Facebook Twitter Google +1     Admin

8– Anna, en el papel de Melpomene, musa de la tragedia, besa a Frida Kahlo

20081029122214-1051.jpg

El agresivo impulso de la vanguardia se extingue ante la falta de resultados. “No ha cumplido lo que prometía”, sentencia Adorno. Las piezas más transgresoras de la vanguardia, las que pretendían derribar el muro alzado entre el arte y la vida, han acabado entre los muros de los museos ostentando la dudosa condición de “obras de arte”.

Con el espinazo roto, Frida Kahlo nos sirve de ejemplo: Arriadas las banderas de la utopía, desplegamos sutilmente el diario íntimo. Ay de mí, llorona... 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris