Facebook Twitter Google +1     Admin

Una modesta proposición para el ministro de Educación

20130711162958-800px-goya-guerra-35-.jpg

Llegó el momento fatal. El señor González, el ejecutor de la justicia, último que hemos conocido en esta Audiencia, cumplió su triste misión con la serenidad y la sangre fría que tantas veces demostró.

Entre la multitud, mucho hombres y muchas mujeres levantaban en brazos a sus hijos para que contemplaran bien la tétrica escena. Luego, les daban una bofetada diciéndoles:

–¡Para que te acuerdes toda la vida y seas bueno!

No sé si producía efectos aquella enseñanza cruel, pero el caso es que la costumbre estaba entonces muy generalizada.

 

 

 

Mariano Gracia Albacar. Memorias de un zaragozano (1850-1861). Institución "Fernando el Católico", Diputación de Zaragoza

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris