

Ampósdata, siquiera del Ebro: 

Como la filología se ha ido a tomar por el saco, me permito este calibre. Ya da igual la palabra, la coma o el adjetivo. Quien entienda, entienda. Y si no, que lea El Capital, que, de verdad, es mucho más gracioso que nuestra presidenta y más definitorio de nuestro señor Biel. 

Ya sé que tampoco era tan difícil.

Lo que viene no es Paul Valéry, maricón francés, marinón de cementerios. Ni John Donne, protestante de mierda. Ni Octavio Paz que descanse. Ni siquiera Ubú rey y su personaje Alfred Jarry como saben los ministros, aunque tan manifiestamente paralelo. Para eso.

Si no les ponemos plumas de colores y nos escojonamos a bocajarro es que, realmente, Miguel Hernández, se equivocó del todo. Yo creo que mucho, por amor, pero me niego a pensar que fuera del todo. 

NEWLENGUA

–Es qui guardas?

–Política escondielitis 

–Non propio lo escondulio

–Non propio dicho lo eso eh? 

–Lenguaracis no cogniolitis ah!

–Aragonia grandis pro supio ergo sapio 

–Os sobervios aragonetis!! Merda, fuck, o merda, mierda

–Falando in trémula lingua, cognosco... los 

–Yes, in spagniolo, callando

–Sí, comprís may belle amí

–Non cognoscen vos originités?

–Sabiosle, di granada anima e franco revés

–Qui discursen dotra forma... Supuro sois aragüiniés

–Non catalana ispiro!

–Clarisco, non mariconis! Aspro gordis lunetteris

–Non aragonésica, pruscribo!!!

–Ah!  Ya volgo, ya volgo

–Faremos neolinguaje dispersiu co garantide dedo no luna. Pra tontos, qu’así distrae

–Great anuncias idea, guay! Ay, perdón, non fumo niente

–Tuta masa encontrecida ga dentro dun orinal...

–Sepo, sepo!!... estornina aigua pra fora. Air qui me dés!!! ¡m’aparru!  Mabrumás! Ay! Ay!

–Do que es lo tema principal. Zás!! Lo cambiazo!! Lo cristo por il pecorino, Zás!. In moto, sempre Zás!. L’hostia por la boletada. Al cañiz!!! Magia potagia, Zás!!

–Ya volgo, ya volgo, quina ventilació mental

–Ay!! Quimposible is parlá tos tantos diotas. E que votan nos, pa our gloria nostra amen

–¿També aylos  in tuo grupamento?

–A mares, com’as lapas, a mares. Fago yo de mí cristiana excepció. Tonto tonto, mierda merda, Xota gana, manque pierda, forever

–Ahí yes que las trincaó, Ya volgo

–E reviendré. Soc turolés ma non tropo, guanyo sempre, come endesaman e sus sobrinos nietos

–Cuán d’envidia, mon amicus meu

–Ay soberana!! L’envidia sempre supura si euros no habitem here ja!

–Ya volgo, ya volgo

–Folguemos per habitar, que praesto os años dan

–Folguemos, folguemos sí, que questa primavera non poc durar  always

–Que bene fala mi dueña. Falo más, falo con ella

–Ay! My god gad o como en cristinao se diga. Falame lapao, mostrame lapipyp. Teño ansiedade pro ti

–Te ricordo lo de os euros, que yo falo in concertino e mios músicos tamén comen

–Ya volgo, ya volgo y dí. Do eres tan elegante?

–Egipcio soy por sinciencia.. Non mirar nunca de frente e andar sempre de lado, de los euros que manejo, que me quiten lo bailado. Trastabillo eu mi instrumento cuanto de no dire se lo trata.

–Es el galán adecuado. A misa voy doña Luisa, las macetas en su sitio. Espejito, dime tú quién fala o mejor bocado!

–El de Teruel duerme doble, fala armenio y argentino, francés, alemán, inglés, somormujo o asturiano. Aragonés eu no sé, tu falas lo genovés

–Hay que ver!, cuanta elocuencia

–No, euros, en castellano

–Ya volgo

–Y lo que volguerás my keen Louise. Pero el euro, en castellano parlantis. Mas existe poesía y también los paraísos. Vau del aire, qué hermosa la poesía, qué bunico romanticismo transnoito ja

–Jo soy keen y tú eres romo...Ay, ja volgo, ja volgo, anem!!!

–Vd primera madame, que nunca le haré la sombra, amen

–Hay que ver qué persuasión, si Dios, si ángel o diablo, hay que ver qué maraviglia

–Así es reina mía. Si no sombra, vive dios, para usted una sombrilla... Vd primera madame

–Pues ahí voy

–Deu se lo guarde a Vd

–Y vosé que lo disfrute

–Disfrute de maravilla. Yo solo quiero esta silla

–¿Y qué piensa Vd que hago yo?

–Qué inhóspita situación,

 qué dardo más acerado

Le mando a ésta un recado

Y recibo un chaparrón

Pues en algo quedará

Que pa mí rima un florete

Vd sale, usted se mete,

Pero yo, en mi sillón

 

–Ay, mamoncillo, qué gracia tienes!!! Dice dña Luisa con mala cara

 

APLAUSOS  y unos pitos que son aplacados sui generis por los servicios de seguridad. Luisa Fernanda, molesta intenta taconear y tropieza escupiendo sin querer al suelo.

Biel dirige con la mirada a un ayudante que recoge el esputo y lo guarda en un sobre con donosura y cuidado. Nada cambia, todo permanece. Parménides guiña un ojo en una esquina. No ve Biel al presocrático, atareado como está en el esputo y su ADN. La filosofía para los maricones. Zenón no sabe si reir o llorar. Las lenguas son azarosas y más en el seso de los estultos, inaccesibles en el de los interesados. Valéry cierra su cuaderno y tampoco sabe en qué idioma se habla.

Nos levantamos sin nada más que el vacío. Nos lo están robando todo.

Afuera el mar, como siempre, sigue su camino. Hay luna llena y las olas regalan sardinas brillantes. Algo nos queda. Valéry nos enseña su marina caligrafía. Huele a mar y respiramos hondo. Miramos el horizonte negro azul, volvemos a respirar más hondo y decimos suavemente: Que les follen.

La línea del horizonte marino de nuestro mediterráneo. Esa línea que no es recta y que nos hace grandes pequeños. El Sol atrás, siempre esperando. Y el sonido sinfonía.

Que les follen.

Qué bien huele el mar y qué cercanamente lejos está nuestro horizonte!

Seamos migueles hernández y queden los bueyes sentados en sus sillones.

Qué bien huele el mar y qué cercanamente lejos está nuestro horizonte!

Qué bien huele el mar y qué cercanamente lejos está nuestro horizonte!


Emilio Casanova, mayo 2013.

 



15/05/2013 20:15 José Luis Cano #. artistas invitados No hay comentarios. Comentar.

Nuevo cursillo en El Frago

20130517175623-09.jpg

Les copio el texto de la página de la Fundación "El Frago-Ana Aragüés, Memoria y Futuro".

 

 

Curso de ilustración impartido por el artista y profesor José Luis Cano.

Del 8 al 13 de julio de 2013

 

Asalto a la Historia de la Pintura

El curso de ilustración de este año es una aproximación no del todo convencional al tema, en el que las técnicas tienen un papel secundario frente a la importancia de la diversidad de los enfoques sobre el mismo objeto, a la que no es ajeno un componente lúdico, tal y como lo describe José Luis:

¿Cuántas versiones hay de la Gioconda? ¿Cuántas de la Meninas?
Algunas han llegado a los museos: la Gioconda de Duchamp o las Meninas de Picasso, por ejemplo.
El mismo Picasso decía: "Si hay algo que robar, lo robo". Se refería a la historia del arte, claro, no a la economía especulativa.
Así que este año propongo un asalto en toda regla a la historia de la pintura, perpetrado desde El Frago, con todos aquellos presuntos ilustradores que se apunten.
Eso, sí: olvidémonos de las Meninas y la Gioconda, porque hay más cuadros que longaniza. Cada uno tendrá sus favoritos. Que se los traiga y haremos con ellos versiones tan inauditas como inéditas.
Saquemos descarado provecho de los maestros y de sus obras y quizás acabemos en los museos, como Picasso y Duchamp.

Cano

 

Más información en la siguiente dirección:

http://www.fundacionelfragoanaaragues.org/curso-de-ilustracion.html

o llamando al teléfono 648607536.

 

 

17/05/2013 17:56 José Luis Cano #. noticias No hay comentarios. Comentar.

Dos señores

–El otro día estuvimos en el Liceo...

–¡Ah! ¿Qué visteis?

–No, estuvimos de visita guiada. Nos enseñaron todos los entresijos....

–Sería interesante.

–Pues, sí, estuvo muy bien. El caso es que nos explicaron que para tener el escenario que sube y baja necesitan un foso de 24 metros y el nivel freático está a 9 metros.

–¿Y cómo...?

–Pues, nada, que dejan que se inunde el foso y tienen un sistema para recoger el agua y con ella riegan Montjuic.

–Anda...

–Lo gracioso es que había un crío pequeño y cuando oyó que con el agua que sacan del Liceo riegan Montjuic, dijo: ¡Ah, por eso las fuentes de Montjuic tienen música!

 

 

Humor y Derechos Humanos

20130520223744-2.jpg

Hoy se ha inaugurado una exposición de humoristas en la sede del Colegio de Abogados de Zaragoza, que es quien la organiza, en apoyo de los derechos humanos. El decano del Colegio me invitó a participar en representación de los demás humoristas y esto es, más o menos, lo que he dicho:

 

Señoras y señores: 

Sé que tengo derecho a guardar silencio y que cualquier cosa que diga podrá ser utilizada en mi contra pero, como la vieja del chiste… me voy a arriesgar.

Estamos ante una exposición en la que el humor apoya los Derechos Humanos. Esto nos parece lo más normal, pero lo cierto es que también puede suceder lo contrario. Me dirán que, entonces, eso no es realmente humor, pero ahora mismo no voy a entrar en disquisiciones filosóficas.

El caso es que quiero aprovechar la oportunidad que me brindan nuestro distinguidos anfitriones, para hacer pública una petición o exigencia:

Creo que, por respeto a los Derechos Humanos, precisamente, señoras y señores, los poderosos y poderosas del mundo, así como sus lacayos y lacayas, deberían prescindir de cultivar su sentido del humor en público. No tengo nada en contra de que lo practiquen en la intimidad, como hacen con el Lapao, por ejemplo, pues la intimidad es sagrada y no seré yo quién se meta en ella, no sea que me multe el señor delegado del Gobierno. Pero en público tendrían que abstenerse.

Y no lo digo por defender mi profesión de semejante intrusismo, como ya estarán sospechando algunos, sino porque el sentido del humor de los poderosos y poderosas suele ser un ataque en toda regla a los Derechos Humanos más elementales.

 

En un cuento de Jardiel Poncela, que quizás conozcan, el protagonista, un detective amargado y con úlcera de estómago, decide visitar al médico. Entre otras terapias, el doctor le anima a sonreír. El detective, completamente desentrenado, lo intenta con gran esfuerzo y la cara que pone casi mata al médico del susto.

Más tarde, le contratan para vigilar una fiesta de postín y aprovecha la ocasión para practicar un poco. A un señor que le mira con cierta insistencia le dedica una de sus forzadas sonrisas y el señor, horrorizado, se saca todas las cucharillas de plata que lleva en los bolsillos y sale corriendo.

 

Pues el mismo efecto produce el sentido del humor de los poderosos y poderosas y el de sus lacayos y lacayas. Quizás, también, por falta de práctica, como le pasaba al detective del cuento. El caso es que el sentido del humor de los poderosos y poderosas da miedo. Mucho miedo.

 

Por no ponerme obvio recurriendo a ejemplos recientes que todos pueden recordar, voy a contarles algo que me sucedió a mí hace muchos años. Tantos, que yo vivía en Torrero y el señor Belloch no había llegado al Ayuntamiento.

En la inauguración de una exposición como esta, me presentaron al concejal que presidía la Junta de Distrito de mi barrio quién, inmediatamente, empezó a tomarme el pelo sobre la República Independiente de Torrero, una ocurrencia o divertimento de los vecinos, que siempre ha tenido un carácter más festivo que reivindicativo. Yo le seguí la broma hasta que me dijo:

–Podéis consideraros todo lo independientes que queráis, pero nosotros tenemos la Cárcel y el Cementerio y en un momento dado os podemos mandar a cualquiera de los dos sitios. Y ahora que vamos a tirar la Cárcel, al cementerio directamente.

 

Creo que entenderán mi exigencia de que las poderosas y poderosos del mundo eviten practicar en público su sentido del humor.

Y que entenderán que, como dijo Serrat (don Juan Manuel, no doña Dolores) entre esos tipos y yo haya algo personal.

 

 

Señoras y señores, todo lo que les acabo de contar es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, aunque estructurada con premeditación y alevosía para convertirla en metáfora de los tiempos que vivimos. Hemos empezado haciendo risas y ya ven como hemos terminado, con un final que no tiene ni pizca de gracia.

De todas formas, muchas idem por su atención.

 

 

 

20/05/2013 22:37 José Luis Cano #. Textos Hay 2 comentarios.

Coincidencias

20130522172657-masa.png

Anoche se me ocurrió una cosa y hoy la he visto en las noticias de la tele. 

Pensando en que a esta gente tan estirada, lo que más les descompone es la risa, se me ocurrió que estaría bien asistir a sus mítines (públicos, no privados) para reírnos en sus narices.

Ya lo están haciendo. No sé si era en Portugal, pero he visto un grupo que lo estaba haciendo.

 

 

22/05/2013 17:26 José Luis Cano #. Textos No hay comentarios. Comentar.

Pongan ustedes los ejemplos

20130523092655-cajal.jpg

Eslogan para una feria del libro: los verdaderos analfabetos son los que aprendieron a leer y no leen.

 

 

 

Xuan Bello. La nieve y otros complementos circunstanciales. Xordica.

23/05/2013 09:26 José Luis Cano #. artistas invitados No hay comentarios. Comentar.

Cursillo de ilustración en El Frago

20130524172716-cartel-frago3.jpg

 

 

24/05/2013 17:26 José Luis Cano #. noticias No hay comentarios. Comentar.

Juegos prohibidos

20130527181903-img-6589-copia.jpg

No sé por qué, cuando he visto a unos niños jugando con este barquito, me he acordado del mítico título de René Clément.

 

 

27/05/2013 18:12 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

Metáfora

20130527181637-anciles-3.jpg

Si en razón de la comodidad que nos brinda cierto esquematismo aceptamos la metáfora del tiempo como una corriente, un río, en ese caso el acto de dibujar, al ir contracorriente, alcanza la inmovilidad.

 

 

John Berger. Sobre el dibujo. Gustavo Gili.

27/05/2013 18:16 José Luis Cano #. artistas invitados No hay comentarios. Comentar.

Tensiones en el PP

20130527224630-25.05.13.jpg

 

 

 

27/05/2013 22:46 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Metáfora

20130527224658-26.05.13.jpg

 

 

 

27/05/2013 22:46 José Luis Cano #. Tiras de Heraldo de Aragón No hay comentarios. Comentar.

Aporía

20130530085926-cartel-frago3.jpg

Me pregunta una amiga:

–¿Pero cómo vas a dar un cursillo de verano si no hay verano?

 

 

30/05/2013 08:59 José Luis Cano #. cagón de sastre No hay comentarios. Comentar.

Arriesgando II

Mis alumnos, durante todo el curso, han tenido que recopilar información sobre algunos pintores que me parecen imprescindibles.

Ayer me puse a calificar sus trabajos y me encontré con que la alumna de la que hablo en la entrada "Arriesgando", me había incluido entre los maestros, con el siguiente texto:

José Luis Cano

1948 - Hasta que TODOS sus alumnos quieran posar voluntariamente a las 8,00 h. de la madrugada de un lunes.

José Luis Cano es más famoso de lo que parece. Pones su nombre en Google y te salen más entradas que para Pepe López.

Es precisamente en Wikia uno de los muchos lugares donde puedes encontrar sus logros profesionales. Sin embargo, no se habla de que es capaz de solucionar problemáticas producidas por la frase: "Cano, en mi retrato esta modelo parece una cara de pan". Con un punto de pintura blanca lo cambia todo.

Su trascendencia como pintor y "arregla-desastres" es muy elevada. También será reconocido por no asesinar a nadie tras ver un retrato de Françoise Hardy intentando ser cubista.

 

Se lo leo a una amiga y me dice: "¡Suspendida!"

Se lo leo a otra amiga y me dice: "¡Sobresaliente!"

 

 

31/05/2013 09:20 José Luis Cano #. Oído en clase No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris