Facebook Twitter Google +1     Admin

El conde de Abranhos

20131023171329-eca.jpeg

Estoy leyendo El conde de Abranhos (Apuntes biográficos de Z. Zagalo), de Eça de Queirós, editado por Acantilado.

En la contraportada, el mismo autor explica de qué va:

El conde de Abranhos es un estadista, orador, ministro, presidente del Consejo, etcétera, etcétera, que bajo esa grandiosas apariencia resulta ser un bribón, un pedante y un burro. De manera que el propósito del libro (además de una crítica de nuestras costumbres políticas) es la exposición de las mezquindades, estupideces, bellaquerías y sandeces que se esconden bajo un hombre a quien todo el país proclama grande. Zagalo, el secretario, es tan necio como el ministro y lo más piquant del libro es que, queriendo hacer la apología de su amo y protector, el idiota de Zagalo nos presenta en toda su crudeza la nulidad del personaje.

En mi lectura, el conde de Abranhos unas veces tiene el aspecto de Wert y otras el de Gallardón. El secretario Zagalo siempre es Marhuenda.

 

 

 

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris