Facebook Twitter Google +1     Admin

2– Anna, en el papel de Calíope, musa de la retórica, echa un pulso a Marcel Duchamp

20081029122749-1045.jpg

“Dados...1. Marcel Duchamp (Rrose Sélavy), luz de gas de todas las modernidades y 2. Anna Magnani (L.H.O.O.Q.), cascada de vitalidad torrencial, determinaremos las condiciones del Reposo instantáneo (o apariencia alegórica)...”, etc.

Desde que Leonardo decretó que la pintura es cosa mental, la progresiva independencia del arte le lleva a preguntarse incesante, insensata e inevitablemente ¿qué soy yo? Ante la imposibilidad de darse una respuesta categórica, procede por eliminaciones sucesivas hasta disolverse en la retórica del silencio. Sin embargo, para Beuys, el silencio de Duchamp ha sido sobrevalorado y, para Ad Reinhardt, el fin del arte no es el fin del arte. 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris